Como animarme a nadar desnuda y no patinar en el intento

Bañarse desnuda debe proporcionar, sin duda, una de las sensaciones más cercanas a la libertad. Sentir cómo el cuerpo sin peso se desliza en el agua, cómo nuestras piernas pueden flotar y hacer que nos traslademos debe ser seguramente una experiencia sumamente agradable. El cuerpo flota, la espalda se relaja, una brazada, inhalar y exhalar, otra brazada, los pies que se mueven al unísono, en fin, quien pudiera!

Digo “quien pudiera” porque yo no puedo. Vivo en un país en el que las mujeres nadan completamente desnudas, pero yo no puedo.  Seguramente me preguntarás – ¿y por qué no lo hacés? Y yo te responderé “porque soy argentina”.

En Finlandia, tanto las mujeres como los hombres nadan desnudos, sólo que en diferentes días. Las piletas (que son varias) funcionan en toda la ciudad y son municipales, por lo que se paga una entrada mínima de 7 euros que te da acceso a una cabina donde cómodamente podés cambiarte y dejar tus cosas guardadas.

Pero existe una en particular, la Yrjonkadun Swimming Hall, que funciona desde 1928, donde mujeres y hombres pueden nadar totalmente desnudos, desprendidos de sus incómodos trajes de baño y a nadie le llama la atención. El lugar es precioso con un toque art noveau y totalmente equipado para pasar una jornada placentera, de sauna y pileta. En el primer piso cuenta con un café muy bonito. Las mujeres pueden usar las instalaciones los lunes, miércoles y viernes y los hombres martes, jueves y sábados. Pero lo más curioso es que los días femeninos el personal que atiende es masculino y viceversa. 

Ahora bien, la costumbre del sauna es una tradición ancestral en Finlandia. En la actualidad cualquier persona que quiera aproximarse y entender la cultura finlandesa deberá experimentar el placer de sudar intencionadamente.

Durante siglos meterse en el calor seco ha sido una forma de higiene, tanto física como espiritual y hoy en día no se entiende una vivienda sin sauna. Es una manera de vivir.

Pero además de esta rutina existe la costumbre de pasar las oscuras tardes de invierno nadando en la piscina, porque hay que destacar que al revés de otros países, en verano las piscinas cierran, sólo queda abierta una para que la conozcan los turistas.

La costumbre de nadar desnudas viene de la antigüedad cuando la única forma de acceder al baño era a través del sauna, por lo que luego de ese horno hiper caliente se tiraban al agua helada sumamente limpios.

Sinceramente cada vez que voy, dos o tres veces a la semana, hago el intento de quitar mi disimulado traje de baño rojo, (como para que nadie me vea) pero no puedo. ¿Por qué? Porque me da cierto pudor que Alonso, el joven ecuatoriano que trabaja allí vea que mis tetas no están en su lugar y que las marcas de mis embarazos y los kilos que aportó mi menopausia queden allí a la vista de todo el mundo. ¿A quién le importa? A nadie, sólo a mí, y cuando salgo de la cabina con mi mallita roja no hago más que comunicarles a todas las amigas finlandesas en bolas que “tengo un problema”.

Me intriga mucho saber cuáles son los requisitos que Alonso debió reunir para conquistar ese puesto. Alonso está sentado en una cabina en lo alto desde donde se puede ver toda la pileta pero mira como si no viera.

La primera vez que lo vi fue cuando se acercó a decirme en inglés que debía recogerme el pelo y me entregó una coleta. Allí me di cuenta de que me había visto y luego caí en la cuenta de que era imposible no verme si estaba de rojo.

No dejo de preguntarme qué pasaría si tuviéramos un lugar así en la Argentina. ¿Sería posible andar desnudas sin que alguna nos haga rayos x en los muslos o en las caderas?. Admitamos que nos gusta mirar, que solemos mirarnos con crueldad entre mujeres, a veces para criticarnos, a veces para elogiarnos y otras para compadecernos. 

Bueno, aquí eso no pasa. Flacas escuálidas, madres con hijas, tetonas, culonas, casadas, caderonas, lomazos, dúos de amigas, solteras, viudas y hasta trans se reúnen en dulce montón en el agua y se siguen entre ellas caminando en fila india durante horas. Y a nadie le importa el culito o el culazo de la que esté adelante. 

Hago un trabajo para no hacerlo pero admito que la primera vez que fui no podía parar de mirar. Ahora, con el tiempo ya estoy más adaptada y creo que cada vez estoy más cerca de revolear mi bañador cuando Alonso esté mirando para otro lado.

Sandra Votta

Créditos Fotos: myhelsinki.fi

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Cómo evitar la locura de fin de año

¿Qué locura fin de año, no?. Volvemos a caer en el agotamiento y en un estado alterado un año más.

¿Por qué entramos una y otra vez en esta carrera?

Termina el año y el cansancio se siente, las presiones y exigencias parecerían ser miles, empieza el calor, las reuniones, los cierres, las entregas, los finales, las despedidas, los actos de fin de año y para terminar, navidad y año nuevo llevándonos luego a las esperadas vacaciones donde queremos vernos y sentirnos bien.

El cuerpo se manifiesta cuando no lo cuidamos como necesita.

Los primeros síntomas de estrés serán físicos como cansancio, alergias, dolores de cabeza, estreñimiento, alteraciones del sueño, dolores musculares, contracturas, problemas de piel, uñas y cabello. Además, se suma la irritabilidad, poca tolerancia, ansiedad, agobio y estados de ánimo cambiantes. Un combo peligroso.

Ante estos síntomas es clave reconocer que necesitamos ir más despacio y ocuparnos más de nuestra salud.

¿Qué hacer para no entrar en ese ritmo alocado que nos pone en un estado vulnerable y de extremo agotamiento como a quien le faltan los últimos cien metros para terminar un maratón?

Algunos tips pueden ayudarte a transitar estos últimos días del año mucho mejor que el año pasado.

  • Decir que NO a tiempo, muchas veces es sanador. Dejemos de sentir culpa por no hacer lo que nos piden. A veces priorizamos las necesidades de los demás sobre las nuestras. No sos mala, ni egoísta ni mala persona por priorizarte. No es necesario sacrificarse más de la cuenta o complicarse la vida por no decir que NO
  • Sé simple con los regalos, no es mejor lo que más cuesta, es mejor lo que más vale y a veces lo más simple es lo que más se necesita
  • Dale prioridad a tus compromisos, hace una lista. No te presiones por querer cumplir con todo. Reconoce aquello que escapa de tu control y por lo tanto no depende de vos solucionarlo. Debemos distinguir entre lo urgente y lo importante
  • Trata de hacer actividad física, sobre todo aquella que te distienda, relaje y distraiga. Hacer actividad física facilita el descanso como así también la segregación de endorfinas, las hormonas del bienestar, ayuda a bajar tu nivel de estrés, te oxigena, activa tu circulación y moviliza grupos musculares que se encuentren tensos y contracturados.
  • Mantenete hidratada y alimentate de manera saludable eso ayudara a reducir la fatiga y colabora a tu concentración y energía. Los alimentos que son aliados a la hora de reducir los niveles de estrés son:

Los frutos secos, aportan vitaminas y minerales ideales para reducir la fatiga y ácidos grasos que ayudan a reducir el colesterol.

La palta, contiene fibras, proteínas y minerales que colaboran a reducir los niveles de cortisol, la hormona que más influye en los síntomas del estrés.

Espinacas, una porción de espinacas aportan casi la mitad del magnesio que tu cuerpo necesita, evita que te sientas fatigado y previene dolores de cabeza.

Cítricos, tienen alto contenido en vitamina C, esto ayuda a potenciar tu sistema inmunológico y a su vez reducir los niveles de cortisol, también regulan tu presión arterial.

Chocolate negro (70% cacao o más), reduce los niveles de cortisol, estimula la liberación de endorfinas.

Infusiones, las propiedades relajantes de la manzanilla, la melisa, el tilo y la valeriana influyen en el control de la ansiedad y el insomnio. Es bueno tenerlas en cuenta y reemplazar el café por estas infusiones. Todo lo que contenga cafeína puede mantenerte en estado de alerta e irritable.

  • Organiza todo con tiempo, eso ayudará a sentirte más seguro y sin sorpresas ni imprevistos. Planifica.
  • Salí a caminar, hace ejercicios de respiración, meditación o yoga. Escucha música suave. Los baños de inmersión también ayudan a relajarte.
  • Hace actividades al aire libre, conéctate con la naturaleza. Disfrutar al aire libre genera buenas ideas, te despeja, te oxigena, cambia tu energía y te pone de mejor humor y si esto es acompañado por tu familia mucho mejor
  • Aprendé a delegar, no pretendas hacer todo de todo. Pedí ayuda, compartí tareas. Tendemos a la sobre implicación, nos hacemos responsables por el bien común de tareas que no tienen por qué ser responsabilidad nuestra.
  • Intenta cancelar momentáneamente aquellas actividades que puedas retomar luego. A fin de año siempre se agregan nuevos compromisos, entonces podemos postergar para más adelante aquellos que se puedan retomar, por ejemplo clases de idioma, pintura, etc
  • Y otro punto importante, NO discutas, nada bueno surge cuando los ánimos están efervescentes. Observa y detecta aquellas situaciones problemáticas y evitalas.
  • Se pueden cambiar pequeñas cosas que darán grandes resultados, solo necesitamos la decisión de poner en práctica ciertas acciones en pos de nuestro bienestar y el de nuestra familia.
    En esta recta final podemos ir sin prisa. El poder parar a tiempo y tener control sobre nuestras emociones es parte de la serenidad que necesitamos para ese ansiado bienestar.

Verónica Segreto
Coach en Salud y Bienestar

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Claves para terminar el año de manera exitosa y comenzar uno nuevo feliz

❤ Esperar menos 👉 de todo
❤ Se agradecido, siempre
❤ No juzgar, aceptar más
❤ Pensar menos y sentir más
❤ Hablar menos y ser más observador, escuchar más
❤ Vencer los miedos, animarse más
❤ Ayudar, nada hace sentirse mejor que poder ayudar
❤ Discutir sin pelear. 
❤ Todos los días aprender algo nuevo. 
❤ Amar, ser cariñoso, abrazar fuerte y mirar más a los ojos. 

¿Qué se necesita para tener éxito?

👉 Una meta clara, saber adónde querés ir, porque sólo así vas a llegar ahí. Siempre ver la meta frente a vos, siempre.

👉Conocer y estar bien informado sobre tu lugar, tu entorno tu territorio, tu realidad, lo que te rodea. 

👉 Pensar en grande porque de esa manera vas a ser grande. No se logran cosas grandes por accidente, “apunta a la luna🌙 si fallas por lo menos estarás entre las estrellas” Les Brown.

👉Si crees que vas a lograr tus objetivos, tus sueños, tus proyectos sin trabajar, estás cometiendo un grave error. Si no estás dispuesto a trabajar duro, olvídate. “no pagás el precio para el éxito, pagarás el precio para el fracaso” Zig Ziglar.

👉Trabaja duro, invertí el tiempo necesario y seguramente serás exitoso.

👉Hace lo mejor que puedas, con lo que puedas, mientras puedas. Y el éxito será inevitable.

👉Pregúntate varias veces al año ¿qué puedo mejorar? ¿Qué necesito cambiar? Porque si no haces nada o haces la misma cosa una y otra vez, seguramente te mantendrás igual. Y te aseguro que mantenerte igual es sinónimo de ir hacia atrás porque los demás están trabajando duro para mejorar.

Entonces ahora, pensá en tu salud, nada tarda tanto como algo que nunca empezaste.

¿Cuántas veces al año decís “no tengo tiempo”?

Cuando decimos nunca es cuestión de tiempo, siempre es cuestión de prioridad, ¿podrías cambiar el “no tengo tiempo” por “no es mi prioridad”?  y ¿qué se siente decirlo así?

Que tu salud no sea prioridad no está nada bueno, porque de ahí parte todo. Cuando querés cambiar generalmente te enfocás en la meta final y se ve lejos…eso nos desmotiva y muchas veces hace que estemos tentados en tomar otros caminos que prometen ser más cortos. Enfocate en cada paso, aunque sea pequeño, disfruta de ese logro y avanza uno más. Acordate que para llegar a la primavera hay que atravesar el resto de las estaciones con invierno incluído. Vos lo podés todo, podés, siempre que quieras, podés! Encendé tus motores que no te para nadie. 

Verónica Segreto
Coach en salud y bienestar

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

El permiso de las canas: romper con el mandato de la tintura

Las sensaciones al dejar atrás la rutina de la coloración y los preconceptos que todavía existen con respecto a la feminidad.

¡Libertad! Esa es la sensación de las mujeres de entre 40 y 50 y pico al dejar atrás la rutina, constancia, hábito o esclavitud de las tinturas para cubrir las canas (porque para cada una esto implica un nivel de intensidad diferente); y redescubrir y vanagloriarse de la belleza natural y sin preconceptos del pelo gris, veteado, plateado o directamente blanco Ala impecable.

La tendencia tiene cada vez más fuerza y no solo está relacionada con un ciclo cumplido en la peluquería o haciendo malabares con el pomo del producto listo para usar y los guantes de nylon.

Para muchas, implica un guiño hacia un estilo natural; deshacerse de exigencias que son tomadas como naturales; reforzar una imagen más personal; y hasta una postura ideológica o política, en el sentido más amplio de la palabra, y acorde a los activismos propios de esta década.

Meryl Streep

Las mega estrellas son muchas veces las precursoras de este tipo tendencias y eso sucede en este caso. La maravillosa Meryl Streep, en 2006, deslumbró con una cabellera entre blanca y gris en la interpretación de una temible editora de una revista de moda de la película “El diablo se viste a la moda”. Y desde hace un tiempo, coquetea con mucho éxito con sus canas.

Otro ejemplo: la artista plástica Alexandra Grant, quien sorprendió en la gala Lacma Art + Film junto a Keanu Reeves. Está en la mitad de los 40 y luce con orgullo su pelo gris precoz.    

Las redes sociales también marcan un termómetro. Hay varios hashtags en Instagram que agrupan ejemplos de este fenómeno. #Grannyhair, con 349.000 publicaciones, y #greyhairmovement, con más de 23.000 y posts que alientan a seguir este estilo.

En Facebook, el grupo “Yo me atrevo a lucir mis canas” tiene cerca de 3.800 seguidoras y se convirtió en un espacio para buscar consejos en la transición anti tinturas -una etapa que, ellas cuentas, que genera más movilización de lo imaginado. “Bellas con pelo plateado”, sigue esta misma línea. Tiene más de 3.000 seguidoras e incentiva a las mujeres latinoamericanas a mostrar sus looks.

“Lo que quiero hacer”

“Me costó mucho lograr cada cana y las muestro. Son producto de la experiencia”, dice con satisfacción Teresa Garbesi, ex modelo, periodista y ahora, directora de un Parque Industrial en General Rodríguez.

Teresa Garbesi por Marite de Jesús

“Me teñía desde los 30 y a los 58 -nota: hace muy poco festejó los 59- dije basta. Todos los sábados de mi vida me hacía yo misma un retoque en la parte de arriba de la cabeza que me llevaba una hora y media, y una vez por mes iba a la peluquería. Soy muy estética y no me gustaba que se notara el crecimiento”, cuenta a Boleo Magazine y agrega que “llegar a la decisión no fue tan fácil”.

Su súper reconocido tono morocho -parte de su sello personal- varió hacia un platinado intenso para luego ir destiñéndolo y llegar a su pelo original, “que me da algo único, diferente”.

“Los ocho meses de transición me resultaron espantosos. Me bajoneé bastante. Hasta que vi el resultado, que es como un nacimiento, y dije: soy libre”, enumera, en un relato casi calcado al del resto de las mujeres consultadas.

Su ciclo interno, reforzado en su terapia, tuvo mucho que ver. La idea de “si no me libero ahora, ¿cuándo?”, en relación a seguir su propia voz y no una exterior- y con hijos grandes “que me enseñan muchísimo” tuvieron su peso específico.

Además, “yo quiero parecer de mi edad, no más joven. Tampoco tengo hechos retoques o cirugías en la cara ni me los haría. Nunca tomé sol, tengo buena piel y hago ejercicio”, cuenta.

“Pensamos que algunas cosas deben ser de determinada manera y si no nos convencen, está bien soltarlas”, concluye.

Con ideología estética

Sharon Haywood es la fundadora de la ONG AnyBody Argentina -parte de una asociación internacional que defiende la diversidad corporal y que a nivel local impulsó el proyecto de la Ley Nacional de Talles– e investigadora de temas de la apariencia en la Universidad del Oeste de Inglaterra.

Sharon Haywood

“Hace casi 10 años, tenía alrededor de 41, pensé en dejar de teñirme. No pude lograrlo en ese momento. Lo intenté varias veces y volvía. Ahora hace siete que no cubro mis canas”, detalla a BOLEO Magazine. La evaluación propia (que es la que cuenta): mucho más que satisfactoria.

En plena adolescencia y como herencia de una abuela irlandesa que a los 25 ya tenía el pelo blanco, empezaron a aparecer sus primeros mechones canosos y entonces, probó en Canadá, su país de origen, gran variedad de coloraciones fantasía y después, tintes vegetales.

A los 19, cuando notó pelos rebeldes de distintos tonos distribuidos en su cabellera, pensó que no tendría escapatoria a “teñirse de por vida”.

El tiempo y la reflexión sobre los mandatos de belleza la llevaron a advertir que eso de “para siempre” no encaja en una decisión estética.

Hoy: “Recibo muchos cumplidos no esperados sobre mi pelo. Muchos piensan que lo teñí de gris. Me da mucha gracia y respondo que estoy liberándome de estándares de belleza de mujeres grandes”.

“No teñirme es un acto político”, redondea.

Por un alisado mal hecho

“¿Y ahora?” Tal vez esa fue la primera frase que le vino a la cabeza en 2017 a Gabriela Delgado -técnica dental, de 47 años y una de las moderadoras del grupo “Yo me atrevo a lucir mis canas”- cuando, por un error, salió de la peluquería con su melena larguísima hecha una escoba.

“Tenía el pelo hasta la mitad de la espalda, morocho, divino. Me encantaba tenerlo impecable, cuidarlo. Soy muy detallista”, rememora.

Todos los días se lavaba la cabeza y al peinarlo, le daba la terminación final con la planchita.

Para recuperarlo de ese incidente con el alisado, se lo cortó ella misma, primero tipo Bob o Carré y después bien corto, siguiendo un video de YouTube, y decidió suspender los tratamientos químicos. “Siempre tenía un stock de 4 ó 5 tinturas. Me desesperaba la idea de no poder teñirme”.

Cuando se dio cuenta de que su cabellera tenía un 50 por ciento de canas y algunos de los tintes rojizos de su niñez, se entusiasmó. Además, advirtió que el pelo natural era más sedoso.

Las preguntas, opiniones -sin ser pedidas- y reacciones ajenas no tardaron en llegar. “¿Estás enferma?”, “parecés más vieja”, “qué dejada” o “¿por qué lo decidiste”, las más frecuentes. También, miradas sin disimulo.

Una situación que la divierte: quienes entran a su laboratorio de prótesis dentales miran sus herramientas y después, su pelo. 

“Dejarte las canas te lleva a cambiar el chip mental. Es una evolución. Es empezar a pensar que no necesitás tantos químicos para verte linda ni que estás abandonada. Me siento más segura de mí misma. El hombre con canas es seductor y la mujer es una bruja”, afirma. También la impulsó a usar ropa más colorida.

Un cambio extra: “Me importan mucho menos los comentarios de otros. Es mi cabeza y a mí me gusta. No hay una única forma de ser femenina”, completa.

Toda una transformación y a gracias a un producto mal aplicado. “Si no, no se me hubiera ocurrido”, concluye.

Por Luciana Fava

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Trucos de belleza, la alquimia de las alacenas

Nuestras abuelas conocían muy bien las propiedades de belleza de esos productos que están al alcance de la mano. De generación en generación se fueron pasando la maravillosa alquimia de las alacenas: un puñado de avena, unas gotas de agua de rosas, una cucharada de miel y el todopoderoso jugo de limón.

Sin embargo, marketing mediante y góndolas tentadoras, hicieron que aquellas costumbres ancestrales y las recetas de la abuela quedaran sepultadas en el olvido. Pero un nuevo concepto de consumo que revaloriza lo natural, busca incorporar a la rutina diaria la magia de las alacenas abandonadas.

Hoy en BOLEO te compartimos, algunos tips de belleza naturales que además son muy económicos:

AGUA DE ARROZ

Las mujeres japonesas conocen muy bien las propiedades de limpieza del agua de arroz. Dejar en remojo por una hora un puñado de arroz, bastará para formar un agua lechosa que sirve para limpiar de impurezas y restos de maquillaje la piel.

ACEITE DE OLIVA

Antes de que llegara a estas latitudes el aceite de coco y que nacieran las instagramer, el producto estrella de nuestras abuelas era el aceite de oliva.

Sólo unas gotitas bastarán para ablandar cutículas, humectar rodillas, codos y talones. Además, resulta maravilloso para reparar puntas de cabello florecidas y un masaje en el cuero cabelludo, antes del lavado, promete eliminar el frizz y dar brillo.

MASCARILLA DE YOGURT Y RALLADURA DE PEPINO

Beautiful girl sitting on the couch in the room. Lady in a green towel and with cucumber on her face

Si lo que buscás es hidratar y refrescar la piel bronceada, esta mascarilla es ideal para vos. Solo hay que mezclar un par de cucharadas de yogurt natural con la ralladura de medio pepino, extender en el rostro, evitando la zona de los ojos. Dejar actuar veinte minutos y retirar con abundante agua tibia.

CAFÉ, SAL Y AZÚCAR

Coffee beans and coffee powder with tamper on dark background. Coffee concept. Coffee background. Flat Lay.

Cualquiera de estos productos resultan excelentes exfoliantes con solo mezclarlos con tu humectante habitual o infusionados con aceite de oliva. Dependiendo de la zona a exfoliar, será más conveniente uno u otro; el café o el azúcar resulta más abrasivo para zonas como talones, mientras que la sal con el aceite hace maravillas suavizando las manos.

VINAGRE DE MANZANA

Cuando descubras las virtudes del vinagre de manzana y el brillo que deja en tu cabello, no tenemos dudas, que pasará de la cocina a tu baño sin escalas. Después de lavar con tu habitual champú, utilizá para el último enjuague un chorrito generoso de vinagre. El resultado, un brillo increíble y además, favorece el desenredado.

TONICOS FACIALES CON PETALOS DE ROSAS Y MANZANILLA

Amamos las aguas termales y descubrimos las maravillas que hacen las brumas descongestivas en nuestra piel; pero te traemos una receta añeja que bien vale probar.

Infusioná los pétalos de una rosa en una cacerolita con agua durante unos minutos (si es de tu jardín mejor, para asegurarte que no tenga ningún tipo de pesticida), podes hacer lo mismo con un puñado de manzanilla. Colalo muy bien y reservalo en la heladera hasta el momento de usarlo; colocalo con una mota de algodón o si preferís aplicalo con un rociador sobre el rostro.

Crédito fotos: Freepik

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

El secreto de una alimentación saludable

Tener una vida saludable, comer sano y rico, es también cuestión de organizarse. Planificar compras, llenar la heladera de frutas y verdura, armar las viandas de los chicos evitando la tentación de los kioscos y preparar un tupper para la oficina para no sucumbir ante el primer alfajor, genera un entorno saludable.

En este videíto Vero Segreto, nos comparte sus consejitos y tips para organizar mejor la alimentación de todos los días.

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

La sexóloga online: respuestas probadas a las preguntas más típicas.

En un lenguaje claro y sin vueltas, la lic.ceciliace habla de orgasmo, erección, posiciones, fantasías y demás temas que siempre generan inquietud.

 

Una cuenta en Instagram que supera los 180.000 seguidores y posteos que registran los 9.000 “me gusta”, presentaciones en teatros y bares con localidades agotadas en pocas horas, una charla Ted con la sala repleta de espectadores, videos en Youtube con 200.000 reproducciones, columnas en un programa de radio, su libro – “Sexo ATR”. A todo ritmo. La educación sexual que queremos”- recién publicado y en los primeros puestos de ventas.

Cada uno de estos hitos arman el presente de la licenciada Cecilia Ce, @lic.ceciliace como se conoce en las redes. También reflejan el alcance del mensaje sobre los temas fundamentales de sexo y placer, en un lenguaje sin vueltas e híper natural, de esta joven licenciada en psicología con una especialización en sexología.

“Trabajé varios años como psicóloga en un centro de salud pública dedicado al tratamiento de adictos. Había casos muy duros. Me formé con eso y creo que hay un ciclo para ese tipo de trabajos. O yo lo sentí así. Al mismo tiempo, me llamaba la atención la sexología y no había encontrado el camino para implementarla”, cuenta a BOLEO Magazine, en medio de una agenda muy abarrotada de actividades profesionales “que van surgiendo” y que le brindan una satisfacción inmensa.

 Porque Cecilia un día “se largó” en este rubro y “el universo le facilitó el resto”, dice. “Me llegan las cosas, realmente se me abren estos caminos. Hoy siento que trabajo de comunicadora. Aunque la psicología la tengo internalizada”.

Hace cinco años Cecilia pidió su carta astral y en la devolución, la especialista le dijo que había venido a este mundo a difundir temas tabú. “En ese momento, no entendí a qué se refería. Ahora uní todo. Cuando ella se enteró de la charla Ted, me llamó emocionada y sorprendida”.

Tuviste mucha repercusión en poco tiempo, ¿te parece que hacía falta tu propuesta?

Me sorprendió la respuesta. Se nota que había que dar un mensaje de este tipo. Además, el alcance de Instagram es tremendo. No me imaginé que podía ser tan masivo. La sexualidad implica aprendizaje, adaptación y cambios y la persona responde a cada una de sus crisis con las cartas de su infancia. La realidad es que con un poco de información cambia el panorama.

Los temas fetiche de Cecilia Ce forman un popurrí esencial y que coincide con los ránkings de interés de todas las épocas. El orgasmo femenino, la eyaculación masculina, la disfunción eréctil, la estimulación y la respuesta para ambos, las posiciones, el sexo anal, la lubricación, la masturbación, las fantasías más frecuentes, los métodos anticonceptivos son algunos de los puntos presentes en los contenidos de sus distintas plataformas y que responden a las inquietudes de sus seguidores. “Hay un bombardeo de preguntas y que ahora ni alcanzo a leer. Me asombran la cantidad de consultas de mujeres con respecto al disfrute y de hombres que no tienen relaciones por miedo al ridículo o a fallar”.

¿Te sorprende que las preguntas sean las mismas que hace muchos años atrás?

Sí. Creo que nos falta educación sexual. Estamos atrasados. La información está. Pero no llega a los destinatarios. No es accesible. Por ejemplo, en ninguna facultad de psicología que conozca se habla de prevención de abuso sexual y las cifras son alarmantes. Hasta que no hice otra especialización y no tuve acceso a esa formación. Por otro lado, hay medios que todavía muestran un modelo sexual arcaico.

 ¿Notás cambios en los modelos de pareja?

Veo muchas parejas jóvenes estables que abren la relación. Es algo más posible de lo que se piensa. Requiere de mucha comunicación y de otro nivel de evolución. De todas maneras, las parejas abiertas o cerradas tienen los mismos quilombos. Uno de ellos es la dificultad del encuentro. Hay quienes mejoran su vínculo cuando optan por este acuerdo; o que lo implementan y después deciden cambiar el acuerdo, porque sienten que ya no los beneficiará. También pasa que las nuevas generaciones ya no toman su orientación sexual como algo estático o rígido. Tienen parejas del género que sea y no se lo cuestionan, y después de un tiempo pueden elegir a alguien de un género distinto al anterior.

¿Hay mucho desencuentro en los vínculos?

Percibo que los más grandes tienen dificultades vinculares importantes. Les cuestan la intimidad, las emociones. Los más jóvenes tienen otras maneras, otro lenguaje. Las redes son su realidad. Aunque, por otro lado, llegan a las drogas o a una relación sexual más rápido de lo que puedan manejar.

Cuando algo referido a la sexualidad no cierra, ¿las mujeres solemos consultar más que los hombres?

Sí. Buscamos la vuelta, sabemos adónde ir, con quien hablar. Me parece que tenemos más habilitado el diálogo y eso es una ventaja.

¿Cuál es tu recomendación para agregarle power al sexo?

