Nuestro entorno social ha establecido parámetros que (lejos de ser beneficiosos y equitativos) sitúan al fracaso como el opuesto definitivo de todo aquello relacionado con el liderazgo: el triunfo, el reconocimiento, la victoria y la realización como individuos. ...