Cuidar la piel sin errores: los rituales diarios recomendados a los 50

Las recomendaciones y consejos de los médicos dermatólogos para la humectación y nutrición del rostro. 

 

El cuidado de la piel del rostro tiene algo de ritual de bienestar. Hace que nos veamos más radiantes, luminosas y que disfrutemos de una textura bien suave. Entonces, ¿cómo resistirse a las cremas, lociones o sérums con acción humectante, hidratante, nutritiva, reafirmante y demás poderes?

La clave, para aprovechar estos beneficios, será orientar las compras en las necesidades específicas, según nuestra etapa de la vida, características personales y hábitos en general.

Rondando los 50 hay que tener presente que “en la mujer, la dermis experimenta ciertos cambios, debido al descenso de estrógenos. Pierde su humectación natural y disminuye la producción de colágeno y elastina. Esto hace que disminuya su firmeza y se vuelva más finita”, explica la doctora Julia de la Torre, médica especialista en estética.

A esto se suma -agrega el médico dermatólogo Christián Sánchez Saizar– “la acumulación en el tiempo de daño solar”.

Unos minutos al día

Pensar en fórmulas mágicas y milagrosas no es la alternativa recomendada. En cambio, “al utilizar los productos que cada piel necesita, estaremos estimulando a nuestro rostro a recuperar lo que fue perdiendo a lo largo de los años: firmeza, hidratación, elasticidad y luminosidad“, explica la doctora Verónica Muchnik, dermatóloga oficial de la marca Natura.

La constancia, otra de las claves. La aplicación a la mañana y a la noche de los pasos sugeridos es una condición básica para notar los efectos buscados.

Crédito: Freepik

¿Qué cremas elegir a los 50?

Estas son algunas sugerencias específicas para este momento de la vida.

– Con silicio orgánico. “Estimulan la producción de colágeno y elastina, que disminuyen con el paso de los años. Esto aumenta la firmeza de la piel y mejora la hidratación”, explica la médica dermatóloga Jorgelina Ermini, para la marca Eximia.

– Fórmulas con vitamina B5. “Mejoran la barrera cutánea y aumenta la hidratación, incluso en pieles más sensibles”, agrega Ermini, para la marca Eximia.

–  Gel crema antiseñales firmeza y luminosidad 45+- “Restaura el contorno facial e hidrata intensamente. Además, intensifica la producción de colágeno y reduce señales de envejecimiento profundas”, recomienda Muchnik, de la marca Natura.

Sérum intensivo pro firmeza. “Suaviza arrugas y recupera la turgencia”, completa Muchnik, de la marca Natura.

Otras opciones imposibles de pasar por alto: “los concentrado con alfa- hidroxiácidosAHAS– o ácido retinoico -estos últimos deben estar recetados por un médico-, que aportan hidratación, suavidad, luminosidad y renuevan las capas más superficiales de la piel, activando una exfoliación suave durante las horas de sueño, mejorando el tono, la elasticidad y disminuyendo las arrugas“, aclara Ermini.

Además, es fundamental “realizar la limpieza con productos adecuados para el tipo de piel, dos veces al día, antes de aplicar los preparados específicos”, completa laespecialista.

Crédito Freepik

Errores en el cuidado de la piel a los 50

Más allá de la elección de los productos, existen equivocaciones muy frecuentes que los especialistas recomiendan evitar.

– No utilizar una presentación para el contorno de ojos.  “La mayoría de las veces se aplica en esa zona la misma crema que en  el resto del rostro”, puntualiza Ermini. La piel de los párpados resulta mucho más delicada y sensible y tiene menos elasticidad. Con lo cual, requiere de una fórmula que tenga en cuenta estos requerimientos.

Saltear el uso del protector solar.  “Cuidarnos del sol es el mejor antiage. Aunque nos quedemos en casa o salgamos poco, lo ideal es aplicarlo los 365 días del año”, subraya la doctora Lilian Demarchi, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología. También está comprobado que la luz de las pantallas genera envejecimiento cutáneo y ya existen preparados bloqueadores de la radiación de los dispositivos electrónicos.

No variar las rutinas de cuidados.”No es lo mismo la piel a los 40 que a los 50 años. Por lo cual, con el cambio de década, la sugerencia es elegir líneas específicas para las arrugas más profundas y la flacidez cutánea”,  Ermini.

– El exceso de cremas. “Además de generar gastos, no todas están indicadas para todos los tipos de piel. Algunas pueden ocasionar irritación, sequedad o acné”, explica Ermini.

– No realizar la adecuada higiene de la piel. Los tiempos de home-office y menos maquillaje no implican dejar de lado la limpieza de la piel.

– No incluir en las rutinas el cuello y el dorso de las manos.  “Estas zonas tienen el mismo proceso de envejecimiento que el rostro. Por eso, estos requieren de la misma atención en la rutina diaria”, completa Ermini.

Por Luciana Fava

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *