La caída del cabello en tiempos de coronavirus: cuando el estrés y la ansiedad afectan nuestro pelo

El tricólogo* Adrián Acuña, director del Instituto del Cabello, explica los factores que inciden en este tipo de alopecia y da algunas respuestas para lograr una melena saludable.

* es la especialidad que trata las alteraciones y afecciones del cabello y el cuero cabelludo.  

El coronavirus sorprendió y le dio un giro inesperado a nuestras rutinas y hábitos. La preocupación general está enfocada en evitar su propagación. Pero, a medida que implementamos cuidados y reordenamientos, es posible que el cabello comience a mostrar un debilitamiento o una caída inusual y persistente.

“Es que estas reacciones, tan abruptas y específicas, especialmente aquellas relacionadas con la ansiedad y el estrés, tienen un impacto fundamental en la salud de nuestra melena. La sobrecarga de tensiones emocionales, pueden influir en la regeneración del cabello y afectar el ciclo vital del folículo piloso pudiendo desencadenar un efluvio telogénico o lo que se conoce como alopecia emocional. Además, las contracturas musculares en el cuero cabelludo, repercuten en los nervios sensitivos y comprime la circulación capilar periférica, influyendo en su nutrición”, explica Adrián Acuña.

¿Qué hacer?

Hay distintos hábitos y rutinas que ayudarán a minimizar estos impactos negativos.

Higiene diaria

Lavar todos los días el cuero cabelludo con un champú específico y personalizado es el primer paso. Luego, la recomendación es utilizar un acondicionador acorde al estado del pelo y dejarlo actuar durante tres minutos.

Productos recomendados:

Los preparados tricológicos y dermocosméticos de acción local son las alternativas más convenientes y efectivas.

Para elegirlos, estos son los principios activos recomendados.

FITOESTIMULINAS
Son sustancias vegetales con un efecto estimulador de replicación de células. Además. poseen acción estimulante sobre la regeneración epitelial y capilar.

SAW PALMETTO
Es un tipo de planta con propiedades medicinales debido a alta concentración de esteroles y ácidos grasos.

MINOXIDIL
Refuerza la irrigación del folículo piloso.

Más opciones

Hoja de ortiga.
Ácido retinoico.
Vitaminas del grupo B (biotina y pantenol).

Algunos tips extra

  • Evitar refregar el cabello durante el lavado o retorcerlo con la toalla en el secado.
  • Utilizar el agua templada. a una temperatura de aproximadamente 36º, para no alterar la fibra.
  • Aprovechar los días en casa para dejar de lado el secador de pelo.

Sesión de spa capilar en casa

El masaje diario, tendrá un efecto sedante, descontracturante, favorecerá la irrigación de los tejidos y mejorará la penetración de los principios activos que contienen los productos.

La técnica adecuada: apoyar en el cuero cabelludo la yema de los dedos, y realizar círculos para movilizando y distenderlo durante 10 segundos en forma ascendente.

La ayuda de una loción específica

La aplicación de una loción estimulante puede ser un complemento beneficioso. Este deberá aplicarse únicamente sobre el cuero cabelludo, previa al masaje para favorecer su absorción.

Una dieta fortificante

La alimentación tiene una estrecha relación con la salud de nuestro cabello.

¿Cuáles son los nutrientes esenciales para la estructura del cabello?

  • Aminoácidos: se encuentran en las carnes, el polen, la levadura de cerveza nutricional y las semillas.
  • Vitaminas del grupo B: presente en la carne, el huevo, los cereales y la levadura de cerveza nutricional.
  • Vitamina C: en los cítricos y otras frutas.

Lo ideal es consumirlos todos los días. También se puede optar por un suplemento vitamínico.

Además, es importante beber dos litros de agua por día.

Descanso

Dormir ocho horas diarias potencia la salud y también la belleza del pelo. Un té de hierbas, la desconexión de las pantallas dos horas antes de acostarse y la práctica de ejercicios de relajación evitarán el insomnio y favorecerán un sueño profundo.

También es bueno tener presente que este es un momento pasajero y que no hay mejor manera de transitarlo que ocupándonos. Cuando la tensión se normalice, el pelo puede volver a crecer con normalidad, aunque en algunas situaciones no con las mismas características que el cabello perdido.

Por eso, una vez que las restricciones de aislamiento hayan quedado atrás, es importante acudir a profesionales especializados donde nos puedan realizar un exhaustivo estudio del cabello que determine en qué condiciones está y como está creciendo el cabello nuevo.

ADRIÁN ACUÑA, TRICÓLOGO
Director del Instituto del Cabello, fundador del Grupo Latinoamericano de Tricología Cosmética y miembro de la Socitá Italiana di Tricologia.

www.institutodelcabello.org
Instagram: institutodelcabello

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Los rulos salen del closet: ¡basta de alisados, planchitas y queratina!

Las mujeres que adhieren al curly girl movement, le escapan al estereotipo del pelo lacio y buscan realzar al máximo sus ondas y bucles.

Que al pelo ondulado, rizado, crespo o con bucles -en todas sus formas y variantes… ¡Y ni hablar de las melenas afro!- “hay” que dominarlo, aplastarlo, aplacarlo, manejarlo, disciplinarlo es una de las supuestas verdades de la belleza.

La finalidad en cada una de estas consignas es conseguir que esas cabelleras se acerquen lo máximo posible al minimalismo y la perfección de los lacios absolutos.

La constancia seguida para los alisados -desde los métodos con cremas no tan efectivas de antaño hasta las nuevas versiones con sistemas progresivos o que aseguran no contener formol– las aplicaciones de bótox capilar y baños de queratina, la destreza para la “toca” -¡las más grandes sabemos de qué se trata!- o la compañía permanente de la planchita (infaltable en la valija hasta para el viaje más exprés), son las pruebas más contundentes.

Para muchas, los motivos para enrolarse en estas rutinas -algunas veces, imposibles de sostener o que dejan el pelo absolutamente dañado- está en frases con muy poco sustento escuchadas e internalizadas como irrefutables. Que “el pelo liso es más presentable”, “da un aspecto más profesional o femenino”, “es más lindo” o que “los rulos están asociados a la rebeldía y la dejadez”, están entre las más repetidas.   

Aunque -a la par de los nuevos activismos que pregonan una mayor aceptación corporal y contra los estereotipos de belleza, como el Body Positive– muchas y cada vez más buscan despedirse para siempre y definitivamente de estos tratamientos y mandatos y, en cambio, realzar y mostrar sus cabelleras en estado natural y sin la acción transformadora de tratamientos químicos o a base de calor.

Esta corriente, conocida como curlygirl movement, comenzó hace un tiempo en Estados Unidos, impulsada por mujeres de la comunidad afro que veían sus cabellos muy dañados por los constantes alisados.

Una de las aristas de esta tendencia es el curly method, una rutina especial para este tipo de cabellos, creada e impulsada por la estilista Lorraine Massey.

El sistema propuesto, más allá de la consigna de usar productos sin sulfatos ni siliconas y de cambiar el orden en la aplicación, deja ver que las marcas líderes recién comienzan a enfocarse en las necesidades y particularidades de este tipo de cabello.

Ciclo cumplido

Milena Wetto

La atención de Milena Wetto a sus rulos forma parte hasta de sus recuerdos de infancia. De chica, su tarde de sábado no estaba destinada a jugar ni a pasear; si no, al lavado del pelo.

Ese pack incluía, además del champú y del acondicionador, el desenredo con cremas específicas, la “toca” y acto seguido, un rato extenso debajo de los antiguos secadores de peluquería.

“Era un proceso muy traumático para mí, nada agradable, y supongo, que para mi mamá también. Además, tenía tanto pelo que, aún después de todo el proceso, todavía quedaban mechones húmedos”, cuenta a Boleo Magazine, esta copywriter -se encarga de hacer textos para marcas- venezolana, que hace nueve años recaló en Buenos Aires y se enamoró de la ciudad.

Para que el lavado sea más duradero, entre semana llevaba permanentemente dos trenzas. “Así el pelo aguantaba más. Supongo que no habría tiempo para realizar todo ese proceso más a menudo”.

Luego, entre los 15 y los 16 años, empezó su derrotero por los métodos de alisado -“los sistemas de ese entonces olían a huevo podrido” y solo aplacaban el volumen-, la queratina y el bótox capilar. “Probaba todo lo que iba saliendo. Te dicen que son sistemas más suaves y son cada vez más fuertes”.

Llegó un momento, hace dos años, en que su pelo estaba demasiado maltratado e inmanejable y entonces, dijo “basta”. Como primer paso para desandar el recorrido, consultó en distintas peluquerías y, al no tener la respuesta más satisfactoria, googleó y encontró grupos de mujeres en la misma y que seguían las propuestas de Lorraine Massey.

“El cambio fue inmediato y desde ese momento los elogios sobre mi pelo se volvieron constantes. Un verdadero camino de ida. Por otro lado, veo fotos de hace años y pienso cómo podía llevar así el pelo”, reconoce.

Su compromiso y su satisfacción fueron tan contundentes que creó la cuenta de Instagram Rulosophy, con consejos y tips para las curly girls. “Hablo de estar bien con nosotras mismas, de tener paciencia y de amar y entender nuestros rulos (que suelen tener una apariencia muy cambiante)”.

Experta en rulos

Johanna Pizzotti

Johanna Pizzotti también está en el team de las ex alisadas. Además, las cuestiones del cabello ondulado se transformaron para ella en un desafío profesional.

Estilista y colorista, durante doce años siguió los tratamientos aplacadores más prometedores y hace dos, decidió llevar sus ondas al natural.

Su decisión tuvo un efecto cascada: muchas de sus clientas siguieron sus pasos y se especializó en este tipo de cabellos. “Evangelizo a las chicas que se hacen alisados y muchas ya los dejaron”, dice divertida. Además, por la publicidad boca a boca, el 80 por ciento de sus clientas tienen rulos.

“Vengo de familia de peluqueros, desde los 15 años trabajo en esto y a partir de la aceptación de mi pelo, empecé a especializarme”.

Vida nueva, pelo nuevo

Para Andrea Villareal, en cambio, la decisión de patear el tablero y dejar atrás un puesto en el área de comunicación y diseño en una empresa de arquitectura y construcción súper estructurada estuvo a la par de estrenar un nuevo look, con melena natural.

“Me enfoqué en asesorar emprendedores con propósito”. En este nuevo camino, “conocí personas maravillosas. Una de ellas es Johanna Pizzotti, que “me ayudó a redescubrirme en el momento justo, cuando me hacía falta volver a ser yo”.

Además, con una de las mujeres a quien asesoró, “nos aliamos en un proyecto de recuperación textil que da trabajo a personas con discapacidad”.

“Los seres humanos, en general, y las mujeres, en particular, estamos derribando muchos estereotipos y mandatos con los que fuimos criados. El empoderamiento del que tanto se habla tiene que ver con la aceptación de nuestro ser en todos sus aspectos, ¡hasta de los rulos!”, analiza.

Un buen legado

Verónica Costa

Verónica Costa es licenciada en publicidad y, si bien su cabello no es ni tan lacio ni tan ondulado, reivindica y sigue un método que impulsan a lucir el pelo natural.

“Nunca usé planchita, a lo sumo me hacía brushing, y mi búsqueda estuvo relacionada, en parte, con encontrar opciones más naturales para tratar el pelo”, dice a Boleo Magazine.

El motivo siguiente y aún más contundente fue inculcarle a su hija de ocho años, que sí tiene una cabellera con rulos definidos, la aceptación de su pelo.

“Por fortuna, hoy hay toda una movida femenina que busca que retomemos nuestros valores, nuestra naturaleza. Eso implica aceptarnos como somos y no querer parecernos a otra. La idea es cambiar la cabeza por dentro para que cambie por fuera”, concluye, con mucha convicción, Milena.

Por Luciana Fava

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Para colgar del arbolito

Las casas de fragancias más reconocidas lanzan sus perfumes en versión navideña.

Los perfumes actuales tienen sus temporadas, en contraste con las tendencias hasta fines del siglo pasado, el siglo XXI se caracteriza por utilizar los perfumes como el más sutil e irreverente de los accesorios de moda, su presencia etérea pero persistente hace que hoy se piense en las fragancias para todas las ocasiones de la vida cotidiana.

Navidad no podía ser la excepción, así que varias marcas han ideado perfumes que podemos colgar del arbolito, convertidas en divertidos ornamentos y en el regalo más original.

Así Viktor & Rolf lanzaron una partida limitada de su Flower Bomb, dentro de una esfera transparente.

Esta fragancia, es un gran trabajo conjunto de Carlos Benaim, Oliver Polge, Domitile Bertier y Dominique Ropion; su lanzamiento se remonta al año 2005, toda una vida para los tiempos que corren en cuanto a nuevos aromas. Aunque la casa seguramente lo ha mantenido, debido no sólo a su sólida estructura, sino porque fue lanzado al mercado celebrando los 10 años de la firma. El Flower Bomb tiene una salida de Té verde y Bergamota siciliana, un corazón vibrante y potente de orquídeas, fresias, Jazmín de Sambac y Rosa centifolia, sostenida toda la composición, sobre un fondo con fuertes notas apolvadas de Patchouli de la India con Musk.

El frasco también es de diseño, el responsable de esta representación de un gran diamante rosado, fue Fabien Baron.

Versace también presentó una versión de su Bright Crystal como “Ornament”, una fragancia floral con toques frescos y conmovedores, también en una esfera de cristal,

Es ésta una fragancia de tonalidades luminosas, que contrasta con su antecesora Crytal Noire. Bright Crystal también tiene sus años en el mercado, convertida en una clásico de la casa italiana. Fue diseñada por Alberto Morillas en el año 2006.

Lleva una salida fresca casi gourmand de pomelo con yuzu y notas de aires, en el centro las flores de loto dan un acento moderado a la potencia dulce de las magnolias y peonías. El fondo es tan poderoso como su corazón, al menos para contrastar con él, está compuesto de musgo de encinas y maderas rojas. 

Otras casas, como Moschino, Kate Spade y Donna Karan, hicieron lo propio con los ornamentos, todos ellos en versión esfera cristalina, que lleva una cinta para su cumplir su doble función de adorno de arbolito y/o presente. Los precios rondan entre los U$S 15 y los U$S 25 y se envían por correo.

Liliana Pagnotta
Perfumista

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

El permiso de las canas: romper con el mandato de la tintura

Las sensaciones al dejar atrás la rutina de la coloración y los preconceptos que todavía existen con respecto a la feminidad.

¡Libertad! Esa es la sensación de las mujeres de entre 40 y 50 y pico al dejar atrás la rutina, constancia, hábito o esclavitud de las tinturas para cubrir las canas (porque para cada una esto implica un nivel de intensidad diferente); y redescubrir y vanagloriarse de la belleza natural y sin preconceptos del pelo gris, veteado, plateado o directamente blanco Ala impecable.

La tendencia tiene cada vez más fuerza y no solo está relacionada con un ciclo cumplido en la peluquería o haciendo malabares con el pomo del producto listo para usar y los guantes de nylon.

Para muchas, implica un guiño hacia un estilo natural; deshacerse de exigencias que son tomadas como naturales; reforzar una imagen más personal; y hasta una postura ideológica o política, en el sentido más amplio de la palabra, y acorde a los activismos propios de esta década.

Meryl Streep

Las mega estrellas son muchas veces las precursoras de este tipo tendencias y eso sucede en este caso. La maravillosa Meryl Streep, en 2006, deslumbró con una cabellera entre blanca y gris en la interpretación de una temible editora de una revista de moda de la película “El diablo se viste a la moda”. Y desde hace un tiempo, coquetea con mucho éxito con sus canas.

Otro ejemplo: la artista plástica Alexandra Grant, quien sorprendió en la gala Lacma Art + Film junto a Keanu Reeves. Está en la mitad de los 40 y luce con orgullo su pelo gris precoz.    

Las redes sociales también marcan un termómetro. Hay varios hashtags en Instagram que agrupan ejemplos de este fenómeno. #Grannyhair, con 349.000 publicaciones, y #greyhairmovement, con más de 23.000 y posts que alientan a seguir este estilo.

En Facebook, el grupo “Yo me atrevo a lucir mis canas” tiene cerca de 3.800 seguidoras y se convirtió en un espacio para buscar consejos en la transición anti tinturas -una etapa que, ellas cuentas, que genera más movilización de lo imaginado. “Bellas con pelo plateado”, sigue esta misma línea. Tiene más de 3.000 seguidoras e incentiva a las mujeres latinoamericanas a mostrar sus looks.