Es importante que entendamos que hay que alimentar la sexualidad y el deseo. Dedicarle horas y energía como al resto de las cosas. Trabajamos ocho horas, vamos al gimnasio, le dedicamos tiempo a los vínculos y a la familia, y queremos también rendir en la cama y tener ganas. Aun cuando nada de lo que hicimos apunte a eso. Si vas a correr una maratón, entrenás. Con el deseo pasa lo mismo. Entonces, mi mejor consejo es que cada uno esté conectado con su vida sexual de la manera en que cada uno puede o lo beneficie. Pero entender que el sexo requiere dedicación y energía.

Por Luciana Fava

Foto: Violeta capasso

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

El cuerpo te trata como vos lo tratás

El cuerpo se manifiesta.

Cuando comemos mal se inflama, nos sentimos pesados e incómodos. Cuando comemos mal por mucho tiempo tenemos partes del cuerpo edematizadas.
Cuando llevamos un estilo de vida poco sano el cuerpo pasa factura al tiempo.

Muchas veces comemos mucho y mal.

Si comes de latas, ultraprocesados, si tomas alcohol en exceso, si fumas, si no dormís bien, si sos sedentario, si vivís bajo estrés el cuerpo habla tarde o temprano.

Presión alta, sobrepeso, obesidad, dolores articulares, molestias digestivas, colesterol, diabetes, cansancio, fatiga, dolor de pecho, ataques de ansiedad, pánicos son sólo algunas de las posibles consecuencias de una mala alimentación y de poco cuidado.

El cuerpo te trata como vos los tratas.

¿Como lo cuidás? Me refiero al estilo de vida que llevás. Hay cosas que podés mejorar y otras no tanto pero las que sí podes modificar y están a tu alcance, hacelo! Es tu responsabilidad.

Solemos con el tiempo someternos a tratamientos, medicación etc.
La medicina del futuro es la prevención. Evitá enfermarte.

¿La mayoría de las muertes se producen por enfermedades que se pueden prevenir, lo sabías?

Es ahora, día por día, cuando estás bien, cuando podés, cuando nada pasa. Es hoy.

Tomá conciencia y tratate bien.

Verónica Segreto
Coach en salud y bienestar

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Adelgazar después de los 40, sin frustrarse en el intento

La opinión de las expertas en nutrición más reconocidas para bajar de peso teniendo en cuenta los cambios que se dan en esta etapa.

 

La ropa da un cierto indicio: empezamos a preferir las remeras y blusas con cortes más sueltos, salteamos por completo los tops o conjuntos adherentes, miramos con más cariño los trajes de baño enteros (que, dicho sea de paso, ¡están en pleno revival!) y determinados modelos de pantalones ya no convencen. Luego, puede ser que la balanza revele el dato objetivo: unos kilos de más con respecto a hace algunos años.

Este combo es más que típico una vez pasados los 40 y lleva muchas veces a pensar en un plan para bajar de peso (tal vez con más determinación que en otras etapas).

Para encararlo, el punto de partida insustituible será la aceptación. Esperar recuperar la figura de hace diez o veinte años -antes de ser mamás o simplemente de transcurrir por los siempre nombrados cambios hormonales, o de épocas en que el entrenamiento era una cita irrenunciable- es el primer error a evitar.

Como contrapartida, buscar un peso posible, que nos haga sentir cómodas y, en especial, que aleje las probabilidades de enfermedades o situaciones relacionadas con el sobrepeso o la obesidad –como la diabetes o el riesgo cardiovascular– es la meta para tener en cuenta. 

¿Almanaque u hormonas?

La regla es que “los cambios hormonales se dan mientras la edad avanza. Por lo cual, resulta difícil atribuir a uno u otro las modificaciones corporales propias de esta edad”, resume Ana María Cappelletti, médica endocrinóloga especialista en obesidad, miembro de la Sociedad Argentina de Nutrición y docente de la Universidad Favaloro.

Además, hay otros ítems para tener en cuenta y que forman parte de este proceso. Por un lado, “los estrógenos ayudan a nivel cerebral a mantener el peso y en esta etapa están disminuidos. Por otro, el gasto calórico va bajando con las décadas. Por ejemplo, pasados los 50 hay una reducción considerable de las calorías que el organismo consume, más allá de lo que la persona gaste a través del ejercicio”, completa Mónica Katz, médica especialista en nutrición y directora del centro Katz.

Tampoco debemos pasar por alto que “la disfunción tiroidea puede dispararse en distintas etapas de la vida y la menopausia es una de ellas. Aunque la realidad es que en la mayoría de los casos el aumento de peso no se debe a esta cuestión y sí coincide con que se trata de un momento de modificaciones en el estilo de vida”, reflexiona Cappelletti.

Frente al espejo

Otra cuestión típica de este ciclo es una nueva forma corporal, con el abdomen más pronunciado. “La distribución de grasa en las caderas y los muslos (molesta estéticamente, aunque protectora de la salud) se revierte al amenguar los estrógenos. Como dice la humorista Maitena: el problema no son los kilos demás, sino lo mal que se reparten. Esto va más allá de una cuestión estética. Porque una cintura por encima de los 88 centímetros a nivel del ombligo implica un riesgo cardiovascular muy importante. No debemos olvidar que después de la menopausia las probabilidades de este tipo de enfermedades son iguales o mayores que en los hombres”, advierte Cappelletti.

Recalculando

Por supuesto, “Pasados los 40, el destino no es engordar. Teniendo en cuenta las necesidades y variaciones que se dan en esta etapa, la idea es desarrollar estrategias que apunten a cambiar el estilo de vida y que ayuden a adelgazar”, recomienda Katz.

El concepto de dietas -con planes sin posibilidad de adaptación y flexibilidad- está en absoluto desuso. En su lugar, los nutricionistas y médicos especializados en obesidad hablan de propuestas y métodos para incorporar hábitos saludables (y desterrar los contrarios). Acá, algunas claves fundamentales.

Menú enfocado

Determinadas pautas contribuyen a perfilar una alimentación beneficiosa y sin excesos de calorías. Las licenciadas en nutrición María José Villanueva y Florencia Brunello, creadoras de la cuenta de Instagram Real Nutrición, detallan algunas de ellas: “preferir los alimentos naturales frente a los procesados, lograr una buena hidratación diaria -con agua, infusiones y jugos naturales-, controlar el tamaño de las porciones –más allá de tratarse de opciones healthy- y la frecuencia de lo placentero”.

Por su parte, para evitar la hinchazón y la retención de líquidos, es importante evitar el consumo de gaseosas y limitar la sal -las especias son una buena opción de condimento.

Calcio, el mineral imprescindible

Lo sabemos de memoria: el calcio ayuda a mantener los huesos fuertes y a prevenir la osteoporosis. ¿Cómo cubrir sus requerimientos diarios? La doctora Katz resalta que “los lácteos son la mejor alternativa, por el porcentaje de este mineral y por su biodisponibilidad – esto es la cantidad de mineral que el cuerpo puede aprovechar”. La recomendación es de tres porciones por día y preferentemente que una sea yogur.

Las almendras, el sésamo y los vegetales de hoja son otras fuentes valoradas.

El ejercicio, en agenda

“La actividad física recreativa, no intensa, tiene indicación diaria. En especial, si queremos beneficiar el desarrollo de la masa muscular y tenemos objetivos estéticos. Es bueno considerar que la fuerza muscular tiene muchas veces más importancia que la cantidad de masa muscular”, explican Villanueva y Brunello.

El tipo de actividad y la intensidad dependerán del entrenamiento previo y de la intención. “Las personas sedentarias que implementan una hora de caminata por día logran grandes cambios”, aseguran las nutricionistas.

“La idea es buscar un objetivo dentro de nuestras posibilidades, alcanzable y no según el cuerpo que alguna vez tuvimos”, finalizan Villanueva y Brunello.

Por Luciana Fava

Crédito Foto: Freepik

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Hambre real vs. hambre emocional

¿Cuántas veces hemos dicho?: “Tengo hambre todo el tiempo”, “Me hace ruido la panza del hambre”, “Comería todo lo que se me cruce”, “Me duele la cabeza del hambre”

 

Todas estas frases se relacionan con el hambre propiamente dicho, pero hay diferencias. No todas las frases se refieren al mismo tipo de hambre. Es bueno saber diferenciar el hambre real del emocional, ya que ambos se tratan de diferente manera, y muchísimas veces uno empieza a hacer dieta sin tener en cuenta esto que es súper importante, porque el hambre emocional y el real, con las dietas aumenta y se hace cada vez peor.

El hambre real es el hambre fisiológico, la falta de comida que se da por no comer por varias horas y por comer de manera insuficiente. El cuerpo empieza a manifestarlo con dolor de cabeza o de estómago (como dice la frase), o con la sensación de “hambre” que es difícil de  describir pero todos lo tenemos, o con el típico mal humor de “hambre”. La solución es comer, nada más que eso. Se come, el estómago manda la señal al cerebro de qué hay comida, y tema solucionado. En estos casos, comeríamos cualquier cosa, desde una ensalada a una milanesa con puré, porque lo que necesitamos es calmar esa sensación.

En cambio, el hambre emocionales más difícil de combatir. Este tipo de hambre hace que tengamos hambre “todo el tiempo” y que nada nos llene, porque el cerebro utiliza a la comida para evadir problemas, emociones y pensamientos. Suele darse con atracones, comidas de mala calidad, comer de más o picoteos. Se debe hacer tratamiento nutricional, psicológico y si es necesario, psiquiátrico, ya que solamente con nutrición no alcanza, porque el problema de base no es la comida sino las emociones. Es un trabajo muy duro, lleva su tiempo, pero se puede salir.

Esto es importante saberlo para saber cómo tratarse. Pero siempre deben tratarlo con un profesional que tome en cuenta estas cosas y lleve a cabo un plan adecuado para la situación de cada uno.

 Agustina Murcho. Nutricionista, autora de “Podemos comer de todo” y “Podemos querernos más”

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email