Berta Neer, hacedora de carteras de lujo

Junto a su marido, fundó hace casi 50 años la marca Peter Kent y sus diseños se transformaron en objetos de deseo.

 

Algunos proyectos exitosos surgen sin pensarlo. Berta Neer puede confirmarlo y reasegurarlo. Porque, casi de casualidad, fundó junto a su marido, Quique Neer, hace 49 años la marca de carteras Peter Kent, un ícono de estilo para las argentinas y que tiene a Máxima como fanática acérrima.

A la vuelta de nuestra luna de miel, Quique se quedó sin trabajo y al poco tiempo, murió el papá de un íntimo amigo de él que tenía una fábrica de carteras. Este amigo le propuso a mi marido hacer algo juntos y cuando me lo comentó le dije: ¡no tenés otra cosa!, dale para adelante”, cuenta a Boleo Magazine.

Pusieron en marcha su primera colección: una línea de cinturones. Berta los lucía para las fotos y Quique salía con una valija a venderlos. Después, incorporaron las carteras y abrieron el primer local sobre la calle Arenales, un punto híper chic y tradicional de Buenos Aires.

Al poco tiempo, los socios decidieron ir por rumbos distintos y entonces, Berta y Quique empezaron a pensar un nombre para su nueva firma. El recordó que, cuando era chico, una amiga de su abuela tenía un negocio de carteras cerca de Plaza Francia que se llamaba Peter Kent.

A Quique le pareció una buena opción. Además, ese negocio había durado muy poco tiempo, porque su dueña había decidido volverse a su país, y entonces, poca gente lo asociarían.

Ya como Peter Kent, reafirmaron su propuesta. El se empezó a ocupar de la parte de la producción; ella, de la atención al público y de recopilar qué buscaban las clientas. “Iba a la oficina y decía: ‘la gente pide…’ Hasta el día de hoy me recuerdan esa frase”. También, de testear cada prototipo y dar su visión como potencial consumidora.

En esos años, comenzaron a viajar a la Feria de Milán, el encuentro de diseño por excelencia, y a recorrer capitales europeas, para descifrar las tendencias del momento. 

 “Mi viejo estaba fascinado con el diseño italiano. Principalmente con el minimalismo de Armani. Supo darle a Peter Kent una estética europea”, completa Gustavo Neer, uno de los tres hijos de Berta y Quique, y ahora al frente del área de diseño.

Gustavo y Berta Neer

¿La primera innovación? Fue a principio de los 80, con la incorporación de cueros de colores. “Las mujeres argentinas eran todavía muy conservadoras. Solo usaban carteras en negro, marrón y suela, que combinaban con los zapatos en el mismo tono. Me ha pasado en el local que buscaran una cartera de la gama idéntica de negro que sus botas o sandalias. Eso ya no se ve”.

El lanzamiento de esta etapa fue con una línea en un amarillo huevo, que no pasaba inadvertida y que también surgió por algo azaroso. “Quique vio en una curtiembre unos rollos de cuero de ese color. Le contaron que los habían encargado y después no los quisieron. Como le gustaron, les ofreció llevar dos, ver qué pasaba y si funcionaba, compraba el resto”, cuenta Berta. Mientras tanto, se comprometían a no vender el sobrante.

Hicieron las primeras carteras y las colocaron en la vidriera sobre un fondo negro. “Era pleno invierno y Quique les decía a las clientas, si caminás media cuadra y nadie te mira, te devuelvo la plata”.

Más adelante, se jugaron con una partida en verde inglés. Al poco tiempo, un proveedor les preguntó cuál era ese tono. “Lo pedían los zapateros, porque las mujeres iban con su cartera”, cuenta Berta.

¿Cómo fue el cambio de estilo en la mujer argentina? 

La evolución fue muy paulatina. Empezó a buscar nuevos colores y combinaciones. Hoy hay un segmento de público que viaja mucho y eso también generó otra visión y apertura. De nuestro lado, el secreto está en estar actualizados y ofrecer novedades.

¿Cómo definirían la clienta Peter Kent?

Es una mujer muy elegante, que tiene claro que quiere y también se deja sugerir. No le gusta que le impongan, pero acepta recomendaciones. Nuestro público es muy fiel. Hay mujeres que nos cuentan que tienen la misma cartera en seis o siete colores.

¿Por qué creen que a las mujeres nos gustan tanto las carteras?

Las mujeres tenemos fetiches: las carteras o los zapatos. No sé si la ropa lo es tanto.  

Además, agrega Gustavo, “cuando empezaron a estar de moda las prendas básicas, la cartera empezó a tener más protagonismo. Hoy te vestís con un jean, una remera blanca y una buena cartera, y ya estás”.

¿Sus carteras son objetos de deseo?

Me han dicho: ¡la vez que pude tener una Peter Kent! Me sorprendió mucho.  

¿Cuál es el secreto para trabajar en familia?

Nosotros en la mesa no hablamos de la empresa (nota: dos de sus hijos trabajan allí). Con Quique, a la noche no tratábamos temas del negocio. Además, todos tiramos para el mismo lado y todos ponemos mucho empeño. También es una cuestión de confiar el uno en el otro. ¡Claro que hay diferencias! Pero las charlamos. El tema es seguir compartiendo buenos momentos y pasándola bien.

Con Quique, hemos tenido la suerte de poder transmitirle a nuestros hijos valores, y ellos los incorporaron”, concluye Berta, muy orgullosa.

Por Luciana Fava

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

2 Comments

  1. Excelente reportaje.!!!!!
    Sin duda, hace muchos años son las mejores y mas elegantes.
    Con una cartera Peter Kent ,sentis que estas usando lo mejor.
    Bravo !!!!!!!

  2. No sabía que son una marca Argentina!!! Qué orgullo!!!! Los felicito el buen gusto!!! Cada vez que paso por arenales…las miro…y me parece increíbles!!! espero pronto decir cuándo tuve mi primera Peter Kent!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *