“OPORTUNCRISIS”: 3 claves para transformar la “CRISIS” en OPORTUNIDAD para tu emprendimiento

¿Escucharon alguna vez la frase: “En tiempos de crisis algunos lloran y otros venden pañuelos? ¿Cómo reaccionamos en momentos difíciles?

¿Sos de las o los que frente a la crisis se paralizan o lo que es peor de los que deciden “tirar la toalla” con tu proyecto?

¿O de las o los que se regocijan frente a la queja constante en vez de tomar acción para avanzar?

Si la respuesta es que te cuesta ponerte en acción, es entendible ya que a muchas emprendedoras y emprendedores les pasa que, frente a una crisis, les resulta muy difícil salir de “la zona de confort”, por miedo, incertidumbre o simplemente por desconocimiento de “lo nuevo”. De este modo, dejan de creer en sus proyectos y en ellos mismos sin ver una salida.

Por eso quiero compartirles 3 CLAVES para poder transformar la crisis en una oportunidad de crecimiento.

CLAVE 1: “Ser creativa/os”. Si por ejemplo, tus productos son zapatos y no se venden como antes, una buena táctica es crear productos que complementen la oferta inicial como pueden ser: accesorios para zapatos, organizadores de calzado (siguiendo la tendencia “Marie Kondo”) o por qué no ofrecer productos para mantener la limpieza de los mismos. Un tip extra: sumar tutoriales en tus redes para que te posicionen de manera destacada con tu marca y a su vez, ofrecer contenido valioso a la audiencia)

Armar una super oferta con  los productos que quedan en stock hace mucho tiempo o sumarlos como complementos (de regalo) para quienes adquiera productos nuevos.

Enseñar lo que sabemos hacer. Hoy con el auge de los Talleres, Workshops y Cursos online, es posible transmitir conocimientos a personas que estén interesadas en crear sus propias líneas de zapatos. ¡Y lo mejor es que con internet es posible hacerlo a todas partes del mundo!

CLAVE 2: “Ponerse en los zapatos del cliente”. En momentos de crisis los clientes no tienen dinero, están estresados, no tienen tiempo. Por eso, este es un momento ideal para demostrarles y hacerles sentir que importan.

Para lidiar con presupuestos ajustados, existen plataformas de pago como MERCADO PAGO, TODO PAGO, PAYPAL para poder brindarles financiación y no perder la venta. Si bien se descuenta un porcentaje de la venta hecha (como comisión de la plataforma) abre la posibilidad de tener un cliente nuevo, que además toma confianza y es muy probable que quiera volver a comprar por tu excelente atención.

¿Clientes estresados? No hay nada mejor que sacarle una sonrisa a quien está preocupado o pasado de cansancio que dándole algo que no esperaba. Puede ser una postal de agradecimiento, un producto o servicio adicional que lo sorprenda o por qué no un voucher de descuento con fecha de vencimiento o gift card con crédito para utilizar en una próxima compra.

Si se trata de poco tiempo, una excelente opción es contar con una tienda online.

Para las y los que venden servicios por ejemplo, podés plataformas como zoom, appear.in, Skype resultan un espacio propio para ofrecer asesorías o consultorías online (que resumen tiempo y permiten trabajar donde quieras, sin límites geográficos)

CLAVE 3: “Aprovechar al máximo las redes sociales”. En momentos de crisis todos necesitan entretenerse y las redes son un canal donde todas y todos pasamos horas. Por eso, es momento de brillar allí con tu marca. Generar contenido que inspire, entretenga, eduque y acompañe los intereses de nuestra audiencia es fundamental para generar los resultados deseados a través de las redes sociales.

Algunos ejemplos de contenido que puede ser efectivo y relevante:

-Mostrar el detrás de escena de la marca y/o contar la historia de la marca (para mostrarse cercanos y humanos).

-Aconsejar acerca de tus productos (cómo cuidarlos, cómo resolver dificultades, dudas).

-Generar interacción con sorteos o concursos (son acciones típicas pero siguen vigentes y si están bien planeados dan excelentes resultados).

-Incluir testimonios de clientas / clientes felices. Los testimonios son una poderosa herramienta. Mostrar a personas que han comprado el producto y se sienten contentas genera confianza hacia la marca. Pueden ser testimonios escritos, en foto o video. Todos funcionan a la hora de generar esa confianza que la marca necesita.

En resumen, en toda época pero sobre todo en tiempos difíciles, ser creativas/os, entender al cliente y su contexto y entregar contenido y recomendaciones de valor son tres aspectos claves para trascender el momento y pasar de crisis a oportunidad.

Por Tory Uranga (@toryuranga)
Capacitadora global de emprendedoras

Crédito Fotos: Freepik


Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Hambre real vs. hambre emocional

¿Cuántas veces hemos dicho?: “Tengo hambre todo el tiempo”, “Me hace ruido la panza del hambre”, “Comería todo lo que se me cruce”, “Me duele la cabeza del hambre”

 

Todas estas frases se relacionan con el hambre propiamente dicho, pero hay diferencias. No todas las frases se refieren al mismo tipo de hambre. Es bueno saber diferenciar el hambre real del emocional, ya que ambos se tratan de diferente manera, y muchísimas veces uno empieza a hacer dieta sin tener en cuenta esto que es súper importante, porque el hambre emocional y el real, con las dietas aumenta y se hace cada vez peor.

El hambre real es el hambre fisiológico, la falta de comida que se da por no comer por varias horas y por comer de manera insuficiente. El cuerpo empieza a manifestarlo con dolor de cabeza o de estómago (como dice la frase), o con la sensación de “hambre” que es difícil de  describir pero todos lo tenemos, o con el típico mal humor de “hambre”. La solución es comer, nada más que eso. Se come, el estómago manda la señal al cerebro de qué hay comida, y tema solucionado. En estos casos, comeríamos cualquier cosa, desde una ensalada a una milanesa con puré, porque lo que necesitamos es calmar esa sensación.

En cambio, el hambre emocionales más difícil de combatir. Este tipo de hambre hace que tengamos hambre “todo el tiempo” y que nada nos llene, porque el cerebro utiliza a la comida para evadir problemas, emociones y pensamientos. Suele darse con atracones, comidas de mala calidad, comer de más o picoteos. Se debe hacer tratamiento nutricional, psicológico y si es necesario, psiquiátrico, ya que solamente con nutrición no alcanza, porque el problema de base no es la comida sino las emociones. Es un trabajo muy duro, lleva su tiempo, pero se puede salir.

Esto es importante saberlo para saber cómo tratarse. Pero siempre deben tratarlo con un profesional que tome en cuenta estas cosas y lleve a cabo un plan adecuado para la situación de cada uno.

 Agustina Murcho. Nutricionista, autora de “Podemos comer de todo” y “Podemos querernos más”

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Joyeras contemporáneas: “El lujo hoy es usar una pieza única”

Las creadoras de piezas de arte para usar. 

 

Algo que le escapa a lo común, que tiene una cuota de extraordinario, que sale de lugar, que no sigue el orden esperado.

Cualquiera de estas frases define acertadamente el concepto de “lujo” y también revela el norte que persiguen las joyeras contemporáneas.

Formadas en escuelas especializadas o con un paso exitoso por cierta rama del diseño; crean cada pieza con una mirada minuciosa, buscan formas singulares y sorprenden con un uso original de los metales o de materiales inesperados.

Valeria Depaolini sigue a rajatabla estos criterios. “Siempre me gustó regalar cosas que fueran distintas y pensadas especialmente para esa persona. Para los cumpleaños u otras fechas especiales, dibujaba en un papel, por ejemplo, un colgante o un anillo y lo llevaba a una artesana de la zona de Quilmes, el lugar donde vivo. Un día ella me dijo: ‘cuando entra un pedido tuyo, todo el trabajo del taller se desordena; ¿por qué mejor no estudiás joyería y aprendés a hacer lo que querés”, cuenta divertida, a Boleo Magazine.

Valeria Depaolini

A Valeria le pareció un plan tentador. Siempre había pensado que se trataba de un oficio transmitido de generación en generación y jamás imaginó que hubiera cursos específicos.

