Cuando los cuidados de la piel y el pelo piden un plus: máscaras, exfoliantes y ampollas

Productos de efecto intensivo para tener la piel más luminosa y el pelo sedoso.

Los pasos diarios para el cuidado de la piel y el pelo muchas veces requieren de un plus que intensifique y acompañe la acción de las cremas y lociones de uso diario

Allí entran en juego las máscaras, ampollas y exfoliantes de acción más profunda y que, por lo general, están indicadas para aplicar una vez por semana o cada diez días, de acuerdo a la sugerencia profesional. 

“Este tipo de productos es un buen complemento de los tratamientos específicos y está indicados según las necesidades y el estado de la piel”, resume la cosmiatra y esteticista Viviana Bustos, a cargo de su propia escuela de capacitación profesional. 

Para su indicación, “el primer paso es la consulta con el dermatólogo, quien podrá realizar  un examen personalizado y determinar si la piel presenta manchas por el exceso de sol, es hipersensible, muestra más líneas de expresión”, dice la médica dermatóloga Lilian Demarchi, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología

En cuanto al tipo de piel, estos son los signos más claros:

– Sensible: se enrojece y arde luego de aplicar los productos.

– Normal: es tersa y no suele presentar reacciones adversas.

– Seca: se descama y produce escozor al usar productos.

– Grasa: su aspecto es brilloso, de textura gruesa y sus poros se ven más abiertos. 

– Mixta: en este tipo de cutis, la zona de la frente, la nariz y la pera -la cual se denomina “T” por la figura que forman- es más oleosa.

Una vez establecido el tipo de piel, el siguiente paso será elegir el producto más adecuado. 

Máscaras: belleza y relax

Se trata del producto estrella para reforzar los cuidados diarios. Durante la cuarentena estuvieron entre las opciones más elegidas. 

“Actúan por oclusión. Esto hace que obliguen a la piel a una mejor penetración de los principios activos”, explica Bustos.

El aceite de rosa mosqueta, almendras dulces, algas marinas y colágeno son algunos de los ingredientes de las fórmulas recomendadas. 

También integran este grupo las presentaciones de distintas arcillas “que resultan depurativas. Salvo alguna condición especial que requiera más limpieza, deben utilizarse una vez por semana, ya que pueden generar un exceso de sequedad. Luego de retirarlas con abundante agua, es fundamental colocar unas gotas de aceite de jojoba, que técnicamente se trata de una cera líquida, para evitar el resecamiento”, sugiere Flor Fasanella, farmacéutica integrativa, especializada en plantas medicinales, directora y fundadora de Florecer, medicina herbal e integrativa.

Una receta casera: licuar pepino con agua hasta que se disuelva bien. Embeber una toalla o algodón en este líquido y untar sobre la piel. Dejar actuar 15 minutos y enjuagar con agua fría. “El efecto será súper refrescante e hidratante; es ideal para todo tipo de piel”, sugiere Fasanella. 

Gránulos renovadores

Los scrubs son otra de las opciones para agregar en una sesión de belleza casera. Compuestos por microgránulos, realizan un pulido suave, remueven las células muertas superficiales y dejan la piel más luminosa. Pueden aplicarse en el rostro, el escote y la espalda. 

La advertencia: “elegir un producto que no lastime la piel”, agrega Dermarchi.

Ampollas de efecto intensivo

Las ventajas diferenciales de estos frasquitos de dosis individuales: tienen una concentración más alta de principios activos y “por su vehículo, penetran más rápidamente en la piel”. 

Hay distintas versiones, según sus fórmulas e indicadas como opción semanal o “de uso diario, debajo de la crema hidratante, para que su acción no se evapore”, dice Demarchi. 

Otra forma de uso, “para enriquecer otros cosméticos, agregándolas a cremas o geles”. En este caso, un profesional, aconsejará las combinaciones posibles y más efectivas.

Además, para aprovechar sus propiedades es importante “aplicarlas con un suave tecleo con la yema de los dedos”, completa Bustos. 

El momento para el pelo  

Para aumentar el efecto del champú y el acondicionador, las mascarillas son el caballito de batalla. “Actúan contra el envejecimiento prematuro de las fibras. Además, en verano crean una película protectora frente a los efectos del sol, el agua de mar y el cloro de las piletas”, recomienda Adrián Acuña tricólogo (la especialidad que trata las alteraciones y afecciones del cabello y el cuero cabelludo, algo así como la cosmetología del pelo) y director del Instituto del Cabello

Por Luciana Fava
www.instagram.com/favaluciana/

Créditos fotos: Freepik y Pexels

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *