EL PRECIO DE VOLVER

Nunca le contó a nadie sus secretos.

De vez en vez, en noches de desvelos, se acariciaba el pelo cano y cantaba melodías inteligibles pero bellas al oído.

Pero nada más.

Sus hijas intuyeron toda la vida que algo se reservaba, pero Katitza Soljan era inescrutable.

Y quizá por todo eso, después del viaje, murió. La crónica de sus nietas dice que empezó a perder la razón, a pintarse la boca de rojo todas las tardecitas, y parecía una loca esperando en la ventana de su casa de Chañar Ladeado, en Santa Fe, a un hombre al que vio por última vez del otro lado del océano cuando era chica y tenía hambre.

Se fue apagando como una velita de cumpleaños y nadie lo pudo evitar: ella ya había vuelto a su tierra, Starigrad, en Huar, Dalmacia y no le debía nada a la vida y la vida tampoco a ella. O sí. Lo mismo da. Nadie lo supo jamás.

Era croata, Katitza Soljan. Y hablaba raro, en un español tan pobre que daba gracia. A ella la mandaron para acá con su hermano, para que no muriera de hambre o de alguna enfermedad de la pobreza. La habían casado por poder con otro yugoslavo, Momulo (Gerónimo) Kovacevich, y cuando llegó a la Argentina perdió más que la inocencia y a su gran amor, que se quedó en la isla de Huar. Pero nunca se quejó.

Ni pidió nada, Katitza Soljan. Pero su nieta, Lucrecia Tombetta, no necesitaba escucharla. De modo que un buen día la subió a un avión, la llevó a la entonces Yugoslavia, la condujo de la mano hasta su pueblo y allí se encontró con su hermana Fjura.

Cuenta Lucrecia que primero se tocaron con mucho miedo, se tocaron y se miraron esas dos hermanas tan lejanas, y luego comenzaron a hablar las dos a la vez. E hicieron lo mismo durante el mes que KatitzaSoljan estuvo en Croacia.

“Mi abuela tenía 16 años cuando la pusieron en un barco junto a su hermano Jure -cuenta Lucrecia-. Cuando fuimos a Yugoslavia visitó la tumba de sus padres, la casa donde había nacido y se reencontró con algunos conocidos y con todos sus sobrinos. Nadó en el Adriático como lo hacía de niña, cantó canciones y durmió con su hermana en la misma habitación. Al poco tiempo de volver le diagnosticaron demencia senil”.

Un psicólogo (o nosotras) podríamos decir que no era locura lo que tenía Katitza, sino ganas de detener el tiempo para que no se le fuera la felicidad de la retina, esa felicidad que había vuelto a tener cuando volvió a su patria y a sus amores.

Inmigrantes yugoslavos y croatas en Argentina

Inmigrantes yugoslavos y croatas en Argentina

¿Había amado al hombre que fue su marido y que le dio cuatro hijos? Nunca se supo.

Cuando los conocí, hablaban croata entre ellos, se miraban poco y con poco amor. Parecía que se soportaban nada más y ninguno abandonaba una cierta rispidez cuando sus ojos se encontraban.

Con nosotras, Katitza era simpática, pero el abuelo Gerónimo parecía malo, “cero onda”, como se dice hoy, pero inofensivo. Un chacarero con las manos gruesas, ajadas, cuidadoso con el dinero y un lince para hacer negocios.

¿Y el amor? Es que a ninguno de los dos nadie le preguntó jamás si querían esa vida: mudarse de país, perder a mamá y papá, casarse con un ser extraño, aprender a hablar una lengua difícil, acostarse, tener sexo y parir hijos con un ser desconocido.

Es que cuando alguien se casaba por poder, el marido tenía que ir al Puerto de Buenos Aires a buscar a la novia, a quien habitualmente no conocía.

Un agente aduanero llamaba a la susodicha, la hacía parar en un cajón para que no pisara suelo argentino y a continuación convocaba al marido para que la reconociera, lo que muy pocas veces sucedía: los padres, en la lejanía, los casaban por conveniencia y la conveniencia era salvarlos del hambre a ambos. O a alguno de los dos.

Eran tiempos de guerra.

Si la mujer tenía la suerte de ser reconocida, sólo ahí la bajaban del cajón y la entregaban. Y muchas de ellas, después de pasar meses en un barco, emprendían un viaje larguísimo por caminos de Dios hasta llegar donde él había construido su futuro.

No hablaban. No compartían nada. Muchas veces terminaban odiándose y, en general, los dos habían dejado a sus verdaderos amores en el país que los había expulsado.

¿Es esta la historia de Katitza y Momulo?

Nunca lo sabremos.

Porque de eso no se habla.

En cambio sí, de otras cosas. Como la anécdota que nos contó la abuela Catalina –su nombre en argentino– a Lucrecia y a mí una tarde en Chañar Ladeado.

“Mi papá estaba en política. Y tenía un amigo que venía a la casa solamente de noche. Una vez me trajo una muñeca de regalo y yo estaba contentísima. Ay qué contenta que me puso. Pero para dejármela me pidió que llevara un paquete a la casa de otro hombre de la isla. Yo lo llevé de madrugada y cuando volví a casa la muñeca estaba sobre la cama. Y me la traje en el barco.

“Cuando ya vivía acá, muchos años después, un día vi por televisión a un hombre que hablaba en un acto en Yugoslavia, el mismo que me había dado la muñeca ¡y era el Mariscal Tito!”.

¿Habrá ayudado Katitza a entronar a un dictador? ¿Importa?

Hoy en día la familia está conectada. Los descendientes suelen encontrarse en Huar, un paraíso terrenal en Croacia, y los bisnietos de la abuela Catalina y de sus hermanas se frecuentan y se adoran.

Y cuentan historias y leyendas. Y la nombran. A ella, que ojalá haya encontrado al amor que dejó a los 15 años en un país que ya no existe.


Por Alejandra Rey

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

EL ARTE DE REINVENTARSE UNA Y OTRA VEZ

Una crisis es un punto de inflexión y uno, no puede quedarse como estaba.

La reinvención ocurre cuando nos enfrentamos a un cambio importante en nuestra vida u entorno.

Están aquellos que esperan a último momento, cuando el cambio es inminente, otros, son proactivos y se adelantan a la crisis como promotores de cambio. Al que vive, le pasan cosas, y los únicos que están en equilibrio son los muertos, de modo que, como “vivitos y coleando’, somos vulnerables a los cambios, que, dicho sea de paso, son permanentes.

El desafío es reinventarse,  son varias las veces que a lo largo de nuestra vida nos inventamos una y otra vez.

El hecho que la expectativa de vida haya aumentado, y vivamos más, nos obliga a adaptarnos y a cambiar en varios órdenes de la vida: respecto a la salud, al trabajo, a los hijos, a la pareja, a nuestros proyectos, en relación al dinero, al patrimonio.

Sucede que como todo cambio, presenta un duelo, porque algo de lo que era ya no es, y un duelo es un proceso que requiere de tiempo.

Las emociones que aparecen son miedos, susto, parálisis y angustia. Pero luego de ese proceso inicial, lo esperable es que se comience con un camino creativo y de retrospección. A veces en soledad, otras veces acompañado por un profesional.

Volver a empezar. Nunca se empieza de cero. Es beneficioso usar todos los recursos a disposición para enriquecer el diario vivir.

Hay que salir de la zona de confort, de aquello familiar, aquello conocido y que nos ha dado una sensación de seguridad.

Cuanto más flexibles las personas somos, traspasamos estos momentos con mayor facilidad.

Asimismo, la forma que nos relacionemos con la incertidumbre, el desapego, la humildad, la paciencia, los duelos; nos permitirá pasar con mayor o menor facilidad y; pasar o no a la acción.

Ayudados con otros atributos que suman como la confianza, la capacidad de pedir ayuda, la actitud de espera y el tener una actitud positiva.

Es importante tener en cuenta que, nadie se equivoca en el presente. En cada momento de mi vida, hice lo mejor que pude, con mis capacidades y también con mis limitaciones. Hoy puede ser que pueda hacer otra cosa, pero en aquel momento, hice lo mejor que pude. Vale la aclaración en aquellos casos donde es necesario perdonar y perdonarme.

Otro recurso a disposición es aprender de los que han tenido que reinventarse, leer biografías, textos inspiradores, acercarnos a personas valiosas para nosotros desde su quehacer en el área de nuestra vida que precisamos reinventarnos.

Recordar que: “nada es para siempre”, que: “nadie tiene la vaca atada” y que: a ‘Seguro se lo llevaron preso”.

Lo anterior prepara para lo que sigue. Es gracias a lo anterior que hoy disfruto este lugar.

Aún cuando hoy no pueda verlo, todo tiene su razón de ser.

La vida es un aprendizaje constante, y las enseñanzas nos llegan de muchas y diferentes maneras. Una persona abierta a la vida, con aceptación de los hechos como son y en presencia constante, busca el punto de aprendizaje de las situaciones nuevas.

Lo importante es nunca bajar los brazos, insistir, no perder la esperanza.

El secreto es persistir, seguir buscando, aprender, volver a empezar.

Eso dicen los que saben.


Por María Eugenia Sanchez Grillo

www.mariaeugeniasanchezgrillo.com

Lic. en psicología y Lic. en relaciones públicas

Terapeuta – Conferencista – Escritora

 

 

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

IMPERDIBLES EN MONTEVIDEO

Si tenés ganas de hacer una escapada a Montevideo, el cónsul argentino en Uruguay, Victorio Carpintieri, te recomienda:

El Estrecho: mi restaurante preferido en Montevideo para almorzar. Es una barra angosta sobre la peatonal Sarandí (Ciudad Vieja), desde la que ves cómo cocinan. Es un poco caro, pero vale la pena porque la comida y el ambiente son excelentes. Queda en Sarandí 460.

Rara Avis: Es ideal para un almuerzo más formal, es el restaurante del teatro Solís.

Para cenar,  hay dos restaurantes que tienen onda. Café Misterio, en Carrasco, y Negroni en Pocitos. El Café tiene además una cocina de buen nivel. Negroni, tiene onda aunque la cocina no es muy buena, pero los tragos sí. Negroni queda en Guipúzcoa 352.

Para tomar café, un lugar muy lindo es el Café Brasilero. Es el café donde solían ir Benedetti y, más recientemente, Galeano.

Fiestas populares

El Carnaval es la fiesta popular número uno del Uruguay. Al punto que vende más entradas que todos los demás espectáculos tanto deportivos como culturales juntos, incluyendo al fútbol. Creo que la parte más interesante del carnaval es el “desfile de llamadas”. Dura sólo dos noches, en las que comparsas de afrodescendientes desfilan por la calle Isla de Flores, en el barrio sur. Se pueden comprar entradas en los locales de Abitab (hay uno por cuadra en la ciudad vieja), y conviene alquilar las terrazas o balcones de las casas particulares sobre la calle.


 

Victorio Carpintieri

 

 

 

 

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

ES SÓLO UN PERRO, ME DICEN

No quiero esperar que se vaya del todo. Ciego, sordo, llevándose todo por delante, como siempre se llevó por delante la vida, Scott se va apagando de a poquito, pero sin rendirse, aferrándose a la vida como cuando con 40 días llegó para darnos vuelta todo. Y todavía a sus 15 años sigue haciendo magia, amaneciendo milagrosamente acostado arriba de los sillones a los que jamás podría subir pero adonde el ángel de los perros lo deposita a la noche para que no sufran de frío sus huesos cansados.
Es solo un perro, me dicen, pero capitán de mil batallas perdidas contra todo bicho que camina, todavía ladra tirando paredes abajo si no le das su comida o no le haces cosquillas para que haga la bicicleta con las patas.
Es cierto, ya no corre liebres en la chacra, ni persigue teros ni se divierte molestando a los lechuzones, ni como buen petiso malevo se pelea en las plazas con cuanto Rottweiler se le cruza. Pero todavía se tira en el camino de entrada, esperando que llegue Juani como cuando se acostaba con él en su cucha, o aunque se vaya a caminar despacito por ahí vuelve corriendo si alguien mueve la bolsa de comida. Ciego y sordo, claro, no verá las escaleras, pero la comida es otro cantar.
Siempre hizo lo que quiso, hasta con Iña y Cande. Y no dejó nada sin comer, no dejó heladera sin explorar ni bolsa de basura sin abrir. Ni noche sin ladrar hasta enloquecer a los vecinos si tocaba dejarlo solo.

Es solo un perro, me dicen, pero en los días malos y en los pésimos, cuando llegábamos los dos solos a algún lugar, quien nos recibía, como muchos de ustedes lo hicieron, sabía que era mucho más. Era, es, la infancia de mis hijos, es una vida que cambió y volvió a cambiar y volvió a cambiar y volvió a cambiar, es tiempos maravillosos y de los otros, es la angustia de los chicos cuando se perdió una tarde negra en Miramar, es la mañana que se lo llevaron cuando estaba atado a un árbol y apareció por milagro, es la risa con toda la cara cuando hacía de tractor de bicicletas, es salir a buscarlo con el auto, es llegar y ver la cocina reventada, los sillones destrozados, la heladera abierta, la cara de yo no fui, el rabo entre las piernas, es la tos seca de las madrugadas, los cuidadores, las pensiones de verano, los reencuentros. Era, es, la vida que nos pasa.
Pero Scott se me apaga, y algo se me apaga con él. Es solo un perro, me dicen. Pobres los que no pueden ver más que eso.


Por Facundo Landívar

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

LA ALQUIMISTA QUE PERFUMA EL LUJO

 

Liliana Pagnotta es la creadora de las fragancias del Faena Universe, el Casco Art Hotel, de Bariloche, el Sofitel, del Palacio Nazarenas de Cusco, entre otras grandes marcas. Formada en las principales casas perfumistas europeas, es una de “las narices” más reconocidas de nuestro país con una capacidad exquisita para crear con verdadera alquimia odotipos y fragancias recuperando el arte del antiguo atelier perfumista.

Es una tarde gris en Buenos Aires. Nada hace pensar que detrás de esa puerta de hierro pesada del barrio de Monserrat, se esconde la magia y sutileza del atelier boutique de la perfumista Liliana Pagnotta. Como en botica, ella se mueve con destreza entre frascos, morteritos y resinas milenarias; literalmente su mundo.

Los aromas se confunden y a la vez, ella señala que “no es un único perfume sino todos lo que dan la identidad a Arkadia”, su marca desde hace más de 15 años, cuando decidió renunciar a una importante multinacional vinculada al mundo de las fragancias. Fue ahí que dejó de poner sellos a su pasaporte para crear el propio.

Cuenta que su abuela fue su primera maestra en el arte de crear pócimas floridas. Pasaba las tardes en su jardín con un senderito de lavandas y retamas. Armaban popurrís, secaban flores para perfumar almohadas y sobre todo, en esas tardes, la abuela le contaba cuentos e inventaban historias. De alguna manera crear un perfume, es también contar una historia.

Fue ella, la que quizás advirtió que esa niña inquieta debía andar por muchos jardines más y no solo por su sendero de lavandas y la empujó a cruzar el océano para perseguir su sueño y formarse en la expertise del perfumista. Allí, su mentor y maestro, Paolo Sartorio, con rigurosidad extrema fue su guía en un sector muy competitivo; viajó por todo el mundo en búsqueda de aromas exquisitos y  también en búsqueda de historias.

De esos días atesora recuerdos y aromas. Es que esta mujer de cabellos rojos y suaves modales, confiesa que sueña “en colores y con perfumes”. A cada fragancia le corresponde una historia y, mientras abre frascos de cristal y vasijas orientales las va contando.

Sobre un plato de rafia, vierte el contenido mágico de un frasco antiguo: esferas color carmín con sellos lacrados en dorado a la hoja. “Es una resina como la mirra o el incienso, llamada Sangre de Dragón. El árbol que lo produce tiene la copa achatada y cuentan que allí anidan los dragones. Su resina se sigue recolectando como en tiempos inmemoriales, va el hombre con su camello andando por el desierto y con su espátula de madera lastima las ramas del árbol, a la semana vuelve y recolecta esas lagrimas que fueron goteando”.

Entre los cajones llama la atención un ladrillo lacrado con la imagen de lo que parece ser el Taj Mahal y entonces narra otra historia “Un camello puede cargar hasta cuatrocientos kilos de té, pero cuando le cargaban ese peso con semejante volumen, el pobre animal perdía el equilibrio. Entonces idearon hacer una molienda más fina y prensarla en forma de ladrillos, para acomodar mejor la pesada carga”. Narrada la historia viene entonces el convite a probar fragancias exquisitas de su autoría creadas a partir de destilados de té blanco, darjelingy de las hojas de un excéntrico té con un dejo mentolado.

De un estante baja una botellita y mientras la abre, cuenta que ama los cuentos infantiles. Inspirada entonces en “Alicia en el país de las maravillas”, Liliana tomó debida nota de todas las flores de las que Carroll Lewis relata en el cuento, con ellas hizo tinturas madres y de esa pócima mágica creó el “perfume de Alicia”. Cuando se abre el frasco, la alquimia de su conjuro revive a Alicia y a su conejo blanco.

 

Marcas de lujo y una identidad aromática.

 

BOLEO: ¿Cómo comienza la inspiración para crear el perfume para una marca?

No existe una línea Arkadia, yo siempre trabajo para otras marcas. Charlo muchísimo con el cliente, hablamos de su idea y sus sueños de como perfumar su lugar, su espacio. El perfume no debe notarse, cuando uno entra a un lugar no debería notarse que está perfumado, si no que todos los elementos de ese lugar dan ese aroma. Es la mezcla de todo lo que hay y se va a ir incorporando. El ejemplo del perfume del Faena lo grafica bien, está inspirado en las maderas que conformaban todo el edificio antiguo.

B: ¿Cuáles son las marcas que llevan tu sello?

Entre las primeras marcas está el Hotel Faena. El Hotel Soffitel, de hecho, la cadena internacional adopto la fragancia de verbenas por la fragancia que habíamos hecho en Buenos Aires. El hotel El Casco de Bariloche tiene un perfume inspirado en la rosa mosqueta. Perfumo las pasarelas de la diseñadora María Pryor con un perfume de peonías, también el showroom de la diseñadora Laura Valenzuela y a Fabián Zitta le perfumo su casa. Uno de los trabajos más lindos que hice, fue para el hotel Palacio Nazarenas de Cusco de la cadena Belmond, construido en un viejo convento. Para hacer la fragancia ellos querían un aroma que represente a Cusco, uno debía entrar y sentir que entraba a Cusco.

B: ¿Y cómo huele Cusco?

Eso me lo dijo un muchachito que vendía muñecos en la calle, yo había recorrido todo el Valle Sagrado preguntando a la gente del lugar: ¿que olía el inca cuando entraba a Cusco? y el chico supo decírmelo: “tiene que robarse de un árbol tres o cuatro flores de cantuta, tiene que ponerle muña-muña, unas poquitas hojas de menta. Mezclar todo con las manos, cerrar los ojos y llevarlo a su nariz. Va a estar oliendo así, lo mismo que olía el Inca cuando entraba a Cusco”.

B: ¿Hay mucho de emotivo, de nostalgia que se estimula también con los aromas?

Una vez con Laura Valenzuela la diseñadora, armando su fragancia, habíamos pasado toda una tarde de charla y ella me decía: “a mí no me gustan las rosas, yo no quiero que mi fragancia tenga nada de rosas”. Y, sin embargo, esa tarde cuando le puse en la mezcla aquellas rosas muy especiales que eran las que su abuela tenía en el jardín, fue que a ella le encanto el perfume. Nuestro aparato olfativo reporta a la parte más antigua y primaria de nuestro cerebro. Desde el día que nacemos, nuestro cerebro va guardando archivos de todos los olores que vamos sintiendo. Esto explica porque vos oles algo hoy y de repente sentís, este era el olor que sentías cuando ibas a la escuela primaria y robabas una flor del jardín de una casa vecina. ¿Cómo llegué a ese recuerdo por un aroma?, es un misterio que aún la ciencia no pudo dirimir. Es por esto que hoy se habla tanto de perfumar los ambientes de trabajo, los espacios comerciales de las marcas; es porque estas apelando a una parte muy ancestral y primaria. Una vez en un hotel boutique muy importante de Buenos Aires, ideamos junto a su director, un perfume a medialunas. Y lo ponían a la mañana en el desayunador del hotel, eso incremento el consumo notoriamente; la gente entraba y creían que habían estado toda la mañana horneando y, sin embargo, los hornos estaban dos pisos más abajo

B: ¿Qué lugar te queda por perfumar, que consideres un sueño, un desafío?

Me encantaría perfumar un teatro de Ópera. ¿Te imaginás el Colón perfumado?

B: Claro que lo imagino, esta noche “sueño en colores y con aromas”

 


PH y Video: Claudia Valentina Salazar y Emilce Vernieri

Por Griselda Lopez Viegas

 

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

“HACER BIEN LO SIMPLE”

 

Ana D’Onofrio es bella.

No la belleza estereotipada de occidente que colecciona cuerpos irreales acompañados de frases manufacturadas en fábricas de lugares comunes.

No.

Ella es linda porque no le teme a nada, porque va por la vida con una autenticidad que lastima a las pobres de alma, porque ama sin pesares y porque es ella misma durante todos los instantes de la existencia.

La estamos esperando para una entrevista y ella, la bella Ana, llega al café con la mirada limpia y la sonrisa abierta, la misma que sólo poseen quienes tienen todas las cuentas del espíritu bien pagas. Es la mirada de alguien que se bebe la vida a diario, la misma sed que la llevó a dirigir, cambiar e innovar noticias en muchísimas redacciones durante más de 30 años.

Se la ve relajada, sin apuros, con tiempo. Eso, con tiempo. Justo ella que corrió en los cierres de Para Ti y de Gente como directora, o cuando se plantó como Prosecretaria del diario La Nación en una larga fila de escritorios en la que solo había hombres, tan hambrientos de actualidad como ella. Luego vinieron, como no podía ser de otro modo, las sillas grandes de las revistas más importantes de la Argentina: Lugares, Hola, Ohlala, Susana,Brando, Rolling Stone.

Por su osadía conocimos la cara del genocida Alfredo Astiz, en los ochenta, aunque en su relato parece sólo una anécdota más. “Mirá, estaba en Mar del Plata y lo descubrimos tomando sol”, recuerda, como si nada.

Conoció también la casa del genial escritor Ray Bradbury solo porque su tenacidad periodística se lo reclamó desde las vísceras: Fernán Saguier, Secretario General de La Nación se lo sugirió y ella, brava y constante, lo llamó por teléfono.

Ana se retiró del periodismo (por ahora). Pero lejos de dedicarse a descansar, se puso a pensar de qué quería hablar en esta etapa de su vida y “la verdad a mí siempre me gustó cocinar, y así empecé con Mi cocina amateur”, un blog en el que Ana desanda un camino de recetas, especias y secretos de la cocina de su casa.

BOLEO: ¿Cómo es retirarse después de una carrera tan rica, de tanto movimiento?

-La primera semana me quedé en casa, pero la segunda me fui de shopping a Miami con Valeria Shapira (N. de la R.: periodista y ex directora de La Nación Revista). Pero tenía muchas ganas de estar en mi casa. Igual fueron meses raros. Me sobraba y me faltaba el tiempo a la vez y me declaré en sabático. Nos fuimos a México con mi marido y en diciembre, a pasar los tres (con su hijo) las fiestas a España e Italia. Como mi marido tuvo cinco operaciones de columna, comprendí que era el momento de estar en casa y devolver.

B: ¿Y ahí nació la idea de cocinar y dar a conocer las recetas?

-En 2008 comencé con el blog. La verdad es que siempre me preocupó el futuro, qué iba a hacer cuando me retirara y justo en ese momento me fui a La Nación Revista, me relajé un poco y comencé a cranear el blog. El año pasado me llamaron de la Universidad Satelital para hacer un curso de cocina on line. Cada curso tiene siete clases. Son clases de cocina a domicilio. Hacía años que cocinaba y me perfeccionaba con Beatriz Chomnalez.

B: ¿Y qué es lo que más te gusta?

-Invitar a mis amigos. Una vez por mes los convoco y armo el menú, junto a la familia y comemos en casa. No me interesa que sea demasiado sofisticado sino que esté bien hecho. Armo los platos. Adoro “hacer bien lo simple”.

Ana cuenta que prepara las masas de tarta casera con la receta infalible de Dolly Irigoyen: 300 gramos de harina, 150 de manteca, 1 cucharada de polvo de hornear, 1 huevo, sal y a unir. “Hacer un buen pollo al horno es simple”, dice, como cambiando de tema. Y agrega: “El secreto es ponerlo a fuego bien fuerte con agua y vinagre y lo dejás a fuego lento una hora”.

En un libro que Héctor D’Amico le regaló con las mejores recetas del New York Times, Ana descubrió el secreto de la cocción del pescado. “Hay que comerlo súper a punto. Cocinarlo 15 minutos a 120°. Fue un antes y un después”. Y Boleo da fe, la brótola que cocinamos tal como ella enseñó es una exquisitez de la que sugerimos no privarse.

 


 

Por Sandra Votta

 

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

EDITORIAL

BOLEO remite a la única figura en la coreografía del tango donde se luce exclusivamente la mujer. Al igual que el tango, BOLEO tiene una identidad argentina, pero con una estética y una cadencia que le da brillo internacional.

Una vez le preguntaron a Galileo, cuantos años tenía y él respondió; “los que me queden por vivir, porque los otros ya no los tengo”

Cuando pensamos en crear BOLEO, al igual que Galileo, pusimos la mirada en las puertas que quedan por abrir y en los caminos que quedan por andar. Porque los portazos ya supimos darlos y tenemos el background de aquellas mujeres que transitan la vida con pasión, que aman y son amadas, que conocen de fracasos y de éxitos, que saben de arrabales y desayunos en Tiffany, que lloraron a mares y ríen a carcajadas. Somos el resultado de los mandatos familiares que aún cargamos a cuestas, de los “raros peinados nuevos” de los 80, del tango y también del rock and roll. Somos amantes, somos las ex, somos “minas fieles de buen corazón”, nos tira el barrio y también Vogue. Corremos en zapatillas pero podemos ser gatas cuando nos montamos en stilettos italianos. Somos neuronas y hormonas siempre en ebullición.

Somos nosotras, somos Boleo.

Sandra Votta y Griselda Lopez Viegas

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

CONTRA RELOJ: NUEVOS TRATAMIENTOS ESTÉTICOS PARA DESPUÉS DE LOS 40

La Dra. Lorena Martinez, es una reconocida cirujana plástica, experta en rejuvenecimiento. A ella le consultamos sobre los tratamientos más efectivos para una mujer que ya pasó los cuarenta y se resiste a los primeros cambios que le devuelve el espejo.

“En una mujer de 40 años ya han comenzado los estigmas del envejecimiento, piel mas deshidratada y disminución de elasticidad. Todo eso se traduce en la aparición de arrugas peri-bucales, surcos nasogenianos mas pronunciados. Además de la aparición de arrugas de expresión: patitas de gallo, el entrecejo fruncido y la frente marcada. Los labios suelen afinarse, pierden el volumen de su juventud.

Todo esto mejora con la aplicación de Acido Hialurónico; que hay de distintas densidades; para cada zona a tratar y también con una duración de 9 meses hasta un año y medio aproximadamente. Con este tratamiento uno no pretende cambiar el rostro, sino recuperar un poco el volumen perdido y da un mejor sostén a las estructuras de la piel. Se aplica en arrugas mas notorias y surcos. Y para brindar el volumen perdido en labio y pómulo.

Las arrugas de expresión se combaten con el Botox, que produce una parálisis controlada de los músculos de la mímica durante 6 meses aproximadamente.

Y uno de los últimos aportes de la medicina regenerativa es el uso de plasma rico en plaquetas. El plasma es un shock de hidratación profunda y estimula la regeneración de elastina y colágeno; mejorando todo el aspecto de la piel en general.”

BOLEO: Si contamos con poco tiempo y sin posibilidades de postoperatorios largos, ¿qué tratamiento es el mas efectivo y rápido para obtener un rejuvenecimiento notorio?

“Siempre lo mas notorio y efectivo, viendo el cambio en el momento, es una cirugia estética.

La blefaroplastia (cirugía de párpados) es la que primero se suele hacer cuando se quiere corregir un rostro cansado, la aparición de bolsas y párpados caídos o piel excedente.

El postoperatorio no es muy prolongado, el edema y eventuales hematomas son evidentes los primeros 4 días luego todo se va desvaneciendo rápidamente. Ademas son procedimientos que no necesitan internación, suelen ser ambulatorios.”

Así mismo, agrega- “Otro procedimiento bastante express es la lipoaspiración de cuello, o papada, los belfos (1/3 inf de mejilla, los buchecitos). Y ya un poco mas elaborado es un Mask Lift, que es el Mini-Lifting o Lifting Manequene, suelen recuperarse en una semana y sin necesitar internación, ni anestesia general…sólo local con sedación”.

B: ¿Qué sucede si lo que buscamos es una opción no quirúrgica?

“Si buscamos una opción no quirúrgica, se puede asociar el uso de: botox, bioplastia y rellenos para lograr lo que se denomina liquid-lift, pero no llega a tener el resultado de una cirugía. También, el plasma rico aplicado como mesoterapia ayuda a minimizar los cambios de color y las arrugas en general.

Otro tratamiento bastante efectivo es una sesión de láser CO2, indicándose sólo en meses de invierno y con cuidados e indicaciones que hay que cumplir para su buen resultado. Se puede repetir varias sesiones ya que el efecto final es una sumatoria de todas las sesiones.”

B: ¿Podrías contarnos qué es el plasma rico en plaquetas? ¿Qué efectos podemos esperar?

“El P.R.P o Plasma Rico, es lo último en medicina estética. Se trata de una de las más modernas técnicas de bio-regeneración celular, que utiliza los propios beneficios de las plaquetas de nuestro cuerpo.

Es un procedimiento completamente natural y no produce reacciones adversas. Resumiendo no hay rechazo, no hay alergias.

Resulta tanto como un excelente tratamiento preventivo en edades jóvenes y restitutivo en pieles adultas.  ¿Qué quiere decir? Que en edades avanzadas es muy buen tratamiento complementario para resolver la  lesión ya instalada en la piel por el envejecimiento.

A los 20 días ya se ven mejorías y aún más pasado el mes. Mejora la turgencia de la piel, el brillo, minimiza las arrugas finas, las manchas y mejora la flacidez y mas si se repiten cada 45 días.”

La Dra. Martinez, señala que “Hay un gran abanico de posibilidades de tratamientos, desde muchas variedades de láseres, cirugías de distinto tipos; hialuronico… pero no quiero dejar de nombrar a la radiofrecuencia.

Este es un procedimiento que se realiza en cualquier centro de estética, hay muchos equipos de marcas y distintas generaciones. Pero lo importante es que es bastante accesible, una sesión semanal y luego cada 15 días es lo recomendado. El  acumulativo por el efecto del calor que ejerce la radiofrecuencia que son ondas radiomagnéticas, hace que el colágeno envejecido se reorganice, se tense y estimula la colagenogésnesis. Resumiendo combate la flacidez y es un muy buen aliado para llegar mas tarde a una cirugía o mantenerse luego del procedimiento quirúrgico.

Todo estos tratamientos pueden ser combinable y ningún tratamiento reemplaza a otro!

Lo importante es saber cómo combinarlos o qué ofrecer a cada paciente que es único y distinto a los demás. Y es indispensabe la indicación médica,  luego de una evaluación detenida del paciente”


Dra. Lorena Martínez

Cirujana Plástica

www.dralorenamartinez.com

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

EL MAKE UP ALIADO CUANDO PASAMOS LOS 40

Melina Acuña es una reconocida maquilladora de los principales Backstage de Buenos Aires , ademas de trabajar con importantes celebrities y producciones publicitarias. Nadie como ella para darnos los tips de un maquillaje que nos haga lucir radiantes y los infaltables en un neceser.

BOLEO: ¿Cuáles son los errores más comunes en make up, que en lugar de ser aliado envejece el rostro?

El error mas común es aplicar productos muy pesados o con mucho polvo, por ejemplo bases muy gruesas y polvos con partículas muy grandes que hacen que la piel pierda su brillo natural.

Otro de los errores es abusar de las sombras con mucha perla, es decir sombras con mucho brillo, eso hace que las arrugas se noten mas.

Otro detalle a tener en cuenta son los colores, si pertenecemos a la paleta de los cálidos debemos usar colores cálidos (salmones, marrones, dorados, verdes, cobres) y si nos favorecen los fríos debemos usar colores fríos(celestes, azules, rosados, violetas, grises).

B: ¿Cuáles son los principales tips que recomendás para un make up que ayude a una mujer a verse joven?

Siempre recomiendo que usen productos con pigmentos rosados, evitar los tonos amarronados en los pómulos. La piel siempre debe verse lozana y fresca, si elegimos productos livianos vamos a dejar que la luz propia de nuestra piel se luzca.

B: ¿Cómo corregimos una mirada cansada?

Una mirada cansada se corrige con 3 pasos. El primero y fundamental es tener un buen diseño en nuestras cejas, esto hace que el ojo se vea despejado,es como un efecto botox.

El segundo es elegir el color y el lugar indicado para corregir nuestras ojeras, es fundamental saber que en la zona de las patas de gallo NO debemos poner corrector y tampoco base, esa zona solo tiene que estar humectada con la crema que hayamos elegido.

Y el tercer paso es aplicar la máscara de pestañas, que lo que va a hacer es abrirnos la mirada, a todo esto le agregamos un brillo para la boca y estamos listas para parecer de 15!

B: ¿Qué tipo de base sugerís ?

Las mejores bases para que la piel siga luciendo fresca son las bases fluidas, pero previo a la aplicación de la que elijamos tenemos que saber que es importante que la piel este previamente hidratada. Las bases deben ser aplicadas con mucha paciencia, en poca cantidad y con pincel, eso hace que se haga mas fluida y se mimetice con la piel.

El color que usemos tiene que ser igual al color de nuestra piel para evitar que se note que la tenemos puesta y solo sirva para emparejar imperfecciones de la piel.

B: ¿Cuáles son tus trucos de belleza para las chicas que pasaron los cuarenta?

Mis trucos para que el maquillaje sea un aliado y nos reste años son básicamente los que nombre anteriormente , a lo que le sumaria aconsejarlas que tengan el habito de limpiar e hidratar todos los días la piel y los labios.

B: Por ultimo, podrías recomendarnos  5 productos que no deberían faltar en nuestra cartera?

Polvo Volatil HD de Kryolan

Máscara de pestañas Volume express de Maybelline

Base Dior Star Tent Studio (long wear)

Pre base L’or de Guerlain

Corrector Effacernes long tenue de Lancome

 

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

LA MUJER DE MI VIDA

Juan Carlos Pallarols, orfebre.

“Mi abuela Carolina era como un senador romano. Alguien que imponía autoridad pero lo hacía con firmeza. Ella era capaz de traer calma en el momento más difícil y de establecer el orden de la casa. Supo mantener el equilibrio de toda una familia, con privaciones en tiempos difíciles. Con paz y sabiduría”.

 

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email