Menopausia: Menos mitos más bienestar

Hábitos, cuidados y tratamientos, especiales para esta etapa desafiante e intensa.

 

Un momento de cambios: esperados, sorpresivos, imprevistos, imaginables, mínimos, contundentes, leves, con altibajos, difíciles de definir, intensos o llevaderos.

Para cada mujer, la menopausia podrá tener alguno o varios de estos atributos. El denominador común, sin embargo, es que el fin de la función ovárica y, por lo tanto, de la etapa reproductiva -que suele darse a partir de los 45 años– hoy se vive con menos carga emocional, mitos desterrados y más bienestar.

La menopausia antes era considerada el estadio de los sofocones y calores, de la pérdida de la libido y hasta del atractivo sexual. Ahora, es tomada por muchas mujeres como una etapa de elecciones en función a deseos genuinos”, diferencia la psicóloga clínica y sexóloga Diana Resnicoff.

Además, en esta especie de época de ajustes o revancha personal, casi ninguna de nosotras pasa por alto los cuidados -por dentro y por fuera- para sentirse y verse mejor y los tratamientos o hábitos para mejorar o atenuar los síntomas que vienen junto a este aluvión hormonal.

 “Las variaciones endócrinas son en algunos casos notorias o generan molestias. El cuerpo pide atención”, completa Resnicoff. ¡Y existe un sinfín de posibilidades que están a la altura de este requerimiento!

El síndrome de los abanicos

Los sofocos, calores o tuforadas se dan por el descenso del nivel de estrógenos yconsisten en el enrojecimiento repentino de la cara y el cuello, con una sensación de ardor y luego, frío inmediato y sudor.

Afectan a entre el 75 y el 85 por ciento de las mujeres que llegan a la consulta y la consecuencia más importante es la alteración de la calidad de vida, insomnio o malhumor”, sintetiza la médica ginecóloga Rosana Molina, especialista en ginecología endócrina y de la reproducción del Instituto Halitus.

Las terapias hormonales, naturales o hasta antidepresivos en bajas dosis atenuarán, en ciertos casos hasta el mínimo, estas sensaciones. “Siempre requieren de la indicación y del seguimiento médico”, completa Molina.

Un dato extra: buscar prendas y texturas que brinden más confort. Los sacos abiertos y los tejidos livianos serán mucho más prácticos. 

El deseo sexual: ¿en retirada?

Esta idea, por suerte, va quedando atrás. Los estudios en sexología demuestran que no es así.  Algunas mujeres dicen que el nivel de placer es mucho mayor en esta etapa. La despreocupación por la anticoncepción y una mayor conexión con el cuerpo inciden positivamente en el disfrute”, remarca Resnicoff.

La lista de metas y proyectos cumplidos también juega a favor. En cambio, la rutina, la insatisfacción o los conflictos personales pesarán en cualquier ámbito.

Si la traba se da por la sequedad vaginal -un porcentaje alto de mujeres reconoce este síntoma, que genera dificultades en el coito y como consecuencia, en el deseo- “un gel lubricante local será la solución”, completa Resnicoff.

Redondeces que no generan rollo

También es un período de sorpresas frente al espejo o en la balanza. Algunas notarán una mayor grasa abdominal o kilos de más.

Junto a la aceptación (¡ya no tenemos 20 ni tampoco 30! y ¿quién dijo que un cuerpo ideal implica más felicidad?), los hábitos a favor de la salud serán bienvenidos.

Con la edad, la grasa aumenta y la masa muscular tiende a disminuir. Esto hace que la velocidad del gasto calórico sea menor. Por otro lado, la baja de las hormonas femeninas produce una redistribución de las adiposidades”, resumen las licenciadas en nutrición Julieta Caramuti y Natalia Vincent, creadoras de la cuenta de Instagram Nutralosophy.  

Una alimentación con más frutas, verduras y cereales integrales, proteínas magras y menos azúcares refinados y grasas saturadas es uno de los pilares”, explican Caramuti y Vincent.

El siguiente paso: la actividad física. “150 minutos semanales de caminata rápida conforman un plan adecuado”, completan. Aunque el tema sea únicamente la pancita, los abdominales no serán suficientes.

Huesos sanos

El déficit de estrógenos contribuye a acelerar de pérdida de densidad ósea y aumenta las probabilidades de fracturas y osteoporosis”, resumen Caramuti y Vicent. Los alimentos ricos en calcio (lácteos, sardinas o frutos secos) y en vitamina D (leche, yogur y cereales enriquecidos, yema de huevo e hígado) servirán como prevención.

Hacerle frente a las arrugas

Para las que quieren tener la piel radiante, “una emulsión con argireline -una sustancia con una acción similar a la del bótox- reducirá las líneas de expresión; y un concentrado antioxidante con resveratrol -una sustancia presente en la uva- estimulará la longevidad”, enumera la cosmiatra y esteticista Viviana Bustos.

Chequeos en update

La visita anual al ginecólogo y al médico clínico tampoco deberán saltearse.

La visita anual al ginecólogo y al médico clínico tampoco deberán saltearse.

La menopausia abarca casi un tercio de la vida. Los especialistas y centros exclusivos para la atención en esta etapa indicarán las opciones para prevenir las patologías o síntomas frecuentes y lograr más comodidad”, finaliza Molina.

Por Luciana Fava

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

3 Comments

  1. Me encantó lo de la ” redistribución de las adiposidades”, agregaría” es la época que la experiencia queda en partes no deseadas del cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *