Breves de Amores: Simone de Beauvoir y Jean Paul Sartre

Que el amor no desuna lo que la filosofía ha unido

Simone de Beauvoir y Juan Paul Sartre se conocieron en 1929 cuando presentaban el examen final de Filosofía y mantuvieron una relación tan libre y profunda durante toda su vida. En esa exposición, él obtuvo el primer puesto; y ella, el segundo. Pero el cuerpo de profesores sabía que la verdadera filósofa era ella.

Durante 51 años compartieron sus obras, sus vivencias e, incluso, sus amantes, que pasaban del uno al otro sin el menor escrúpulo.

Sartre era muy machista, y, a la vez, un seductor empedernido que necesitaba coleccionar mujeres, preferentemente más jóvenes, para sentirse realizado.

Simone siempre le gustó a Sartre porque tenía la inteligencia de un hombre y la sensibilidad de una mujer.

Por otra parte, era tal la admiración y la devoción de Simone hacia él que si ella estaba con algún amante y él la llamaba para una corrección de su obra, ella dejaba todo y salía corriendo a su encuentro. “Nada, ni tú ni mi propia vida, está por encima de la obra de Sartre” le dijo alguna vez a su amante y se marchó a París.

El día de la muerte de Sartre, ella protagonizó una de las escenas más terribles de su historia. Narró la muerte de Sartre. “Sus últimas palabras fueron “la amo mucho, mi querida Castor”, contó. Luego, según su relato, la besó en los labios, cerró los ojos y murió.

La realidad es que cuando Sartre murió, a causa de una neumonía, quien estaba con él era Arlette y cuando llegó Simone intentó meterse en la cama con el cadáver. Sin embargo, la heredera legal, injustamente de los textos de Sartre fue Arlette. Simone quedo destrozada.

Fuentes
“Memorias de una joven formal” Simone de Beauvoir
“Amores de la historia” Alicia Misrahi

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *