La carrera laboral a los cincuenta

Hace unos 10 años atrás, cuando una mujer llevaba al ámbito de una sesión de psicoterapia el tema de su carrera laboral, lo hacía con cierta resignación, con dignidad y también, con expectativas moderadas.

 

Yo hice lo que pude. En momentos que precisamos familiarmente, ahí estaba con mi trabajo y con mi sueldo. Pude elevar el nivel de ingresos en la vida familiar, mantener el colegio privado, pagarles extras a los chicos, sostener cosas de padres y suegros, algunas vacaciones puedo decir que fueron a partir de mi aporte, en fin, cuando tuve que parar la olla en momentos de flaqueza o baja de otros ingresos, ahí estaba yo…. y estoy orgullosa por ello.”

Y punto. El tema palabra más, palabra menos, quedaba allí.

Hoy en día, una década más adelante, estas cuestiones han variado y mucho. Producto de otras grandes transformaciones sociales, y cambios en la vida de las mujeres. 

En 2019 una mujer de 50 años está en la plenitud de su carrera laboral.

Los 50 de hoy no son una meta, son un incentivo para “volver a empezar” y no de cero, para eso cuenta con la sabiduría y la experiencia que dan los años y el camino recorrido.

Es una edad preciosa para desplegar funciones yoicas y animarse a más, replantearse objetivos y conectarse a pleno con el propio deseo, porque a las mujeres, en nuestras múltiples funciones, nos resulta fácil desconectarnos de nuestras necesidades y prioridades.

Una mujer que tiene 50, ya tiene hijos grandes, que ya se procuran una entrada económica propia, y eso, impregna a esta etapa de mayor libertad. 

Es el tiempo de los emprendimientos, de asociarse con amigas, de emplear a los propios hijos, de soltar miedos, es el tiempo de enviar el C.V. a esa empresa que hace tiempo quiere ingresar, es el momento de desplegar todas las posibilidades y sus contactos.

Es una etapa preciosa, de tal vez hasta aquí, “hizo lo que pudo”, y a partir de ahora, se conecta con su don y con su propósito en la vida. 

Es el momento de capacitarse, formarse e iniciar una carrera universitaria si es lo que estaba postergado. El momento de mostrar lo que ES, lo que VALE, y de lo que es CAPAZ. 

Esa expectativa de vida que hoy llega a los 90 años, cambia el mojón también de lo laboral, y cada vez hay más gente que piensa en jubilarse, pero continuar trabajando hasta los 70/75 años. Continuar trabajando de otra manera, con otros horarios, con otra frecuencia. 

De modo que los 50 años, es el comienzo de una etapa laboral que puede ser muy próspera, abundante, de autonomía, libertad financiera y económica y de reencontrarse con sueños postergados y de disponibilidad de dinero.

Bienvenidas a los 50! también por la fuerza laboral que conllevan!!!

 

María Eugenia Sánchez Grillo
Lic. en Relaciones Públicas Lic. en Psicología
www.mariaeugeniasanchezgrillo.com

Crédito Fotografías: Freepik

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *