Buscar trabajo en cuarentena y no bajar los brazos

Las modalidades freelance y de autoempleo, los rubros con oportunidades, las negociaciones posibles y más datos de dos referentes en recursos humanos que permitirán ponerse a tono con el panorama 2020. 

 

Buscar trabajo en cuarentena o de cara a los cambios que terminó de moldear la pandemia  por el coronavirus es estar doblemente alerta -o triple, cuádruple y más-; pensar en la propia experiencia y en la capacidad para ser flexibles, innovar y reconvertire; conectarse con otros; y sobre todo, perseverar

Como impulso para delinear este camino, en Boleo Magazine consultamos a dos expertas en recursos humanos sobre los puntos que orientarán el mercado empleador en este convulsionado 2020.

Puestos a cubrir

Sabemos que la economía está en emergencia y muchas industrias, en una profunda transformación. De todas maneras, “hay búsquedas de empleos. Corresponden en un 40 por ciento a áreas de tecnología. El resto, para ejecutivos de ventas, asesores financieros, ingenieros de calidad, project managers o en atención al cliente”, enumera Lisette Rencoret, licenciada en psicología, especialista en procesos de reclutamiento, selección y capacitación de Recursos Humanos, a cargo del área Latam y Caribe de la consultora CCTrainning.

La posibilidad del autoempleo

“Brindar servicios freelance es una de las alternativas válidas y recomendadas. Hace ya varios años que las empresas y el estado optaron por contratar servicios de esta manera. El cambiante mundo del trabajo se dirige efectivamente hacia esa dirección, especialmente en América Latina. Lo cual no significa que desaparecerá el trabajo bajo relación de dependencia”, aclara Rencoret.

Una buena negociación: entre el contexto y las aspiraciones personales

“Las empresas que de alguna manera no estén en este momento del lado de  sus colaboradores lo sentirán y las personas tampoco deberían bajar sus pretensiones para cubrir un puesto. Aquel que lo hace, en menos de un año estará en búsqueda nuevamente y las compañías lo saben”, opina la licenciada Silvia Muñoz, psicóloga y coach, especializada en gestión de personas y búsqueda de talentos, directora de la consultora Axión RH,

¿Ofrecer una solución o pedir trabajo?

“Creo que presentar las habilidades o nuestro expertise nos posiciona en el reconocimiento de nuestro valor como persona y profesional. Para eso, tiene que estar muy bien desarrollado el autoconocimiento. Las charlas con un cliente de confianza, colegas o un coach ayudarán a que destaquemos nuestras fortalezas”, aconseja Muñoz.

Reinventarnos

“Es un buen momento para mirarnos y ver qué otras posibilidades tenemos. No es fácil, pero es real la necesidad de reconvertirse. En lugar de dejarnos avasallar por la situación, podemos comenzar a jugar con nuevas posibilidades y releer hacia donde va el mundo de los negocios”, comparte Muñoz.

Update personal 

“Más que una oportunidad, estar actualizadas es un requisito indispensable para las búsquedas. Por ejemplo, en un mundo más globalizado que nunca, toda posición media o alta requiere de una habilidad bilingüe. Otro tema es el dominio de herramientas digitales. Hay en la red una enorme oferta de cursos sin costo, para familiarizarse con ellas”, puntualiza Rencoret.

Sacarle el jugo al impasee

Una de las preguntas que se están instalando en el mercado empleador es cómo se utilizó el tiempo el cual no hubo una ocupación formal. “Lo conveniente será demostrar que fue aprovechado de manera productiva, aprendiendo y trabajando con o sin retribución económica”, subraya Rencoret.

Mantener las redes

“Las cuestiones emocionales y vinculares son muy importantes. En este contexto, creo que se pueden establecer relaciones y contactos desde otro lugar, como desde lo colaborativo o del acompañamiento. Es muy importante mantener el contacto y buscar la manera de encontrarnos con otros”,  recomienda Muñoz.

Nuestra vidriera online

A esta altura ya es más que evidente que las redes sociales e Internet en general permiten darnos a conocer, difundir qué hacemos y más. En base a esto, nuestro Lindekin, Instagram, Twitter, Facebook o hasta en un blog o una página web propia deberán ser nuestra carta de presentación real y actual. 

Sembrar

“Estamos acostumbrados a la inmediatez y hay procesos que llevan tiempo, son de a poco y no por eso hay que bajar los brazos”, concluye Muñoz.

Por Luciana Fava

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *