¿Conoces la historia desconocida de la Bruja del 71?

¡Viva la República! ¡Muera Franco!

Dejó las armas y su España natal por un personaje entrañable

Casi con seguridad, esas expresiones fueron comunes entre los integrantes de las milicias republicanas entre 1936 y 1939 ante el avance devastador de las tropas que comandaba quien rigió los destinos de los españoles por espacio de casi 40 años.

Una tal María de los Ángeles (Angelines) Fernández Abad decidió tomar las armas y subir a las montañas hasta convertirse en una auténtica antifranquista. Claro que pocos saben quién era Angelines, pero sí conocen a Doña Clotilde o La Bruja del 71, ese personaje por ella encarnada en la comunidad del Chavo, que vivía enamorada de Don Ramón, relación que mantenían dentro y fuera del set de filmación.

Los rasgos juveniles de una Angelines que eligió México para alejarse de la persecución emprendida por el franquismo al terminar la Guerra Civil.

Angelines nació en Madrid un 9 de junio. Ya arrancamos por no poder precisar el año, ya que algunos lo ubican en 1922 y otros en 1924. Pero sí que desde muy pequeña le puso el pecho a los conflictos sociales y políticos y que era una adolescente cuando se desató la Guerra Civil Española. Tenía convicciones antifranquistas que expresó desde muy pequeña, al punto de tomar las armas para llevarlas a la práctica.

Fue su hija Paloma Fernández quien dijo de su madre:

“Era una mujer de carácter fuerte. Para ella no había medias tintas, era blanco o negro, no podía haber grises. Era una mujer que tenía altos valores y a veces la gente no se los tomaba muy bien”.

De ahí que se dijera que tenía mal carácter o que era hosca. Casi como su personaje en el Chavo del 8.

Desde muy joven se unió al grupo de resistencia anarquista Maquis, que actuaba desde las montañas blandiendo explosivos y utilizaba tácticas militares. Esas milicias, en algún momento y enfrentamiento, llegaron a superar en número a las fuerzas franquistas. Quedaron marcados y al finalizar la guerra los opositores fueron perseguidos y muchos optaron por refugiarse en otros países. Tal fue el caso de Angelines, que eligió México, que gracias al presidente Lázaro Cárdenas les abrió las puertas.

 El círculo destaca a la joven miliciana que combatió contra las tropas de Franco.

Llegó al país centroamericano en 1947. De ahí se trasladó a La Habana, para luego regresar a México para actuar en películas, teleteatros y radionovelas. Se la pudo ver de la mano de Cantinflas y Arturo de Córdova en “El padrecito”, “El profe”, “Corona de lágrimas” y “El chanfle”. Fueron un total de 30 producciones y 20 series para quien ya había abandonado las armas, pero nunca sus convicciones, las que compartía con su eterno amigo, Ramón Valdés (Don Ramón), al punto de ser la única de los integrantes del famoso programa que asistió al funeral del actor.

Don Ramón, fuera del set, siempre estuvo enamorado de Angelines, destacando su belleza (que la tenía), perspicacia e intelecto y gracias a esta amistad es que conoce a Roberto Gómez Bolaños y se suma a su troupe.

Inconfundible Angelines, con su cigarrillo que la llevó a la muerte con tan sólo 71 años.

Con los años perdió la belleza que la destacaba, pero sus dotes actorales la llevaron a convertirse en la mujer anticuada y enojona de la comunidad del Chavo, pero que se aflojaba al ver a su enamorado Don Ramón.

Murió el 15 de marzo de 1994, a los 71 años, víctima de un cáncer de pulmón por su tabaquismo crónico.

Su vestido celeste, bien cerrado, largo, con zapatos negros y sombrero de arreglo floral, pelo canoso y tirante gracias a un rodete, eran su escapatoria de aquella miliciana anarquista y republicana de una guerra civil que dejó casi un millón de muertos.

Marcelo Pensa @marpensa
https://boletines.substack.com/
publi-abajo-notas
Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email