“Lo que quiero hacer”

“Me costó mucho lograr cada cana y las muestro. Son producto de la experiencia”, dice con satisfacción Teresa Garbesi, ex modelo, periodista y ahora, directora de un Parque Industrial en General Rodríguez.

Teresa Garbesi por Marite de Jesús

“Me teñía desde los 30 y a los 58 -nota: hace muy poco festejó los 59- dije basta. Todos los sábados de mi vida me hacía yo misma un retoque en la parte de arriba de la cabeza que me llevaba una hora y media, y una vez por mes iba a la peluquería. Soy muy estética y no me gustaba que se notara el crecimiento”, cuenta a Boleo Magazine y agrega que “llegar a la decisión no fue tan fácil”.

Su súper reconocido tono morocho -parte de su sello personal- varió hacia un platinado intenso para luego ir destiñéndolo y llegar a su pelo original, “que me da algo único, diferente”.

“Los ocho meses de transición me resultaron espantosos. Me bajoneé bastante. Hasta que vi el resultado, que es como un nacimiento, y dije: soy libre”, enumera, en un relato casi calcado al del resto de las mujeres consultadas.

Su ciclo interno, reforzado en su terapia, tuvo mucho que ver. La idea de “si no me libero ahora, ¿cuándo?”, en relación a seguir su propia voz y no una exterior- y con hijos grandes “que me enseñan muchísimo” tuvieron su peso específico.

Además, “yo quiero parecer de mi edad, no más joven. Tampoco tengo hechos retoques o cirugías en la cara ni me los haría. Nunca tomé sol, tengo buena piel y hago ejercicio”, cuenta.

“Pensamos que algunas cosas deben ser de determinada manera y si no nos convencen, está bien soltarlas”, concluye.

Con ideología estética

Sharon Haywood es la fundadora de la ONG AnyBody Argentina -parte de una asociación internacional que defiende la diversidad corporal y que a nivel local impulsó el proyecto de la Ley Nacional de Talles– e investigadora de temas de la apariencia en la Universidad del Oeste de Inglaterra.

Sharon Haywood

“Hace casi 10 años, tenía alrededor de 41, pensé en dejar de teñirme. No pude lograrlo en ese momento. Lo intenté varias veces y volvía. Ahora hace siete que no cubro mis canas”, detalla a BOLEO Magazine. La evaluación propia (que es la que cuenta): mucho más que satisfactoria.

En plena adolescencia y como herencia de una abuela irlandesa que a los 25 ya tenía el pelo blanco, empezaron a aparecer sus primeros mechones canosos y entonces, probó en Canadá, su país de origen, gran variedad de coloraciones fantasía y después, tintes vegetales.

A los 19, cuando notó pelos rebeldes de distintos tonos distribuidos en su cabellera, pensó que no tendría escapatoria a “teñirse de por vida”.

El tiempo y la reflexión sobre los mandatos de belleza la llevaron a advertir que eso de “para siempre” no encaja en una decisión estética.

Hoy: “Recibo muchos cumplidos no esperados sobre mi pelo. Muchos piensan que lo teñí de gris. Me da mucha gracia y respondo que estoy liberándome de estándares de belleza de mujeres grandes”.

“No teñirme es un acto político”, redondea.

Por un alisado mal hecho

“¿Y ahora?” Tal vez esa fue la primera frase que le vino a la cabeza en 2017 a Gabriela Delgado -técnica dental, de 47 años y una de las moderadoras del grupo “Yo me atrevo a lucir mis canas”- cuando, por un error, salió de la peluquería con su melena larguísima hecha una escoba.

“Tenía el pelo hasta la mitad de la espalda, morocho, divino. Me encantaba tenerlo impecable, cuidarlo. Soy muy detallista”, rememora.

Todos los días se lavaba la cabeza y al peinarlo, le daba la terminación final con la planchita.

Para recuperarlo de ese incidente con el alisado, se lo cortó ella misma, primero tipo Bob o Carré y después bien corto, siguiendo un video de YouTube, y decidió suspender los tratamientos químicos. “Siempre tenía un stock de 4 ó 5 tinturas. Me desesperaba la idea de no poder teñirme”.

Cuando se dio cuenta de que su cabellera tenía un 50 por ciento de canas y algunos de los tintes rojizos de su niñez, se entusiasmó. Además, advirtió que el pelo natural era más sedoso.

Las preguntas, opiniones -sin ser pedidas- y reacciones ajenas no tardaron en llegar. “¿Estás enferma?”, “parecés más vieja”, “qué dejada” o “¿por qué lo decidiste”, las más frecuentes. También, miradas sin disimulo.

Una situación que la divierte: quienes entran a su laboratorio de prótesis dentales miran sus herramientas y después, su pelo. 

“Dejarte las canas te lleva a cambiar el chip mental. Es una evolución. Es empezar a pensar que no necesitás tantos químicos para verte linda ni que estás abandonada. Me siento más segura de mí misma. El hombre con canas es seductor y la mujer es una bruja”, afirma. También la impulsó a usar ropa más colorida.

Un cambio extra: “Me importan mucho menos los comentarios de otros. Es mi cabeza y a mí me gusta. No hay una única forma de ser femenina”, completa.

Toda una transformación y a gracias a un producto mal aplicado. “Si no, no se me hubiera ocurrido”, concluye.

Por Luciana Fava

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Trucos de belleza, la alquimia de las alacenas

Nuestras abuelas conocían muy bien las propiedades de belleza de esos productos que están al alcance de la mano. De generación en generación se fueron pasando la maravillosa alquimia de las alacenas: un puñado de avena, unas gotas de agua de rosas, una cucharada de miel y el todopoderoso jugo de limón.

Sin embargo, marketing mediante y góndolas tentadoras, hicieron que aquellas costumbres ancestrales y las recetas de la abuela quedaran sepultadas en el olvido. Pero un nuevo concepto de consumo que revaloriza lo natural, busca incorporar a la rutina diaria la magia de las alacenas abandonadas.

Hoy en BOLEO te compartimos, algunos tips de belleza naturales que además son muy económicos:

AGUA DE ARROZ

Las mujeres japonesas conocen muy bien las propiedades de limpieza del agua de arroz. Dejar en remojo por una hora un puñado de arroz, bastará para formar un agua lechosa que sirve para limpiar de impurezas y restos de maquillaje la piel.

ACEITE DE OLIVA

Antes de que llegara a estas latitudes el aceite de coco y que nacieran las instagramer, el producto estrella de nuestras abuelas era el aceite de oliva.

Sólo unas gotitas bastarán para ablandar cutículas, humectar rodillas, codos y talones. Además, resulta maravilloso para reparar puntas de cabello florecidas y un masaje en el cuero cabelludo, antes del lavado, promete eliminar el frizz y dar brillo.

MASCARILLA DE YOGURT Y RALLADURA DE PEPINO

Beautiful girl sitting on the couch in the room. Lady in a green towel and with cucumber on her face

Si lo que buscás es hidratar y refrescar la piel bronceada, esta mascarilla es ideal para vos. Solo hay que mezclar un par de cucharadas de yogurt natural con la ralladura de medio pepino, extender en el rostro, evitando la zona de los ojos. Dejar actuar veinte minutos y retirar con abundante agua tibia.

CAFÉ, SAL Y AZÚCAR

Coffee beans and coffee powder with tamper on dark background. Coffee concept. Coffee background. Flat Lay.

Cualquiera de estos productos resultan excelentes exfoliantes con solo mezclarlos con tu humectante habitual o infusionados con aceite de oliva. Dependiendo de la zona a exfoliar, será más conveniente uno u otro; el café o el azúcar resulta más abrasivo para zonas como talones, mientras que la sal con el aceite hace maravillas suavizando las manos.

VINAGRE DE MANZANA

Cuando descubras las virtudes del vinagre de manzana y el brillo que deja en tu cabello, no tenemos dudas, que pasará de la cocina a tu baño sin escalas. Después de lavar con tu habitual champú, utilizá para el último enjuague un chorrito generoso de vinagre. El resultado, un brillo increíble y además, favorece el desenredado.

TONICOS FACIALES CON PETALOS DE ROSAS Y MANZANILLA

Amamos las aguas termales y descubrimos las maravillas que hacen las brumas descongestivas en nuestra piel; pero te traemos una receta añeja que bien vale probar.

Infusioná los pétalos de una rosa en una cacerolita con agua durante unos minutos (si es de tu jardín mejor, para asegurarte que no tenga ningún tipo de pesticida), podes hacer lo mismo con un puñado de manzanilla. Colalo muy bien y reservalo en la heladera hasta el momento de usarlo; colocalo con una mota de algodón o si preferís aplicalo con un rociador sobre el rostro.

Crédito fotos: Freepik

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

La eterna lucha contra las ojeras

Desde siempre las ojeras son nuestro talón de Aquiles. Si estamos cansadas, si no dormimos bien y a veces hasta porque sí, siempre nos obligan a andar con un maquillaje en la cartera. Hoy te contamos qué productos hay en el mercado para combatirlas y terminar para siempre con ellas.

 

La mirada cansada, los parpados caídos y las ojeras tienen diferentes causas asociados a diferentes factores: inflamación, anemias, retención de líquidos, temas circulatorios, cansancio y el irrefutable paso del tiempo.

Deberá ser siempre un profesional quien determine primero las causas y luego el mejor tratamiento. Pero lo bueno, es que son muchas las soluciones que encontramos desde la cosmética o bien en  el consultorio médico.

Ana Matzkin, experta de Estee Lauder-La Perfumerie, considera de fundamental importancia el asesoramiento con profesionales idóneos. Cada piel es distinta y cada producto tiene una particularidad diferente y es importante encontrar esa combinación perfecta.  “La mejor crema no es la más cara, si no la adecuada para cada persona”, dice Matzkin.

Entre las preferidas y recomendadas por la experta, se encuentran:

Day wear eye cooling anti oxidante, Estee Lauder. Hidratante. Contiene vitamina C, antioxidante y ácido hialurónico. No trabaja en firmeza pero es una crema hidratante para cualquier tipo de edad.

Sueros contorno de ojos con ácido hialurónico, Estee Lauder. Desinflama, blanquea la ojera, aclara la zona oscura y rellena líneas evitando que se conviertan en arrugas.

Hidratante de ojos, Clinique. Opción hipoalergénica ya que es una línea hecha por dermatólogos.

En el consultorio médico.

Cuándo hay que acudir a la Blefaroplastia?

En los últimos tiempos los profesionales dedicados a la salud de la piel reciben muchas consultas acerca de la Blefaroplastia u operación de los párpados. BOLEO consultó a la Dra. Lorena Martínez, quien dijo que muchas veces las pacientes consultan porque quieren operarse los párpados porque tienen un exceso de piel cuando en realidad lo que ocurre es otra cosa muy distinta: tienen las cejas caídas.

 “Para precisar qué es lo que ocurre en nuestros párpados primero hay que determinar cuál es la posición de las cejas. Si las cejas están caídas, estarán más próximas a las pestañas y esto generará una acumulación de piel entre las cejas y las pestañas sin que haya un exceso de piel del párpado superior necesariamente” señala la médica.

Las cejas deben ubicarse inmediatamente por encima de la cuenca orbitaria, por lo que si comprimimos verticalmente la ceja deberíamos notar el reborde de la órbita. Además de su posición también podemos fijarnos en cuál es la forma de las cejas teniendo en cuenta que si el borde lateral está más bajo que el borde medial esto denota una caída de sus cejas.

Por el contrario, si la posición de las cejas es la correcta pero existe un cúmulo de piel en el párpado superior estaríamos hablando de un caso donde se recomienda la blefaroplastia.

En caso de que las cejas estén caídas, detalla la Dra. Martínez, habrá que subirlas mediante lo que se conoce como lifting de cejas. Y hay dos formas de hacerlo, si la paciente necesita tratar tanto las cejas como los párpados, se pueden tratar ambos desde la Blefaroplastia. Si necesita sólo Lifting de cejas se hace mediante incisión supraciliar para conservar los pelos de la misma y se retira un poco de piel por encima de la ceja. El diseño se hace en función de lo que necesita cada paciente en particular.

En cambio si las cejas están en una buena posición la cirugía a realizar será la Blefaroplastia mediante la cual se elimina la piel en exceso del párpado superior.

Dra. Lorena Martínez
Cirujana General y Cirujana Plástica
M.N.N° 98396 – M.P.N° 448155

Ana Matzkin- Experta Estee Lauder-La Parfumerie

Fotografìas_ Cortesia Prensa y portada By Freepik

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email