Por otro lado, advirtió que la joyería era muy afín con sus intereses. Durante quince años -hasta el nacimiento de su primera hija-, trabajó en agencias de publicidad. Además, siempre le gustaron las actividades relacionadas con las habilidades manuales y la historia -entre ellas, la restauración de muebles y la técnica de vitraux.

Entonces, puso su energía en las clases y con las técnicas ya aprendidas, llegaron los primeros pedidos de sus conocidos y las insistencias para que lanzara oficialmente su línea de “arte portable”, como le gusta llamar a sus objetos.

Los rasgos distintivos de sus colecciones: “los dibujos que plasman formas de la naturaleza que otros pasan por alto o de componentes que suelen desecharse -como carozos o cáscaras de frutas-, figuras geométricas o relacionadas con el Universo”, enumera. Todos, hechos en plata, bronce o en una aleación de metales, con vetas coloridas.

Su producto estrella: los anillos. “Mi fuerte son las manos. No es loco que los prefiera”.

¿Qué busca una mujer en sus diseños? “Sentir que algo fue hecho para ella, que tiene un valor agregado. El tiempo es lo más precioso que tenemos y si una persona te lo dedica con la creación de una belleza, ¡cuánto más significativo es!”, redondea.

Otro punto que destaca es su preferencia por el contacto directo con sus clientes –por eso vende en su propio espacio-, para transmitirles las características de cada versión disponible. “Mis obras tienen vida por si solas. Llaman la atención, pero no desde la ostentación ni de la moda”, concluye.

Sin metales

A partir del cuero y el acrílico también pueden lograrse ediciones de joyería. La pauta la dan los modelos de Iskin Sisters, la marca conformada por Gabriela -diseñadora industrial- y Karina -licenciada en administración de empresas.

Gabriela y karina

Con collares compuestos por círculos, triángulos o cuadrados, gargantillas con flecos o líneas zigzagueantes, brazaletes que indefectiblemente se convertirán en un punto de atracción o aros XXL, reafirman que la creatividad, con exuberancia medida, es un plus muy buscado en estos tiempos.

“Resignificar los materiales acostumbrados para otro tipo de elementos transmite un concepto disruptivo. En nuestros productos, el valor está puesto en el trabajo en sí”, resume Karina.

Desde sus inicios, en 2004, este patrón funciona como una guía de estilo. En la primera serie de objetos ideada por Gabriela, cuando todavía no habían conformado la dupla comercial, reinaron el aluminio y el acero inoxidable -poco convencionales en este segmento-, luego adoptaron las materias primas que se convirtieron en sus sellos distintivos.

La confección a mano es otro de sus orgullos. “Parte de la producción es realizada por mujeres que capacitamos en este oficio y trabajan desde sus casas”.

Sobre la sociedad entre hermanas, Karina remarca que siempre se llevaron muy bien y que cada una se ocupa de áreas específicas. Por otra parte, “nuestras hijas también son muy amigas”.

Naturaleza camaleónica

Accesorios que puedan ir tanto para realzar un jean y una remera blanca como para completar un look de fiesta. Esa es una de las definiciones que tiene en mente Leticia Gelosi, fue seleccionada en el 2017 en el Concurso de Artesanías Tradicionales y Contemporáneas del Fondo Nacional de las Artes.

Leticia Gelosi

Diseñadora de interiores y con años de estudio de la licenciatura en arte, cuando hace doce años conoció el mundo de la joyería y del manejo de los metales -trabaja con plata y bronce bañado en oro- sintió que ahí estaba lo suyo.

“Puedo pasar todo el día en el taller y no me doy cuenta. Depende de la pieza, tardo horas o meses en hacerla. También suele sucederme que me cueste terminarlas y un día les encuentro mágicamente la vuelta”, cuenta a Boleo Magazine.

Esta forma de trabajo cobra más significado al subrayar que Leticia realiza mayormente prototipos únicos o a lo sumo cuatro o cinco ejemplares de cada uno. “Hay un interés por lo distinto y este tipo de líneas lo brinda. Hago pequeñas esculturas para llevar sobre la piel”, opina.

Una satisfacción: que a una clienta le cueste decidirse entre un objeto y otro. “Es un gran halago para mí”.

Por Luciana Fava

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Aprender a vivir mejor

La Organización Mundial de la Salud ha declarado que el mundo está frente a una pandemia de las enfermedades crónicas. La OMS afirma que estas enfermedades son responsables de 16 millones de muertes anuales prematuras a nivel mundial, es decir, muertes antes de los 70 años.

Las enfermedades crónicas son en gran medida prevenibles si se logran cambiar los estilos de vida. Esto no es noticia para nadie. Todos sabemos que nuestros hábitos pueden tener efectos positivos o negativos en nuestra salud. 

El tema es: ¿qué debemos hacer para modificar aquellos comportamientos que dañan nuestra salud?

De poco sirve enseñarle a una persona que debe consumir 5 porciones de frutas y verduras al día si no puede comprarlas, hay muy poca o nula oferta en su barrio y ninguno de sus pares tiene ese tipo de alimentación. Se debe asegurar un entorno en el que las personas efectivamente puedan elegir un estilo de vida sano.

Y para esto, necesitamos que la preocupación por el estilo de vida de las personas esté presente en todas las políticas públicas, no sólo en aquellas que conciernen al Ministerio de Salud. En la medida en que comprendamos que los hábitos de vida no dependen solamente de la voluntad de las personas o de su educación y actuemos de acuerdo a ello, la incidencia de los factores de riesgo disminuirá y, como consecuencia, también lo harán las enfermedades crónicas.

Verónica Segreto

Coach en salud y bienestar

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Mujeres Boleo: María Elena Guerrero

Ellas son mujeres BOLEO. Aman, piensan, disfrutan, sueñan, trabajan y viajan. Conocelas.

 

Odontóloga M.N. 19.780

Un restaurante: La Mar

Un fantasma: la pérdida de la salud 

Una virtud: tratar siempre de ser auténtica 

Un sueño pendiente: conocer el Taj Majal 

Una línea aérea: LATAM

Una marca de auto: Honda 

Un destino por conocer: India 

Una película: Cinema Paradiso 

Una canción de la adolescencia: Hotel California (Eagles)

Un libro: Ningún lugar está lejos (Richard Bach)

Un perfume: Midnight Romance

Un defecto: me molesta la gente 

Un deseo: Que la gente que quiero no se enferme.

Un día feliz: 1997, Nueva York, Los Miserables en fila 4, y cena en el restaurant giratorio del Marriot Marquise… noche perfecta. 

Una debilidad: mis sobrinos 

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Breves de Amores: Beatrice y Dante Alighieri: Un amor inmortal

Paradójicamente, Dante Alighieri y su amada Beatrice Portinari, que fue su musa, no cruzaron más de una docena de palabras. Beatriz era la hija de un vecino de los Alighieri, Bice Portinari, se conocieron cuando Dante tenía nueve años y volvió a verla nueve años después y ella lo saludó tímidamente. Dante amó a Beatriz con una pasión casi mística durante años. La posibilidad de materializar su amor, del que ella nunca tuvo noticia, se truncaron cuando ella se casó con Simón de Bradi y murió prematuramente a los 25 años de edad.

El amor por Beatrice no le impidió casarse con Gemma di Manetto Donati, perteneciente a una destacada familia florentina y con quien tuvo cuatro hijos.

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Los secretos del orgasmo femenino

La opinión de los sexólogos sobre la consulta más frecuente sobre la sexualidad femenina.

 

Para muchas mujeres, el orgasmo es un misterio, una instancia poco experimentada, una preocupación, un motivo de frustración, la causa de la evasiva a la intimidad o del alejamiento en la pareja.

Lo sabemos: el placer femenino tiene sus singularidades, sus ciclos de altas y bajas, ocasiones de mayor o menor sintonía e interrupciones por interferencias varias. Además, existen ideas erróneas que ganaron con el tiempo el estatus de leyes inapelables y que van en contra de la posibilidad de explorar nuestro cuerpo y maximizar nuestras sensaciones. 

Según las estadísticas de las asociaciones dedicadas al estudio de la sexualidad, la dificultad para alcanzar el clímax “afecta a entre un 17 y un 20 por ciento de las mujeres en edad fértil y el número se incrementa después de la menopausia”, resume a Boleo Magazine el médico psiquiatra y sexólogo Walter Ghedin, autor del libro “La vagina enlutada”, de editorial Lea.

La cifra corresponde a países occidentales y es aún más alta en oriente. Hay estadísticas que indican que “en Asia este grupo abarca el 40 por ciento de la población femenina”, puntualiza Francesca Gnecchi, comunicadora especialista en sexualidad, coordinadora de grupos para mujeres o parejas y creadora de la boutique erótica Erotique Pink. “Esto muestra cómo inciden los factores culturales en el conocimiento del cuerpo y en la expresión de la sexualidad”, completa Ghedin.

Además, las encuestas revelan que “el 68 por ciento de las mujeres argentinas fingió alguna vez haberlo alcanzarlo”, cita Gnecchi.

Estas situaciones no implican que la mujer no sienta placer ni disfrute de una relación. Si no, que puede suceder que en cierto punto se desconecte de ese estado. 

El pasado que no ayuda

Un primer punto para empezar a desandar el camino es poner en foco que “toda una generación, influida por las enseñanzas de Freud -quien fue un revolucionario en muchos aspectos, pero en este no precisamente-, sostuvo un mito que sigue haciendo estragos. Creyó que había dos clases de orgasmos femeninos. Los alcanzados por la estimulación del clítoris y los vaginales. Se dijo que los clitorianos eran inmaduros (y por lo tanto las mujeres que los experimentaban) y los vaginales, maduros (y por consiguiente quienes los alcanzaran de esta manera)”, explicó el médico sexólogo Juan Carlos Kusnetzoff, en el libro “La mujer sexualmente feliz”, del mito a la verdad científica, publicado por la Editorial Gránica.

Esta teoría, que todavía tiene su injerencia, alejó la posibilidad de sondear las posibilidades de placer.

Hoy, ya no hay dudas de que “el órgano que está preparado para disparar la respuesta orgásmica es el clítoris; que es altamente sensible, y su estimulación, tanto externa como interna, induce a esta respuesta. No existen los orgasmos vaginales, ya que este órgano no está preparado fisiológicamente para ello”, aclara Ghedin.

El rol social y familiar que durante años y años llevó la mujer tampoco armó un mejor panorama: “cargamos con la mochila del pasado; un pasado en el que el disfrute estaba oculto y en el que las relaciones estaban dadas por y para la reproducción. Por lo cual, cuando el hombre llegaba al clímax se daba por finalizado el encuentro”, redondea Gnecchi.

Por otro lado, el orgasmo era considerado un premio a la fertilidad masculina; con lo cual, era tomado como innecesario para la mujer.

Mundo íntimo

Liberadas de mitos y preconceptos arcaicos, el consejo de los sexólogos y psicólogos es buscar los motivos particulares que llevan a ese límite.

Las causas pueden ser anatómicas -por la distancia entre el clítoris y la vagina-, orgánicas -por la presencia de algunas enfermedades, como el hipotiroidismo- o el tratamiento con determinados fármacos -entre ellos, los antidepresivos- o los cambios hormonales.

Aunque, en un gran porcentaje “se debe a cuestiones psicológicas de inhibición o represión, falta de conocimiento del propio cuerpo, antecedentes de abuso o traumas sexuales”, completa Ghedin.

La necesidad de complacer al otro o de no animarse a contar qué es lo que nos gusta son puntos que también pueden incidir.

Si en determinado momento de su vida una mujer deja de experimentar orgasmos, “el estrés, la angustia o los conflictos de pareja serán algunas de las situaciones que deberían analizarse”, completa Gnecchi.

Cambiar el chip

Para salir de esa situación de meseta, muchas veces hará falta variar la forma de los encuentros sexuales.

  • Olvidarse de la performance. “La preocupación por el orgasmo, por llegar a él, por mejorar su calidad, por prolongarlo o por tener más de uno, puede hacer perder de vista todo lo demás: el placer del mero contacto, del intercambio de afecto, de dar placer al otro”, detalló Kusnetzoff, en el libro “La mujer sexualmente feliz”.
  • Sincronizar. “Por la necesidad de irrigación de la zona pélvica –que es una superficie extendida-, la mujer requiere de un tiempo de estimulación más prolongado que el hombre”, dice Ghedin.
  • El mejor contexto. Un encuentro menos esperado y con los minutos contados tiene mucho encanto. Pero otras veces hace falta construir o buscar ratos más largos, distendidos y que nos hagan salir de la rutina.
  • Hablar, hablar y hablar. “Una de las principales problemáticas en las parejas es la falta de una comunicación asertiva y abierta a charlar distintas cuestiones de la sexualidad. La clave será evitar el tono de reclamo o la culpabilización”, dice Gnecchi.
  • Sin dramatizar. “La falta de orgasmo se debería tomar como algo natural, que se puede trabajar, y, si se trata de una situación instalada buscar la ayuda en una terapia puntual”, concluye Gnecchi.

Por Luciana Fava

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Breves de amores: Gala y Salvador Dalí

Salvador Dalí y Gala Eluard, cuyo verdadero nombre era Helena Ivanovna Diakonova, se casaron en 1934 y vivieron juntos durante 53 años. La relación entre ellos fue complicada y basada más en el arte que en el amor, pues siempre se ha dicho que el auténtico gran amor de Dalí fue García Lorca.

Gala, con su exhibicionismo y su sexualidad deshinbida, era el complemento perfecto para el voyeurismo de Dalí, quien prefería la masturbación porque le asustaba la “suciedad” de las relaciones sexuales y tenía pavor a las enfermedades de transmisión sexual. De hecho, él vivió el sexo a través de las experiencias sexuales de ella.

Cuando ella murió, en 1982, él se convirtió en una sombra de sí mismo.

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Berta Neer, hacedora de carteras de lujo

Junto a su marido, fundó hace casi 50 años la marca Peter Kent y sus diseños se transformaron en objetos de deseo.

 

Algunos proyectos exitosos surgen sin pensarlo. Berta Neer puede confirmarlo y reasegurarlo. Porque, casi de casualidad, fundó junto a su marido, Quique Neer, hace 49 años la marca de carteras Peter Kent, un ícono de estilo para las argentinas y que tiene a Máxima como fanática acérrima.

A la vuelta de nuestra luna de miel, Quique se quedó sin trabajo y al poco tiempo, murió el papá de un íntimo amigo de él que tenía una fábrica de carteras. Este amigo le propuso a mi marido hacer algo juntos y cuando me lo comentó le dije: ¡no tenés otra cosa!, dale para adelante”, cuenta a Boleo Magazine.

Pusieron en marcha su primera colección: una línea de cinturones. Berta los lucía para las fotos y Quique salía con una valija a venderlos. Después, incorporaron las carteras y abrieron el primer local sobre la calle Arenales, un punto híper chic y tradicional de Buenos Aires.

Al poco tiempo, los socios decidieron ir por rumbos distintos y entonces, Berta y Quique empezaron a pensar un nombre para su nueva firma. El recordó que, cuando era chico, una amiga de su abuela tenía un negocio de carteras cerca de Plaza Francia que se llamaba Peter Kent.

A Quique le pareció una buena opción. Además, ese negocio había durado muy poco tiempo, porque su dueña había decidido volverse a su país, y entonces, poca gente lo asociarían.

Ya como Peter Kent, reafirmaron su propuesta. El se empezó a ocupar de la parte de la producción; ella, de la atención al público y de recopilar qué buscaban las clientas. “Iba a la oficina y decía: ‘la gente pide…’ Hasta el día de hoy me recuerdan esa frase”. También, de testear cada prototipo y dar su visión como potencial consumidora.

En esos años, comenzaron a viajar a la Feria de Milán, el encuentro de diseño por excelencia, y a recorrer capitales europeas, para descifrar las tendencias del momento. 

 “Mi viejo estaba fascinado con el diseño italiano. Principalmente con el minimalismo de Armani. Supo darle a Peter Kent una estética europea”, completa Gustavo Neer, uno de los tres hijos de Berta y Quique, y ahora al frente del área de diseño.

Gustavo y Berta Neer

¿La primera innovación? Fue a principio de los 80, con la incorporación de cueros de colores. “Las mujeres argentinas eran todavía muy conservadoras. Solo usaban carteras en negro, marrón y suela, que combinaban con los zapatos en el mismo tono. Me ha pasado en el local que buscaran una cartera de la gama idéntica de negro que sus botas o sandalias. Eso ya no se ve”.

El lanzamiento de esta etapa fue con una línea en un amarillo huevo, que no pasaba inadvertida y que también surgió por algo azaroso. “Quique vio en una curtiembre unos rollos de cuero de ese color. Le contaron que los habían encargado y después no los quisieron. Como le gustaron, les ofreció llevar dos, ver qué pasaba y si funcionaba, compraba el resto”, cuenta Berta. Mientras tanto, se comprometían a no vender el sobrante.

Hicieron las primeras carteras y las colocaron en la vidriera sobre un fondo negro. “Era pleno invierno y Quique les decía a las clientas, si caminás media cuadra y nadie te mira, te devuelvo la plata”.

Más adelante, se jugaron con una partida en verde inglés. Al poco tiempo, un proveedor les preguntó cuál era ese tono. “Lo pedían los zapateros, porque las mujeres iban con su cartera”, cuenta Berta.

¿Cómo fue el cambio de estilo en la mujer argentina? 

La evolución fue muy paulatina. Empezó a buscar nuevos colores y combinaciones. Hoy hay un segmento de público que viaja mucho y eso también generó otra visión y apertura. De nuestro lado, el secreto está en estar actualizados y ofrecer novedades.

¿Cómo definirían la clienta Peter Kent?

Es una mujer muy elegante, que tiene claro que quiere y también se deja sugerir. No le gusta que le impongan, pero acepta recomendaciones. Nuestro público es muy fiel. Hay mujeres que nos cuentan que tienen la misma cartera en seis o siete colores.

¿Por qué creen que a las mujeres nos gustan tanto las carteras?

Las mujeres tenemos fetiches: las carteras o los zapatos. No sé si la ropa lo es tanto.  

Además, agrega Gustavo, “cuando empezaron a estar de moda las prendas básicas, la cartera empezó a tener más protagonismo. Hoy te vestís con un jean, una remera blanca y una buena cartera, y ya estás”.

¿Sus carteras son objetos de deseo?

Me han dicho: ¡la vez que pude tener una Peter Kent! Me sorprendió mucho.  

¿Cuál es el secreto para trabajar en familia?

Nosotros en la mesa no hablamos de la empresa (nota: dos de sus hijos trabajan allí). Con Quique, a la noche no tratábamos temas del negocio. Además, todos tiramos para el mismo lado y todos ponemos mucho empeño. También es una cuestión de confiar el uno en el otro. ¡Claro que hay diferencias! Pero las charlamos. El tema es seguir compartiendo buenos momentos y pasándola bien.

Con Quique, hemos tenido la suerte de poder transmitirle a nuestros hijos valores, y ellos los incorporaron”, concluye Berta, muy orgullosa.

Por Luciana Fava

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Mujeres Boleo: Sole Lladó

Ellas son mujeres BOLEO. Aman, piensan, disfrutan, sueñan, trabajan y viajan. Conocelas.

 

A la gente hay que conocerla, y para conocer a alguien nada mejor que preguntarle lo más sencillo, lo que sueña, lo que le gusta, lo que lo determina. Esa “primera impresión” que dice algo de las personas que nos interesan y nos acerca. Hoy te damos una primera impresión de Sole Lladó, periodista, comunicadora, mina. Conductora de “Muy de minas” junto a Nuria Am y Yamila Conti

 
  • Un viaje inolvidable: Mi luna de miel a Playa del Carmen, México
  • Un restaurante: Green Bamboo
  • Un fantasma: La muerte
  • Una virtud: La amistad
  • Un sueño pendiente: Vivir en el campo y trabajar la tierra
  • Una línea aérea: Air France
  • Una marca de auto: Peugeot
  • Un destino por conocer: Turquía
  • Una película: Cinema Paradiso
  • Una canción de la adolescencia: I should have know better de Jim Diamond, con la que di mi primer beso
  • Un libro: Rayuela de Julio Cortázar
  • Un perfume: Blue de Ralph Lauren
  • Un defecto: La impuntualidad
  • Un deseo: Ser feliz
  • Un día feliz: El día que me enteré que iba a tener una hermanita
  • Una debilidad: Mi hija
Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email