Moverse en verano

Con las vacaciones llega el momento de relax y de esparcimiento. Comemos y no nos movemos y volvemos con dos talles más. Aquí te enseñamos unos muy buenos tips para cuidarte cuando es tiempo de resposeras.

La clave está en el estímulo. Tenemos que encontrar actividades divertidas y placenteras, con los días de calor se hace difícil seguir entrenando por eso propongo actividades que puedas realizar en tu lugar de vacaciones.

En la playa si sos principiante te recomiendo las caminatas a la orilla del mar a ritmo constante durante 30 a 40 minutos, las salidas en bicicleta, las clases de stretching en la playa y también las clases de gimnasia en el agua. Si entrenas durante el año te propongo salir a trotar o caminar con el agua abajo de las rodillas para que ofrezca una resistencia, los trabajos de postas y carrera en arena seca sobre todo en la parte de médanos es muy intenso y divertido teniendo en cuenta las diferentes pendientes. Si tomamos sol boca arriba podemos aprovechar para hacer series de abdominales, con los brazos detrás de la cabeza tratar de despegar los hombros y largando el aire hacia el ombligo, podemos hacer 3 series de 25 repeticiones. También jugar un “beachvoley” o divertirse con un partido de “paleta” son actividades divertidas para compartir y “jugando” estamos trabajando nuestro cuerpo en la arena la textura, consistencia y densidad

Importante evitar: los horarios donde el sol pueda dañarnos, lo aconsejable es realizar actividad a la mañana antes de las 11 o cuando cae el sol, utilizar gorra y protección solar adecuada, hidratarse permanentemente antes, durante y después de la actividad. Te propongo como desafío, presentar al final del día ¿”que hicimos hoy por una vida más sana”? y cada integrante de la familia o del grupo de vacaciones tenga su respuesta. Esto puede ser una actividad física que hayamos hecho o alguna “negociación” con las comidas del día, por ejemplo, “hoy no comí churros en la playa…¡me llevé frutas frescas! U “hoy pude desayunar sin pasar directamente al almuerzo” o “no comí tanto pan en un asado porque consumí más ensaladas. Esto también es algo bueno para los chicos que vayan viendo qué cosas están bien y cuales deberíamos tratar de cambiar para tener una vida más saludable.

Verónica Segreto
Coach en alimentación y vida saludable

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *