Correr en el agua: te contamos todas las ventajas que ofrece la actividad aeróbica en el agua

Entrenar en el agua es una las actividades más placenteras y efectivas porque te ayuda a cuidar tu cuerpo y tu salud sin agotarte y con excelentes resultados que se ven a corto plazo.

Es una práctica que no requiere ninguna habilidad de natación y que combina el ejercicio aeróbico, con los resultados que da el entrenamiento con pesas y la flexibilidad que aporta el yoga.

Especialistas de la Universidad de Texas aconsejan este entrenamiento y lo llevan a cabo con deportistas de alto rendimiento profesional para evitar lesiones que podrían ocasionar grandes perjuicios económicos en lo clubes y traumatismos en los jugadores.

Caminar sobre el suelo es altamente beneficioso pero, si además lo haces sobre el agua, estarás trabajando más tus músculos y articulaciones puesto que la resistencia del agua varía entre 4 y 42 veces más que el aire, todo depende de la velocidad del movimiento que realices. Cuanto más rápido camines dentro del agua, más resistencia encontrarás a la misma. 

El pool running es una actividad muy de moda en los Estados Unidos y el mundo anglosajón y consiste justamente en correr en el agua. Este deporte exige una gran fortaleza para mantener el equilibrio, un esfuerzo que ayuda a adelgazar, a tonificar los músculos y a liberar tensiones.

Cuáles son os beneficios de caminar o correr en el agua:

  • Tonifica tu cuerpo. Una de las grandes ventajas de correr en el agua es el modo armonioso en que esculpe las zonas de tu cuerpo que se ponen en movimiento. Vencer continuamente la resistencia del agua es un trabajo de fuerza específico que fortalecerá tus músculos y al mismo tiempo aumentará las pulsaciones. Es una de las mejores formas de combinar cardio y fuerza en un mismo entrenamiento.
  • Ayuda a adelgazar. En definitiva, este es un ejercicio cardiovascular, el corazón comenzará a latir más rápido y bombeará más sangre para que los músculos puedan afrontar el reto y esto, te ayudará a quemar calorías, a perder grasa y a mantenerte en forma. Es un excelente ejercicio para combatir la celulitis.
  • Mejora el equilibrio. Como el agua es un elemento inestable, habrás de estabilizar el cuerpo y mantener el equilibrio mientras caminas dentro de este medio. Pero lo bueno en este caso es que, si caes, lo harás en blando, sin dolor alguno o peligro de lesión
  • Mejora la circulación. Al ser una actividad aeróbica, reduces considerablemente el riesgo de enfermedades cardíacas y mejorarás la tensión arterial. Que sea de bajo impacto no significa que sea de baja intensidad, sino que tiene bajo impacto articular, pero intensidad suficiente para elevar la frecuencia cardíaca.
  • Reduce el riesgo de lesiones. El riesgo de lesionarse es casi nulo. El hecho de correr en el agua hace que los músculos y las articulaciones no sufran el impacto con el suelo, como cuando corremos en tierra.
  • El agua relaja. Esta actividad es perfecta para combatir la ansiedad y la tensión acumulada a lo largo del día, por lo que mejora el estado de ánimo. El agua proporciona un efecto masaje sobre el cuerpo por lo que, automáticamente proporciona una sensación de relax. 

Crédito fotos: Freepik

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Las madres y los trastornos de alimentación

En los problemas de alimentación de las/los adolescentes es primordial el cuidado y la actitud de la familia, sobre todo el rol de la madre, ya que toda la información que ella baje, marca a fuego la actitud de los chicos.

La pubertad y la adolescencia son etapas donde suelen desarrollarse los trastornos alimentarios, por lo tanto, hay que estar muy atentos. Muchas madres y padres recurren a los profesionales para poder entender la enfermedad y el cómo accionar con esta situación para poder ayudar a sus hijos o familiar que lo esté padeciendo.

Agustina Murcho de @nutricion.ag es Lic. en Nutrición y especialista en trastornos alimenticios. Nos cuenta algunas situaciones comunes a tener en cuenta en donde hay que tener sumo cuidado:

✔️Si llevan a su hija/o a la nutricionista y/o médico y le aconsejan hacer una DIETA donde se eliminan ciertos alimentos o nutrientes, huyan, no dejen que sus hijos caigan en eso, porque si ya hay angustia y preocupación por el cuerpo, algo de este estilo va a terminar de desarrollar el trastorno.

✔️Traten de no hacer comentarios de sus mismos cuerpos ni de otro, porque esas cosas quedan grabadas en la cabeza y son pequeños factores que van influyendo.

✔️Hacer dieta frente a los hijos es uno de los desencadenantes de un trastorno. Si la persona es vulnerable, estas cosas pueden hacer que la patología se desarrolle.

✔️Si ven que por más que intentes prevenir, tu hijo/a no para de angustiarse, pedí ayuda a profesionales especializados. NO a profesionales que den dietas, sino a nutricionistas que estén capacitados para esto y que tomen en cuenta la salud mental, también pedir ayuda a psicólogos especializados, para así prevenir un desorden alimentario, algo muy difícil de salir y una enfermedad que realmente es grave.

Los trastornos en la alimentación pueden desarrollarse a partir de muchas situaciones, y una situación es lo que sucede en casa.

Desde que era una nena veo a mi mamá haciendo dieta, quejándose de que esta gorda, la veo comiendo diferente a todos los demás y se pesa todos los días. También me hace comentarios a mi sobre eso. Yo tengo 17 años, estoy en mi último año de colegio y desde que voy a la primaria tengo problemas con mi cuerpo. Me cuesta aceptarme y también me cuesta no estar obsesionada con la comida. Mi mamá siempre me hacía ir con una vianda a los cumpleaños y no podía comer nada que estuviera ahí, en casa me hace comer como ella, y cuando me visto para salir siempre me encuentra algún defecto: que se me marca el rollo o la cola, y cada vez que comemos me recuerda eso para que no coma lo que come papa y mi hermano…

Muchas veces no se dan cuenta y los pensamientos de sus hijos son como este testimonio. Desde casa podemos prevenirlos así, después hay más disparadores (colegio, medios, dietas, tele, etc.), donde es aún más difícil porque lo vemos día a día.

Una gran recomendación: pedir ayuda si ven que la comida y el cuerpo les condiciona la vida.

Desde casa, cómo ayudar al paciente

Estas son frases que suelen decir los padres cuando están acompañando a sus hijos en su tratamiento, sea el trastorno alimentario que sea.

En el tratamiento nutricional se les indica a los padres, abuelos, tíos o quien sea que acompañe, que ellos cocinen, elijan la comida y sirvan el plato. Es muy común que las personas a cargo sientan pena o les de miedo que la persona se enoje, se angustie, no quiera comer, etc., entonces ceden, negocian y se dejan “manipular por la enfermedad. Porque la realidad es que el trastorno alimentario es la enfermedad de la manipulación. Pero ¿qué pasa acá? Si uno hace caso, le da de comer al paciente lo que el paciente quiere, es serle funcional a la enfermedad, entonces se “ayuda” a que el síntoma se siga sosteniendo, y el paciente se queda “tranquilo” porque pudo comer lo que quiso y seguir controlando. Ojo que acá no digo que se “dejan manipular” porque son tontos, sino porque realmente es fácil caer en el manejo de un trastorno alimenta-rio”, explica Agustina Murcho.

En algunos casos, lo que ocurre es que:

– A veces ceden porque el paciente se enoja y es una lucha constante, lo cual es lógico, porque al atacar a la enfermedad sucede esto. Siempre tengan en claro que quien se enoja es la enfermedad, porque se está tratando de correrla.

– Sé que es difícil, son tratamientos complejos y largos, pero no hay que dar el brazo a torcer, y es fundamental que quienes están a cargo, cumplan con las indicaciones de los profesionales, aunque la persona no quiera comer o grite o se enoje, porque cediendo y haciendo lo que quieren, no es ayudar sino seguir manteniendo los síntomas.

– En casos muy severos se negocia con el paciente y se dan las indicaciones a los padres, y según el caso se hacen tratamientos más intensivos como hospital de día, pero esto es para otro post.

Recordemos que el problema en un TCA no es el cuerpo, no es la comida, sino qué hay otros problemas más de fondo que hacen que la persona lo “tape” con obsesiones con el cuerpo y la alimentación, entonces, si un profesional da una dieta y la persona es vulnerable, le va a ser funcional y va a ayudar a que el trastorno se desarrolle.

Murcho recomienda siempre que una hija/o vaya a ver a un profesional, acompañarlo y tener en cuenta esto: si le da dietas, NO dejes que la haga, por más que no manifieste inquietudes con el cuerpo, porque no todos los chicos hablan y siempre hay riesgo, sobre todo en la sociedad en la que vivimos.

Si bien un TCA no se puede EVITAR, podemos saber cuáles son sus disparadores y trabajar sobre eso.

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Los rulos salen del closet: ¡basta de alisados, planchitas y queratina!

Las mujeres que adhieren al curly girl movement, le escapan al estereotipo del pelo lacio y buscan realzar al máximo sus ondas y bucles.

Que al pelo ondulado, rizado, crespo o con bucles -en todas sus formas y variantes… ¡Y ni hablar de las melenas afro!- “hay” que dominarlo, aplastarlo, aplacarlo, manejarlo, disciplinarlo es una de las supuestas verdades de la belleza.

La finalidad en cada una de estas consignas es conseguir que esas cabelleras se acerquen lo máximo posible al minimalismo y la perfección de los lacios absolutos.

La constancia seguida para los alisados -desde los métodos con cremas no tan efectivas de antaño hasta las nuevas versiones con sistemas progresivos o que aseguran no contener formol– las aplicaciones de bótox capilar y baños de queratina, la destreza para la “toca” -¡las más grandes sabemos de qué se trata!- o la compañía permanente de la planchita (infaltable en la valija hasta para el viaje más exprés), son las pruebas más contundentes.

Para muchas, los motivos para enrolarse en estas rutinas -algunas veces, imposibles de sostener o que dejan el pelo absolutamente dañado- está en frases con muy poco sustento escuchadas e internalizadas como irrefutables. Que “el pelo liso es más presentable”, “da un aspecto más profesional o femenino”, “es más lindo” o que “los rulos están asociados a la rebeldía y la dejadez”, están entre las más repetidas.   

Aunque -a la par de los nuevos activismos que pregonan una mayor aceptación corporal y contra los estereotipos de belleza, como el Body Positive– muchas y cada vez más buscan despedirse para siempre y definitivamente de estos tratamientos y mandatos y, en cambio, realzar y mostrar sus cabelleras en estado natural y sin la acción transformadora de tratamientos químicos o a base de calor.

Esta corriente, conocida como curlygirl movement, comenzó hace un tiempo en Estados Unidos, impulsada por mujeres de la comunidad afro que veían sus cabellos muy dañados por los constantes alisados.

Una de las aristas de esta tendencia es el curly method, una rutina especial para este tipo de cabellos, creada e impulsada por la estilista Lorraine Massey.

El sistema propuesto, más allá de la consigna de usar productos sin sulfatos ni siliconas y de cambiar el orden en la aplicación, deja ver que las marcas líderes recién comienzan a enfocarse en las necesidades y particularidades de este tipo de cabello.

Ciclo cumplido

Milena Wetto

La atención de Milena Wetto a sus rulos forma parte hasta de sus recuerdos de infancia. De chica, su tarde de sábado no estaba destinada a jugar ni a pasear; si no, al lavado del pelo.

Ese pack incluía, además del champú y del acondicionador, el desenredo con cremas específicas, la “toca” y acto seguido, un rato extenso debajo de los antiguos secadores de peluquería.

“Era un proceso muy traumático para mí, nada agradable, y supongo, que para mi mamá también. Además, tenía tanto pelo que, aún después de todo el proceso, todavía quedaban mechones húmedos”, cuenta a Boleo Magazine, esta copywriter -se encarga de hacer textos para marcas- venezolana, que hace nueve años recaló en Buenos Aires y se enamoró de la ciudad.

Para que el lavado sea más duradero, entre semana llevaba permanentemente dos trenzas. “Así el pelo aguantaba más. Supongo que no habría tiempo para realizar todo ese proceso más a menudo”.

Luego, entre los 15 y los 16 años, empezó su derrotero por los métodos de alisado -“los sistemas de ese entonces olían a huevo podrido” y solo aplacaban el volumen-, la queratina y el bótox capilar. “Probaba todo lo que iba saliendo. Te dicen que son sistemas más suaves y son cada vez más fuertes”.

Llegó un momento, hace dos años, en que su pelo estaba demasiado maltratado e inmanejable y entonces, dijo “basta”. Como primer paso para desandar el recorrido, consultó en distintas peluquerías y, al no tener la respuesta más satisfactoria, googleó y encontró grupos de mujeres en la misma y que seguían las propuestas de Lorraine Massey.

“El cambio fue inmediato y desde ese momento los elogios sobre mi pelo se volvieron constantes. Un verdadero camino de ida. Por otro lado, veo fotos de hace años y pienso cómo podía llevar así el pelo”, reconoce.

Su compromiso y su satisfacción fueron tan contundentes que creó la cuenta de Instagram Rulosophy, con consejos y tips para las curly girls. “Hablo de estar bien con nosotras mismas, de tener paciencia y de amar y entender nuestros rulos (que suelen tener una apariencia muy cambiante)”.

Experta en rulos

Johanna Pizzotti

Johanna Pizzotti también está en el team de las ex alisadas. Además, las cuestiones del cabello ondulado se transformaron para ella en un desafío profesional.

Estilista y colorista, durante doce años siguió los tratamientos aplacadores más prometedores y hace dos, decidió llevar sus ondas al natural.

Su decisión tuvo un efecto cascada: muchas de sus clientas siguieron sus pasos y se especializó en este tipo de cabellos. “Evangelizo a las chicas que se hacen alisados y muchas ya los dejaron”, dice divertida. Además, por la publicidad boca a boca, el 80 por ciento de sus clientas tienen rulos.

“Vengo de familia de peluqueros, desde los 15 años trabajo en esto y a partir de la aceptación de mi pelo, empecé a especializarme”.

Vida nueva, pelo nuevo

Para Andrea Villareal, en cambio, la decisión de patear el tablero y dejar atrás un puesto en el área de comunicación y diseño en una empresa de arquitectura y construcción súper estructurada estuvo a la par de estrenar un nuevo look, con melena natural.

“Me enfoqué en asesorar emprendedores con propósito”. En este nuevo camino, “conocí personas maravillosas. Una de ellas es Johanna Pizzotti, que “me ayudó a redescubrirme en el momento justo, cuando me hacía falta volver a ser yo”.

Además, con una de las mujeres a quien asesoró, “nos aliamos en un proyecto de recuperación textil que da trabajo a personas con discapacidad”.

“Los seres humanos, en general, y las mujeres, en particular, estamos derribando muchos estereotipos y mandatos con los que fuimos criados. El empoderamiento del que tanto se habla tiene que ver con la aceptación de nuestro ser en todos sus aspectos, ¡hasta de los rulos!”, analiza.

Un buen legado

Verónica Costa

Verónica Costa es licenciada en publicidad y, si bien su cabello no es ni tan lacio ni tan ondulado, reivindica y sigue un método que impulsan a lucir el pelo natural.

“Nunca usé planchita, a lo sumo me hacía brushing, y mi búsqueda estuvo relacionada, en parte, con encontrar opciones más naturales para tratar el pelo”, dice a Boleo Magazine.

El motivo siguiente y aún más contundente fue inculcarle a su hija de ocho años, que sí tiene una cabellera con rulos definidos, la aceptación de su pelo.

“Por fortuna, hoy hay toda una movida femenina que busca que retomemos nuestros valores, nuestra naturaleza. Eso implica aceptarnos como somos y no querer parecernos a otra. La idea es cambiar la cabeza por dentro para que cambie por fuera”, concluye, con mucha convicción, Milena.

Por Luciana Fava

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Moverse en verano

Con las vacaciones llega el momento de relax y de esparcimiento. Comemos y no nos movemos y volvemos con dos talles más. Aquí te enseñamos unos muy buenos tips para cuidarte cuando es tiempo de resposeras.

La clave está en el estímulo. Tenemos que encontrar actividades divertidas y placenteras, con los días de calor se hace difícil seguir entrenando por eso propongo actividades que puedas realizar en tu lugar de vacaciones.

En la playa si sos principiante te recomiendo las caminatas a la orilla del mar a ritmo constante durante 30 a 40 minutos, las salidas en bicicleta, las clases de stretching en la playa y también las clases de gimnasia en el agua. Si entrenas durante el año te propongo salir a trotar o caminar con el agua abajo de las rodillas para que ofrezca una resistencia, los trabajos de postas y carrera en arena seca sobre todo en la parte de médanos es muy intenso y divertido teniendo en cuenta las diferentes pendientes. Si tomamos sol boca arriba podemos aprovechar para hacer series de abdominales, con los brazos detrás de la cabeza tratar de despegar los hombros y largando el aire hacia el ombligo, podemos hacer 3 series de 25 repeticiones. También jugar un “beachvoley” o divertirse con un partido de “paleta” son actividades divertidas para compartir y “jugando” estamos trabajando nuestro cuerpo en la arena la textura, consistencia y densidad

Importante evitar: los horarios donde el sol pueda dañarnos, lo aconsejable es realizar actividad a la mañana antes de las 11 o cuando cae el sol, utilizar gorra y protección solar adecuada, hidratarse permanentemente antes, durante y después de la actividad. Te propongo como desafío, presentar al final del día ¿”que hicimos hoy por una vida más sana”? y cada integrante de la familia o del grupo de vacaciones tenga su respuesta. Esto puede ser una actividad física que hayamos hecho o alguna “negociación” con las comidas del día, por ejemplo, “hoy no comí churros en la playa…¡me llevé frutas frescas! U “hoy pude desayunar sin pasar directamente al almuerzo” o “no comí tanto pan en un asado porque consumí más ensaladas. Esto también es algo bueno para los chicos que vayan viendo qué cosas están bien y cuales deberíamos tratar de cambiar para tener una vida más saludable.

Verónica Segreto
Coach en alimentación y vida saludable

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

ALERTA VERANO: ¿cómo alimentarnos en vacaciones?

Llegan las vacaciones y con ellas una inmensa felicidad de poder escaparnos unos días de la rutina. Así como cambiamos de lugar, de horarios, de actividades, es muy probable que la forma de alimentarnos también sea distinta. Ahora bien, no por el hecho de que sean vacaciones, vamos a elegir el camino del desborde porque sería una justificación errónea. Como todo en la vida, lo mejor es el equilibrio.

Durante las vacaciones lo mejor es lograr armonía en las comidas, ni privarse de todo, ni tener días a puros excesos. Si bien sabemos que en los momentos de relax aparecen propuestas tentadoras, no hay que alarmarse.

Algunos tips fundamentales a tener en cuenta:

  • Consumir frutas y verduras, aportan líquidos y nos hacen sentir más livianos, a la vez que nos permiten saciarnos.
  • Disminuir las comidas altas en grasas y azúcares.
  • Balancear las comidas. Por ejemplo, si a la noche organizamos reunión con amigos y sabemos que va a haber picada, asado y postres, en el almuerzo podemos pedir un plato saludable completo para no llegar con hambre.
  • Lograr armonía entre las comidas, y no dejar de comer.
  • Registrar lo que comemos y en que cantidad.
  • No saltear comidas, tratar de mantener una rutina diaria de comidas para evitar los atracones.
  • Hidratarse. Ingerir más de 2 litros de agua por día en caso las temperaturas sean muy elevadas.
  • Hacer actividad física. Correr, caminar por la playa, jugar a la pelota, son todas actividades de fácil acceso para realizar durante las vacaciones y el verano.
  • ¡No atormentarse ni obsesionarse! Si volvés con algunos kilos de más, no te preocupes. Luego se vuelve a la rutina y el cuerpo se acomoda.

Lo más importante: ¡disfrutar en vacaciones! No podemos estar presos del cuerpo y la balanza. No sirve y hace que vivamos obsesionados sin darnos lugar al disfrute.

Lo recomendable es lograr un hábito de comida sana y evitar realizar dietas que pueden devenir en trastornos alimenticios, sin la necesidad de eliminar ningún alimento de nuestra vida.

Muchas veces lo que ocurre es que la persona come todo lo que tiene ganas durante un viaje, o en sus vacaciones, y luego regresa con la obligación de “hacer dieta” para eliminar los kilos de más. Esto suele ocurrir en forma recurrente en la vida de las personas, por lo que si tiene un atracón por semana se pueden generar distintas situaciones que podrán afectar al patrón alimentario que tiene.  En algunos casos se diagnostica a personas que se dan atracones pero no utilizan ningún método compensatorio y solo comen por emociones, trastorno que se conoce como BED.

Así y todo, los trastornos mutan y una persona con anorexia puede pasar a ortorexia: una alimentación 100% sana. Se puede pasar de ortorexia a vigorexia (trastorno dismórfico muscular).

Podemos tener una vida equilibrada donde obviamente existan los placeres de la vida como un helado, pizzas u otro tipo de alimento que, si bien están vistos como que engordan, es sano para nuestras vidas. No podemos vivir restringidos reprimiendo el deseo de comer algo rico. Lo que si hay que tener en cuenta es la frecuencia con lo que lo hacemos y la cantidad que ingerimos. Además, la restricción nos puede aislar de nuestro entorno porque comenzamos a dejar de ir a cumpleaños, la cerveza del miércoles con amigos, festejos, etc.  Por eso lo importante es no privarse, llevar una vida equilibrada y disfrutar de cada momento.

Agustina Murcho
Lic. en Nutrición (@nutricion.ag)

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

La señora Aguacate

Cuáles son los beneficios de la palta para una alimentación saludable y rica en nutrientes. Todos los secretos.

En la actualidad, la palta se ha convertido en un alimento muy popular entre las personas que buscan un estilo de vida saludable. A veces se la etiqueta como un “superalimento”, lo cual no sorprende considerando sus beneficios para la salud.

Los que me conocen saben que amo la palta, la consumo en diferentes preparaciones tanto saladas como dulces y también la como como snack.

La palta es el fruto del árbol Persea americana y se la valora por su gran valor nutritivo. Se utiliza en una amplia variedad de platos gracias a su buen sabor y su rica textura. ¡Por ejemplo, es el ingrediente principal del guacamole mexicano!

No es novedad que mantener un estilo de vida saludable a veces es difícil y requiere de constancia y disciplina, y la rutina nos juega en contra cuando se trata de cocinar y de preparar platos elaborados para tratar de obtener la mayor cantidad posible de nutrientes y vitaminas que el organismo necesita. Uno de los grandes beneficios de comer palta es que al hacerlo el cuerpo recibe más de 20 vitaminas y minerales recomendados, entre los que se encuentran: 25% de vitamina C, 39% de vitamina K, 30% de folato y 21% de potasio.

Además tiene mas potasio que las bananas, está repleta de ácidos grasos monoinsaturados beneficiosos para el corazón, llena de fibra, reduce los niveles de colesterol y triglicéridos, ayuda a absorber nutrientes de otros vegetales, están llenas de poderosos antioxidantes, son ricas en ácido fólico, son riquísimas y fáciles de incorporar a la dieta. Recomendada para deportistas y embarazadas.

Algunas de mis recetas preferidas son, tostada con palta y huevo, palta al horno rellena, ensalada de atún y palta, ensalada de palta naranjas y almendras, pesto con palta, palta con boconcino y tomates cherries, palta con garbanzos…y así podría incorporarla a todas mis comidas desde el desayuno hasta la cena. Pueden llamarme la señora aguacate!

La palta aporta untuosidad y consistencia a muchas recetas, y puede utilizarse indistintamente en la preparación de postres dulces y platos salados.

A temperatura ambiente las paltas maduran en 3 o 4 días. Un truco para acelerar el proceso: se pueden introducir en una bolsa de papel junto a una manzana o una banana.

Para evitar que se pongan negras por oxidación es necesario añadirle un ingrediente ácido como jugo de limón o de lima,o bien envolverlo en una película de plástico o papel film que no deje pasar el oxígeno.

Para pelarla se corta la fruta longitudinalmente con ayuda de un cuchillo bien afilado hasta alcanzar la semilla, se giran ambas mitades una contra la otra, como si se fuera a abrir un envase, y se separan. Luego se retira el carozo y se extrae la pulpa con una cuchara.

A la hora de comprar paltas hay que comprobar que la piel no presente puntos negros, manchas o cualquier signo que indique una excesiva maduración.

No obstante, conviene saber que una piel agrietada no siempre significa que esté pasado: algunas variedades tienen ese aspecto en condiciones normales.

Sugiero que te hagas amiga de la palta, la pruebes y la incorpores a tu dieta.

Vale aclarar que no hay un alimento que engorde y no existe un alimento que adelgace, ya que la palta, la banana, las uvas y otros alimentos son discriminados y apartados de la dieta como si fueran demonios.

Los importante es la cantidad y la frecuencia de consumo tanto en una palta como en cualquier otro alimento. Cada persona deberá cumplir con los requerimientos nutricionales, es decir, la porción dependerá de las necesidades de cada uno.

Una palta no engorda y una manzana no adelgaza. Disfrutemos de estos súper alimentos y tengamos una alimentación saludable, es la mejor manera de prevenir enfermedades y poder vivir más y mejor.

Verónica Segreto
Coach en salud y bienestar

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Cómo desintoxicarnos después de las fiestas

Cuando despertamos el 1 de enero nos damos cuenta de que comimos mucho más de lo deseable y ahí empieza el sufrimiento porque las vacaciones están cerca y perdemos parte del esfuerzo realizado durante el año. Vero Segreto nos aconseja cómo recuperar el camino.

Me preguntan cómo desintoxicar mi cuerpo después de estas semanas a puro festejo y exceso.

Tengamos en cuenta que nuestro cuerpo es una máquina perfecta y tenemos órganos encargados de dicha desintoxicación, seguramente en estas fechas tienen mucho trabajo. El hígado, los riñones y nuestro sistema linfático están encargados de dicha tarea.

Si bien lo ideal seria no tener que pasar por esto y aprender a ser moderados, el entorno y ciertas fechas nos llevan a comer de más y diferente, se alteran los horarios y se incrementa el consumo de alcohol.

Frente a esto, muchas personas “arrancan” el segundo día del año haciendo prácticas nada saludables con el fin de compensar dichos excesos.

Veamos como podemos volver al camino sin perjudicar nuestra salud:

Lo primero que te recomiendo es que ordenes tus horarios y vuelvas a las cuatro comidas.

Podes tomar más agua, agua saborizada de manera natural, con rodajas de limón, pomelo, pepino, jengibre. No hay nada mejor que el agua para bañarte por dentro.

Consumí más frutas y alimentos reales. ¡Dejemos el pan dulce, los budines y los postres que sobraron para otros!

Caminá, nadá, andá en bici, mové tu cuerpo para activar todos los sistemas.

Deja de comer fiambres y grandes cantidades de quesos como así también alimentos que contengan alto porcentaje de sodio.

Disminuí y si podés evitar, mejor, las harinas refinadas y el azúcar.

No comas las sobras.

Servite siempre en un plato para evaluar tu porción.

Tené paciencia y confía en tu cuerpo, en unos días vas a sentirte más liviana y mejor.

Tratate bien.

Para desintoxicarse después de haber cometido excesos, lo mejor es apoyarse en buenos hábitos de vida y evitar caer en la tentación de recurrir a las fórmulas populares que no aportan nada bueno a la salud.

Queremos rápidamente hacer magia y solucionar excesos de semanas en solo dos días. ¡Pensemos y tratemos de aprender para que el próximo año no nos pase!

Vamos por un año lleno de salud y bienestar.

Veronica Segreto
Coach en salud y bienestar

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

El deseo sexual en caída: las ganas en franca retirada

Los sexólogos más reconocidos explican cuáles son los factores que pueden influir en la disminución de la libido y dan algunos caminos para volver a recobrar el erotismo y la pasión.

“Es tardísimo”, “Mejor, después/mañana/el fin de semana”, “Están los chicos”, “Me siento fundida/o”, “En las vacaciones nos ponemos al día”, “Necesitamos más tiempo”, “Me siento sobrepasada/o”.

Así, pueden pasar días, semanas y más; los encuentros empiezan a ser más espaciados; quedan en el recuerdo; o, sin pensarlo, llegan a la mínima expresión de intensidad.

El indicador es el deseo sexualesas ganas, impulso, chispa o interés que lleva al placer y que tiene su ciclo cambiante a lo largo de la vida y de acuerdo a circunstancias y momentos.

“El erotismo, la sensualidad, el sexo y la intimidad son las principales cuestiones que distinguen a la familia y a los amigos de nuestra pareja. Por supuesto que la pareja puede ser amiga o amigo. Pero esta desigualdad tan notoria es la que tenemos que tener en cuenta cuando pensamos en lo que nos está pasando a ambos con la dificultad, por ejemplo, de tomar la iniciativa para tener relaciones”, explica a Boleo Magazine la licenciada Mariana Kersz, psicóloga, sexóloga y directora del centro “Clínica de Parejas”.

Pero, ¿hay alarmas?, ¿son normales los períodos en baja?, ¿es iluso suponer que se puede mantener un ritmo up y constante con muchos años en el haber?
La opinión de Kersz establece la primera base: “históricamente y por falta de educación sexual, hemos pensado el deseo como algo espontáneo, natural, que nos pasa a todos sí o sí, y que, a lo largo de la vida, se mantiene relativamente en las mismas condiciones. Sin embargo, la realidad es que fluctúa y no tiene nada de espontáneo y natural”.

Sí, ¡hay que activarlo, hacer algo para que pasarlo a modo on! “Existe una idea general en que el interés debe surgir espontáneamente. Esto puede ser cierto para un adolescente o adulto joven. Luego merecerá una atención especial, sobre todo si se vive en pareja durante largo tiempo”, refuerza Walter Ghedin – médico psiquiatra, sexólogo, autor de “La vagina enlutada” –de Ediciones Lea-, entre otros libros.

Cuestiones de género

Que los hombres y las mujeres tenemos nuestras singularidades con respecto a la respuesta sexual es una obviedad. Pero “las oscilaciones, intensidad y diferencias con respecto al deseo sexual siguen siendo un motivo de estudio”, aclara Ghedin.

Un artículo publicado en la revista “Journal of Sex & Marital Therapy” –amplia el sexólogo- “concluyó que las mujeres son más propensas que los hombres a experimentar una disminución de la libido a medida que el vínculo amoroso progresa en el tiempo”.

Para este estudio se reunieron 170 hombres y mujeres de entre 18 y 25 años, con dos años de vínculo heterosexual. “Los investigadores coinciden en que es difícil extrapolar los resultados a vínculos constituidos por adultos de más edad y más tiempo de compromiso. Aunque la elección no es azarosa: pone en evidencia lo que sucede con el deseo sexual cuando comienza la efervescencia amorosa y todavía no se asumieron compromisos mayores”.

Las ganas, en escala

“El deseo sexual hipoactivo se refiere a la ausencia o pobreza de fantasías sexuales y a la inhibición de tomar la iniciativa en el momento de un encuentro. Lo cual genera muchas dificultades en una relación, porque se confunde fácilmente con la falta de interés en la pareja y afecta gravemente la autoestima de quien se siente rechazado”, puntualiza Kersz.

Esta condición puede ser persistente -que se haya dado a lo largo de la vida- o que se adquiera en cierto momento.

Sin embargo, sin llegar a una disfunción, hay momentos de baja, que merecen una mirada introspectiva y un ajuste, propio o de a dos.

Los motivos que pueden influir

  • El estrés diario o por una circunstancia puntual. Está claro que las crisis económicas y laborales repercuten entre las sábanas y son motivo de cimbronazos. “Hay quienes desfallecen después de las tareas cotidianas y solo resurgen los fines de semana, instalando una rutina difícil de modificar”, amplía Ghedin.  
  • Los problemas de pareja. “Las infidelidades, la falta de comunicación o amor y dificultades para ponerse de acuerdo en ciertas cuestiones, como la crianza de los hijos entran bajo la lupa”, dice Kersz. En un vínculo desgastado, que ya no cierra del todo o en vías de disolución, el deseo, inevitablemente, puede verse sacudido.
  •  Algunos temas orgánicos. “Los desequilibrios hormonales -que pueden ser la prolactina o la testosterona-, o alguna enfermedad de base -por ejemplo, la diabetes- son influyentes”, dice Kersz. Por mucho tiempo, se asoció a la menopausia con una baja del deseo. Sin embargo,

muchas mujeres vienen hoy esta etapa como un redescubrimiento del placer.

  • Estructuras y preconceptos personales. Están en este ítem los miedos, mitos, tabúes o falsas creencias muy arraigadas. “En muchos casos, el deseo sexual disminuido no es episódico, acompaña a la persona desde el inicio de la actividad sexual. Estas personas suelen estar reprimidas o con indiferencia afectiva”, agrega Ghedin.

Dar vuelta el historial

Hay formas que permitirán volver a ganar intensidad y que tienen que ver con lo que a cada uno o en la pareja suceda. Para ponerlas en práctica, el puntapié será pensar en los motivos que llevaron al desencuentro.

“Si las causas son orgánicas, se trabajará en conjunto con el médico. De todas maneras, somos seres emocionales y puede ser que un tema fisiológico no brinde todas las respuestas”, aclara Kersz.

Buscar una mejor conexión en el vínculo es otra clave. Una vida sexual satisfactoria requiere de dedicación y tiempo. Las salidas que salen de la monotonía, los ratos de relax o las escapadas pueden dar buenos frutos, sobre todo en las parejas de larga data. Si se trata de una relación que recién comienza, detenernos a pensar qué nos pasa individualmente y en nuestra historia, será fundamental. Una terapia sexual corta o focalizada puede ayudar a salir de este estancamiento.

“No importa cuántas veces a la semana, al mes o al año se tienen relaciones. La idea es pensar la sexualidad más allá. La pareja debería encontrar su propio ritmo, respetando la naturaleza de cada uno. Que ambos miembros no tengan exactamente el mismo nivel de deseo es inevitable e incluso esperable”, dice Kersz.

Viagra femenino y chips sexuales

Para las mujeres, la medicina aporta herramientas que merecen su apartado especial. “Una de estas alternativas es el viagra femenino o flibanserina. Está indicado para el deseo sexual hipoactivo en mujeres perimenopáusicas, actúa como un antidepresivo, tiene efectos adversos y hay quienes afirman que su efecto terapéutico no es superior al del placebo. Mientras que los chips sexuales, de hormonas bioidénticas o pellets hormonales se aplican a nivel subcutáneo y no hay demasiada evidencia científica de sus efectos”, aclara Ghedin.

No hay que dejar de remarcar que “el deseo sexual no responde exclusivamente a cambios físicos ni es mensurable. Los factores ambientes son de vital importancia, así como la capacidad personal y de la pareja para adaptarse a cada etapa”, finaliza Ghedin.

Por Luciana Fava

Crédito Fotos: Freepik

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

¿Cómo cuidarte en las fiestas?

Llegan las fiestas y todo lo que nos cuidamos durante el año se pierde en una semana. Vero Segreto nos da los tips necesarios para un cuidado inteligente durante los días de fiesta.

🎄No te saltees comidas, es un error pensar que porque tenés una cena es mejor no almorzar
🎄 Mantenete activa. ¿Qué tiene que ver que hayan terminado las clases?
🎄 Comé sano la mayor parte del tiempo y permitite comer de más en el momento de la celebración, pero no durante todo el mes!
🎄 Comé despacio y toma agua durante el día
🎄 No llegues muerta de hambre a ninguna comida
🎄 Si las comidas son en tu casa repartí lo que sobra para que no te quedes con tanta comida en casa
🎄 No cocines como si hicieran -10°, hay opciones más frescas y livianas.
🎄 Distinguí entre los días festivos y los días convencionales (que no deberían cambiar la rutina saludable que has logrado)
🎄 Elimina lo innecesario
🎄 Detenete cuando sientas malestar, usualmente seguimos y seguimos

Disfrutá y elegí, vos tenés ese poder!

Basta solo con verificar cuántos ingredientes aparecen en la etiqueta, si hay muchos, eso no es comida, eso es un producto sintético. Por consiguiente, una regla de oro es:
👉no compres alimentos que tengan más de cinco ingredientes. Si compras cereales para el desayuno, encontrarás una lista interminable en la parte de atrás de la caja.

Aquí surge otra norma:
👉no compres cereales que cambien el color de la leche, porque si tienen tantos colores, contienen entonces muchísimo azúcar y productos químicos.

Se pueden establecer normas muy sencillas para enfrentarse a la compra de los alimentos: si ves ingredientes que no sabes lo que son, o que la gente corriente no guarda en su despensa, o que tu hijo no puede pronunciar, bueno, ahí tenés muy buenas razones para no comprar ese producto. No necesitas convertirte en una experta, basta sólo con ser observadora.

Muy felices fiestas!!!!

Vero Segreto
Coach en salud y bienestar

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Para colgar del arbolito

Las casas de fragancias más reconocidas lanzan sus perfumes en versión navideña.

Los perfumes actuales tienen sus temporadas, en contraste con las tendencias hasta fines del siglo pasado, el siglo XXI se caracteriza por utilizar los perfumes como el más sutil e irreverente de los accesorios de moda, su presencia etérea pero persistente hace que hoy se piense en las fragancias para todas las ocasiones de la vida cotidiana.

Navidad no podía ser la excepción, así que varias marcas han ideado perfumes que podemos colgar del arbolito, convertidas en divertidos ornamentos y en el regalo más original.

Así Viktor & Rolf lanzaron una partida limitada de su Flower Bomb, dentro de una esfera transparente.

Esta fragancia, es un gran trabajo conjunto de Carlos Benaim, Oliver Polge, Domitile Bertier y Dominique Ropion; su lanzamiento se remonta al año 2005, toda una vida para los tiempos que corren en cuanto a nuevos aromas. Aunque la casa seguramente lo ha mantenido, debido no sólo a su sólida estructura, sino porque fue lanzado al mercado celebrando los 10 años de la firma. El Flower Bomb tiene una salida de Té verde y Bergamota siciliana, un corazón vibrante y potente de orquídeas, fresias, Jazmín de Sambac y Rosa centifolia, sostenida toda la composición, sobre un fondo con fuertes notas apolvadas de Patchouli de la India con Musk.

El frasco también es de diseño, el responsable de esta representación de un gran diamante rosado, fue Fabien Baron.

Versace también presentó una versión de su Bright Crystal como “Ornament”, una fragancia floral con toques frescos y conmovedores, también en una esfera de cristal,

Es ésta una fragancia de tonalidades luminosas, que contrasta con su antecesora Crytal Noire. Bright Crystal también tiene sus años en el mercado, convertida en una clásico de la casa italiana. Fue diseñada por Alberto Morillas en el año 2006.

Lleva una salida fresca casi gourmand de pomelo con yuzu y notas de aires, en el centro las flores de loto dan un acento moderado a la potencia dulce de las magnolias y peonías. El fondo es tan poderoso como su corazón, al menos para contrastar con él, está compuesto de musgo de encinas y maderas rojas. 

Otras casas, como Moschino, Kate Spade y Donna Karan, hicieron lo propio con los ornamentos, todos ellos en versión esfera cristalina, que lleva una cinta para su cumplir su doble función de adorno de arbolito y/o presente. Los precios rondan entre los U$S 15 y los U$S 25 y se envían por correo.

Liliana Pagnotta
Perfumista

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email