Dolor de cabeza, más frecuente durante la cuarentena

Las particularidades y recomendaciones que ayuden a aliviar este signo que prevalece en las mujeres y que puede intensificarse en momentos de estrés y tensión

Los dos meses que lleva la cuarentena en Argentina se hacen sentir. Y este cambio furioso en las rutinas -que a esta altura no hace falta describir ni especificar-, la incorporación de los cuidados para prevenir el coronavirus y las preocupaciones personales sobre el día a día y lo que viene pueden ser disparadores de dolores de cabeza frecuentes e intensos.

Desde una mirada holística, “cuando las cefaleas aparecen en una circunstancia de estrés serían una advertencia sobre la situación emocional. Estarían relacionadas con una lucha interna de ideas y sensaciones, como pueden ser la intranquilidad, la bronca o el agotamiento”, sintetiza la doctora Gabriela Paz, especializada en medicina natural, aromaterapia y ayurveda. El encierro también es una variante de este contexto para tener en la mira. 

Aunque los médicos recalcan que hay más factores que inciden, que no deben minimizarse y que requieren de una consulta profesional, para dar con el diagnóstico y el tratamiento específico.  

Si se trata de un indicio para detectar el coronavirus, el doctor Héctor Hernán Novara -médico clínico de Swiss Medical-, explica que “este no define un criterio de caso, aunque puede estar presente”. Al  mismo tiempo subraya “que el dolor retrocular sí es un síntoma de dengue”.

¿Una cuestión de mujeres?

Otro punto para no pasar por alto es que “la cefalea es más frecuente en las mujeres ya que hay una relación con sus cambios hormonales”, dice  Novara.

De acuerdo a un informe del equipo médico de la Clínica Mayo de Estados Unidos, durante la edad fértil “los estrógenos y la progesterona juegan un papel clave en la regulación del ciclo menstrual y el embarazo, y también pueden afectar los químicos presente en el cerebro y que originan el dolor de cabeza”. 

Con respecto a los anticonceptivos hormonales, los datos de este centro especifican que las píldoras, los parches o los anillos vaginales cambiarían los patrones de los cuadros existentes. Es decir, en ciertas circunstancias pueden mejorarlos o empeorarlos. 

La perimenopausia y la menopausia también traen consigo novedades al respecto. En los años previos al cese de la menstruación, suele suceder que las migrañas se trata de una molestia pulsatil y que se da en un solo lado de la cabeza- se vuelven más frecuentes y fuertes, porque los niveles hormonales tienen variaciones no uniformes. 

Cuando el período se retira, las migrañas frecuentemente disminuyen y al mismo tiempo, los dolores de cabeza tensionales –se dan en ambos lado y se sienten de forma opresiva- es probable que aumenten. 

Con lo cual, lo importante es estar atentas a los momentos que rodean su aparición y hablarlo con el médico para que encuentre la solución personalizada.

Los métodos y hábitos para aliviar el dolor de cabeza

Hay una regla muy simple y contundente que sirve como guía para encarar un plan para el bienestar: “Las costumbres pocos saludables actúan como disparadores de la cefalea y las saludables son preventivas”, dice el doctor Novara.

También es importante “un autoconocimiento, para reconocer cuáles son las situaciones que suelen disparar y/o agravar la cefalea, y así poder anticiparse”, completa el médico.

Como medidas para implementar, los especialistas de la Clínica Mayo proponen:

  • Los paños fríos o compresas de hielo. Aplicados sobre el área del dolor o el cuello.
  • Técnicas de relajación. En cualquiera de sus versiones, ayudan a disminuir el estrés y a aliviar las tensiones, ambos disparadores del dolor. Las apps y clases que proliferaron en la web permitirán cumplir con este objetivo.
  • Acupuntura. Se trata de una técnica clave de la medicina china que consiste en la inserción de agujas muy finas en puntos estratégicos.

Más recursos

  • Ejercicios de respiración. “Brindan calma y contribuyen a disminuir los pensamientos negativos. Una técnica muy simple es el 3333. Consiste en tres tiempos para tomar aire por la nariz, tres para sostenerlo, tres para exhalar lento y tres de espera. Luego de una pausa de uno a tres minutos, volver a repetir”, sugiere la doctora Paz.
  • Aromaterapia. El uso de aceites esenciales relajantes -como el de lavanda, salvia o romero- tienen un efecto positivo.
  • Tratamiento farmacológico. Deben ser recetados por un médico y “lo recomendable es tomarlos los más precozmente posible, antes de la instalación del dolor”, dice Novara.

También es importante “un autoconocimiento, para reconocer cuáles son las situaciones que suelen disparar o agravar la cefalea. Así poder anticiparse y buscar la mejor indicación médica”, finaliza Novara.

Luciana Fava

Crédito fotos: Freepik

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *