Recetas de Autora: Turrón éxtasis

Diana Boudourian, es  una  prestigiosa Chef de Cocina Armenia y de Medio Oriente, que con un puñado de especias y el arte de la cocina de sus ancestros invita a las seguidoras de BOLEO MAGAZINE a transportarnos a otras latitudes con esta maravillosa receta.

 

Hoy es tiempo de cocina en BOLEO, de sabores y deleites. Una receta que es puro “éxtasis”!

Ingredientes
100 g de castañas de Cajú
100 g de nueces
50 g de pasas sultanas
50 g de pasas de Corinto
50 g de higos de Smirna
50 g de ciruelas presidente
100 g de azúcar
1 cdita de canela en polvo
½ cdita de clavo olor
1 cdita de jengibre en polvo
1 cdita de cardamomo
2 huevos
1 cdita de esencia azahar
80 g de harina integral

Preparación
Colocar en un bol las castañas y las nueces picadas, las pasas sultanas y de Corinto, los higos de Smirna y las ciruelas picadas.
Agregar el azúcar, la canela, el clavo de olor, el jengibre y el cardamomo.
Hacer un hueco en el centro y adicionar los huevos previamente batidos con la esencia de azahar.
Incorporar la harina integral y mezclar hasta integrar todos los ingredientes. Disponer en budinera enmantecada y espolvoreada con azúcar.
Cocinar 30’ en horno moderado,180º C
Retirar, desmoldar, dejar enfriar y cubrir con chocolate cobertura.
Decorar con castañas, frutillas y ciruelas caramelizadas.

Chef Diana Boudourian
CEO/Founder/Owner en Los Gorros Blancos Argentinos 2019
Chef en Diana Boudourian – Cocina Armenia & de Medio Oriente
Trabajó como Chef en Televisión Pública Argentina
Trabajó como Embajadora de Paz otorgado por Mil Milenios de Paz en Mil Milenios de Paz


Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

No sos vos, no soy yo. Es tu ex

En el vasto universo femenino, tantas veces llenos de fantasmas, uno de los mas recurrentes es el de las ex. Por lo general, suelen tener el estereotipo de la mujer inescrupulosa e inoportuna que solo sirve para complicarnos la vida y alterar mas de una vez nuestra sagrada rutina familiar. Incluso, cuando nos ponemos retorcidas, les vemos hasta la verruga.

Otras tantas, estamos atentas a los llamados o a las apariciones, porque después de ellos, algo siempre pasa. Nuestros maridos terminan de mal humor, estresados porque detrás de esas voces simuladamente dulces llegan los mismos reproches de siempre y la concordia familiar se va por el baño. ¿Son todas así?

¿Vinieron al mundo para complicarnos la vida? Como mujeres actuales en ejercicio, ¿somos piadosas con estas mujeres que muchas veces no han podido metabolizar su divorcio o simplemente no pueden lidiar con nuestros muchachos (que también tienen lo suyo) pero como el amor es más fuerte, todavía no lo vemos?.

¿Y cómo somos nosotras como ex? ¿Seremos concientes de lo que generamos en quienes hoy ocupan nuestros antiguos espacios? ¿Somos molestas? Nos importa facilitarle a la vida a “ésta” que hoy disfruta de lo que hasta hace un tiempo era “nuestro hogar”.

Generalmente, el que paga los platos rotos es el marido/ex marido en cuestión. “No sabes ponerle los límites, usa a los chicos como excusa, le permitís todo” y así nos arruinamos vacaciones, navidades y cuanta fiesta de guardar quede pendiente en el calendario.

Pero, más allá de todo esto, existe una generación de mujeres que se permiten mirarse de otra manera, un poco más sorora y menos invasiva. La llegada de nuevos hijos así como a veces vuelven locas a las ex, otras veces las enternece en función de los nuevos hermanos que llegan y que queremos que sean hermanos eternos de nuestros hijos.

Hace poco, escuchaba a una amiga que vive en el exterior con la hija de su marido: “Yo no se porque Fulana (por la madre) no me llama siquiera para hablar de los temas que a ambas nos importan de la párvula adolescente, si mi hija viviera con su padre y la mujer, yo llamaría y me pondría a disposición por si mi hija necesita algo”. Esta misma amiga tiene una excelente relación con la actual mujer de su ex, con quien tiene una niña que es hermana de su hijo. En este caso, la relación no podría ser más conveniente, ambas saben que tienen dos hijos que van a ser hermanos toda su vida, aun cuando ellas ya no existan. Se respetan, se quieren, se llaman, se tienen en cuenta y ante proyectos de una y otra se los comentan y se prestan ayuda. No es tan llamativo, no pasa en Groenlandia ni en Burundi, pasa aquí nomás, en la Argentina, donde dos mujeres adultas, muy seguras de quienes son y de los lugares que ocupan, logran crear un vinculo a partir de la hermandad de sus hijos. De esta forma, no sólo logran que los hermanos sean unidos (esa es la ley primera) sino vivir sin estrés, sin mala onda y reaccionar con alegría cuando suena el teléfono.

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Menopausia: Menos mitos más bienestar

Hábitos, cuidados y tratamientos, especiales para esta etapa desafiante e intensa.

 

Un momento de cambios: esperados, sorpresivos, imprevistos, imaginables, mínimos, contundentes, leves, con altibajos, difíciles de definir, intensos o llevaderos.

Para cada mujer, la menopausia podrá tener alguno o varios de estos atributos. El denominador común, sin embargo, es que el fin de la función ovárica y, por lo tanto, de la etapa reproductiva -que suele darse a partir de los 45 años– hoy se vive con menos carga emocional, mitos desterrados y más bienestar.

La menopausia antes era considerada el estadio de los sofocones y calores, de la pérdida de la libido y hasta del atractivo sexual. Ahora, es tomada por muchas mujeres como una etapa de elecciones en función a deseos genuinos”, diferencia la psicóloga clínica y sexóloga Diana Resnicoff.

Además, en esta especie de época de ajustes o revancha personal, casi ninguna de nosotras pasa por alto los cuidados -por dentro y por fuera- para sentirse y verse mejor y los tratamientos o hábitos para mejorar o atenuar los síntomas que vienen junto a este aluvión hormonal.

 “Las variaciones endócrinas son en algunos casos notorias o generan molestias. El cuerpo pide atención”, completa Resnicoff. ¡Y existe un sinfín de posibilidades que están a la altura de este requerimiento!

El síndrome de los abanicos

Los sofocos, calores o tuforadas se dan por el descenso del nivel de estrógenos yconsisten en el enrojecimiento repentino de la cara y el cuello, con una sensación de ardor y luego, frío inmediato y sudor.

Afectan a entre el 75 y el 85 por ciento de las mujeres que llegan a la consulta y la consecuencia más importante es la alteración de la calidad de vida, insomnio o malhumor”, sintetiza la médica ginecóloga Rosana Molina, especialista en ginecología endócrina y de la reproducción del Instituto Halitus.

Las terapias hormonales, naturales o hasta antidepresivos en bajas dosis atenuarán, en ciertos casos hasta el mínimo, estas sensaciones. “Siempre requieren de la indicación y del seguimiento médico”, completa Molina.

Un dato extra: buscar prendas y texturas que brinden más confort. Los sacos abiertos y los tejidos livianos serán mucho más prácticos. 

El deseo sexual: ¿en retirada?

Esta idea, por suerte, va quedando atrás. Los estudios en sexología demuestran que no es así.  Algunas mujeres dicen que el nivel de placer es mucho mayor en esta etapa. La despreocupación por la anticoncepción y una mayor conexión con el cuerpo inciden positivamente en el disfrute”, remarca Resnicoff.

La lista de metas y proyectos cumplidos también juega a favor. En cambio, la rutina, la insatisfacción o los conflictos personales pesarán en cualquier ámbito.

Si la traba se da por la sequedad vaginal -un porcentaje alto de mujeres reconoce este síntoma, que genera dificultades en el coito y como consecuencia, en el deseo- “un gel lubricante local será la solución”, completa Resnicoff.

Redondeces que no generan rollo

También es un período de sorpresas frente al espejo o en la balanza. Algunas notarán una mayor grasa abdominal o kilos de más.

Junto a la aceptación (¡ya no tenemos 20 ni tampoco 30! y ¿quién dijo que un cuerpo ideal implica más felicidad?), los hábitos a favor de la salud serán bienvenidos.

Con la edad, la grasa aumenta y la masa muscular tiende a disminuir. Esto hace que la velocidad del gasto calórico sea menor. Por otro lado, la baja de las hormonas femeninas produce una redistribución de las adiposidades”, resumen las licenciadas en nutrición Julieta Caramuti y Natalia Vincent, creadoras de la cuenta de Instagram Nutralosophy.  

Una alimentación con más frutas, verduras y cereales integrales, proteínas magras y menos azúcares refinados y grasas saturadas es uno de los pilares”, explican Caramuti y Vincent.

El siguiente paso: la actividad física. “150 minutos semanales de caminata rápida conforman un plan adecuado”, completan. Aunque el tema sea únicamente la pancita, los abdominales no serán suficientes.

Huesos sanos

El déficit de estrógenos contribuye a acelerar de pérdida de densidad ósea y aumenta las probabilidades de fracturas y osteoporosis”, resumen Caramuti y Vicent. Los alimentos ricos en calcio (lácteos, sardinas o frutos secos) y en vitamina D (leche, yogur y cereales enriquecidos, yema de huevo e hígado) servirán como prevención.

Hacerle frente a las arrugas

Para las que quieren tener la piel radiante, “una emulsión con argireline -una sustancia con una acción similar a la del bótox- reducirá las líneas de expresión; y un concentrado antioxidante con resveratrol -una sustancia presente en la uva- estimulará la longevidad”, enumera la cosmiatra y esteticista Viviana Bustos.

Chequeos en update

La visita anual al ginecólogo y al médico clínico tampoco deberán saltearse.

La visita anual al ginecólogo y al médico clínico tampoco deberán saltearse.

La menopausia abarca casi un tercio de la vida. Los especialistas y centros exclusivos para la atención en esta etapa indicarán las opciones para prevenir las patologías o síntomas frecuentes y lograr más comodidad”, finaliza Molina.

Por Luciana Fava

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Cuatro Consejos de experta para exportar por primera vez.

La internacionalización de una empresa no es una acción puntual en otro país, se trata de establecer por completo una parte del negocio en un mercado exterior, adaptándose a todos sus aspectos legales y culturales.

Si es una decisión firme comenzar a exportar, hay que saber que se necesita conocimiento, voluntad y trabajo, también revisar los motivos que apoyarán tu decisión como: las ganas de crecer, hacerte competitivo, diversificar el mercado o simplemente es un recurso para salir de crisis financieras.

Los 4 puntos para exportar por primera vez podemos sintetizarlo en:

1. El desafío es internacionalizar la empresa, no solamente generar exportaciones. Insertarse en las cadenas de valor global es un proceso a largo plazo, donde tendrá que invertir dinero, recursos y sobre todo tiempo.

2. Seleccionar un país para obtener datos: Analizar características del Mercado: Averiguar los Requisitos de Ingreso y la información sobre Promoción y Distribución.

3. Alinear todo el equipo empresarial en la cultura de la internacionalización. Evaluar la capacidad y contar con asistencia especializada en aspectos legales, comerciales, logísticos y financieros.

  • Investigar, registrar y monitorear la Marca en país de destino.
  • Trabajar mucho en gestionar mercados, no administrar pedidos.
  • Si tenés una web, recordá que “tu mercado estará limitado al idioma en que están sus herramientas de comunicación”.
  • Cada empaque se debe diseñar para proteger el producto en su trayecto desde que sale de la fábrica hasta el usuario final.

Para una correcta prospección de Mercado necesitás conocerla posición arancelaria https://ci.vuce.gob.ar/   Con respecto a los mercados, es importante averiguar el tema de las certificaciones que se requieren tanto para la salida del país como para la entrada en otros países. Organizar y transformar en conocimiento de valor para la estrategia internacional. Recursos disponibles: Centro de Comercio Internacional www.trademap.org y Buy Argentina. www.buyargentina.gob.ar

4. La logística. Si no tenés un excelente servicio logístico el cliente no repite la compra.

Los incoterms son los términos utilizados en un contrato de compraventa internacional, que definen cuál de las dos partes (vendedor o comprador) tiene la obligación de asegurar la mercancía, qué tipo de póliza debe adquirirse y quién paga la prima de seguro.

Después de muchos años contamos con el Régimen Exporta Simple que permite el envío de pequeños volúmenes y es una herramienta maravillosa para las pymes.

A modo de conclusión quiero referirme al impacto del entorno digital y cómo fue eliminando las barreras geográficas y comunicacionales.

Los interrogantes que debe resolver la empresa son si está preparada para recibir las demandas y actuar en correspondencia con recursos humanos y económicos.

Mercado online internacional: no todos los productos son exportables por canales online. Desafíos:  generación de confianza, la atención y la logística. Por último, hacer un análisis entorno legal y fiscal en los mercados a los cuales quiere exportar, entre otros aspectos que es necesario tener en cuenta.

Para profundizar en estos temas podés inscribirte en mis cursos online gratuitos: http://came-educativa.com.ar/

Arq. Andrea Zinik

Docente CAME EDUCATIVA. Brinda Webinars y cursos Online para pymes, cámaras y asociaciones. Arquitecta UBA y Especialista en Comercio Exterior. Actualmente a cargo de la Secretaría de Servicios de FECOBA (Federación de Industria y Comercio de la Ciudad de Buenos Aires. Hace 15 años está a cargo del área de Comercio Exterior en CAIBYN (Cámara Argentina de La Indumentaria de Bebés y Niños.). Actualmente se especializa en las estrategias y herramientas para promover acciones en orientadas a los ODS – Objetivos de Desarrollo Sostenible al 2030 y forma parte de la Cátedra SUR SUR de la UBA Programa de Cooperación SUR – SUR de Naciones Unidas. 

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Carina Onorato: “A las mujeres nos falta creérnosla más

Fue esposa y socia incondicional del periodista y economista Tomás Bulat. Por los cimbronazos más inesperados y en momentos de cambios vitales, resignificó su carrera. El recorrido y las sensaciones de una persona con mucha fortaleza.

 

En su perfil de Instagram, Carina Onorato se presenta como una “pulidora de diamantes”. Pero para una descripción personal completa, haría falta subrayar su energía incalculable y su capacidad de resiliencia. 

A los 19 años, la muerte de su mamá, en un choque en la Ruta 2, la obligó a poner a prueba esas cualidades. Dos años antes su madre había decidido mudarse de su San Juan de origen a Buenos Aires, por una propuesta de trabajo tentadora, y Carina ni bien terminó el secundario optó por seguirla.

En medio de su tristeza y sin una amplia red -su papá siempre estuvo ausente y el resto de su familia se restringía a su abuela viuda desde muy joven y una tía separada- conjugó la facultad y trabajos full time. Primero, en una oficina de Ferrocarriles y más tarde, en una consultora de economía y en la función pública, con jornadas de lunes a lunes y viajes que nunca tenían definida la fecha de regreso.

Por un tiempo, esa adrenalina le resultó a su medida. Pero ya en pareja con el periodista y economista Tomás Bulat y con la llegada de los hijos -Santiago, que ahora tiene 25 años, de un matrimonio anterior de él; Lucía, de 21; y Fausto, de 16- revisó los ítems importantes de su vida.

Quería tener una familia y ser una mamá presente. Venía de un modelo sin hombres incorporados al núcleo y necesité hacer un proceso interior muy fuerte para armar otra historia. Tomás me reconcilió con el género masculino. Desde mis carencias anteriores y sin referencias a mano, pude construir una relación donde había amor, respeto, una enorme conexión a través del humor y muchas ganas de hacer de a dos”, sintetiza.

Crédito Foto: Camila Miyazono

Entonces, apostó a los proyectos en conjunto y ambos fundaron una pyme sólida, dedicada especialmente a la de producción de contenidos periodísticos y charlas. Tomás era la figura y Carina, la encargada de gestionar lo que no se veía, de acompañarlo. “Yo estaba muy cómoda en el detrás de escena, como back office. El que se destacaba era él”.

Con el fallecimiento de Tomás en 2015 -en un accidente en una ruta, igual que su mamá- debió repensarse otra vez. Tenía que sostener a sus hijos, enfrentarse a la pérdida y al dolor y, al mismo tiempo, reorganizar la empresa. El formato no era posible sin el protagonista.

Me redescubrí y al mismo tiempo me encontré con una increíble cantidad de mujeres que me mostraron que no estaba sola. Voces Vitales -una organización global que busca fortalecer el liderazgo femenino- fue fundamental. Que alguien que no te conoce empatice con vos, es muy reconfortante”.

Le dio la vuelta necesaria a la productora y los programas, y trabajó sobre ideas que ya estaban rodando. Hoy, además de llevar adelante esas iniciativas, es gerenta de Comunicación y Relaciones Institucionales del Fondo Nacional de las Artes, agente literaria en la editorial Penguin Random House, da charlas sobre motivación, supervisa la identidad de marca y sitios web de emprendimientos desarrollados por mujeres y tiene otros proyectos incipientes. “Siempre aparecen cosas nuevas y desafiantes, hay que estar abiertas para que no se escapen. Además, mi manera de devolver tanta ayuda es pensar qué puedo hacer para que otras brillen”.

Crédito foto: Chicas en Tecnología

Por tu experiencia en el trabajo con mujeres, ¿qué sentís que falta para que un porcentaje mayor nos destaquemos y lleguemos a los espacios que queremos?

Creo que tenemos que confiar en que podemos, creérnosla. Sentir lo valiosas que somos. Las restricciones antes eran más duras. Hoy, con la cuestión de género en el tapete, tenemos que aprender a salir a discutir nuestro espacio. No siempre se puede, pero tenemos que intentar negociar más. Sobre el salario, deberíamos preguntarle a un hombre en una posición similar cuánto pedir para un puesto; no, a otra mujer.

Hasta hace unos años teníamos la imagen de la jefa mujer que no le abría el juego a las demás, ¿sentís que eso cambió?

La idea instalada era que había un solo lugar y ¿¡cómo se iba a compartir!? Pero en estos años entendimos que la manera de tener más espacio es mirar hacia los costados, tomarnos de la mano y decir ¡vamos! Para las que estamos cerca de los 40 y pico o 50, es un ejercicio casi intelectual, racionalizado. A las más jóvenes les sale naturalmente. Este es un período de quiebre histórico y es fascinante vivirlo. Hasta podría compararse con los 60, con la aparición de la pastilla anticonceptiva.  

¿Las mujeres tenemos una tendencia a conciliar? ¿Deberíamos aprovecharla en el liderazgo?

Puede ser que haya modalidades que nos resulten más fáciles. Pero no quiere decir que a los hombres les falten esas cualidades. Ellos durante años estuvieron obligados a hacerse los duros, no mostrar sus emociones, a bancar la casa. ¡Qué tremenda carga! Todos tenemos aspectos que adaptar. Es parte de un proceso, más allá del género.

Para Carina, la igualdad empieza por lo ínfimo. “En las parejas, las tareas cotidianas deberían ser de a dos. No sirve el “te ayudo”. Las mujeres con hijos tenemos que educar para eso. Si los chicos se hacen las camas, no vale que la mamá acomode después la del nene”.

Saliste adelante, ¿cuáles fueron tus impulsos?

Para mí, el trabajo es terapéutico. Con Tomás, siempre trabajamos mucho y agradezco a la vida que haya sido así. También me ayudaron las redes de mujeres, la mirada apreciativa de otras personas y de mis hijos. Te doy un ejemplo: para mi hija su papá es todo y más, y un día charlando me dijo: “mamá, te imaginás si vos hubieses tenido el accidente, papá no hubiese podido con nosotros. Sentí que me daba una señal de confianza y que no la podía defraudar. Ver cómo cada uno elaboró su duelo también me brinda mucha fuerza y orgullo. Además, ante lo que me sucede busco el “para qué”, “para que aprenda qué”, “para que me conecte con qué” y eso me hace vivir con otra energía”.

Crédito Foto: Camila Miyazono

 

Por Luciana Fava
Ig Carina: https://www.instagram.com/carionopic/
Fb: https://www.facebook.com/cariono

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email